Jujuy celebra el carnaval con alguna flexibilización de los protocolos

1

Las ceremonias para desentierro del mítico Pujllay -el diablo de la alegría-, se llevan adelante sin respetar el máximo de 20 personas y previa autorización de la Secretaría de Cultura local.

Jujuy al día® – El tradicional desentierro del mítico Pujllay -el diablo de la alegría-, que marca el inicio de los festejos centrales del carnaval en Jujuy, se vivió ayer sábado en la provincia con cierto acatamiento a las restricciones establecidas por el gobierno de la provincia, pero con habilitaciones para reeditar el característico ritual en grupos reducidos y al «límite» respecto a la ocupación hotelera en la Quebrada de Humahuaca.

Así lo indicaron desde el Ministerio de Cultura y Turismo de Jujuy, al señalar que se encuentra colmada la capacidad tanto en la mencionada región, que concentra alrededor de 8 mil plazas, como así también en ciudades de los valles jujeños, al centro y sur provincial.

Las medidas restrictivas adoptadas para los festejos de carnaval, que empezaron a regir desde el último jueves y se extenderán hasta el martes, limitan la circulación de turistas entre las distintas localidades, en particular del norte provincial, hasta donde se puede llegar solo reserva hotelera o alquiler temporario.

En ese sentido, el ministro de Cultura y Turismo, Federico Posadas, informó a  que «se está al límite de la capacidad hotelera en la Quebrada y los Valles», que suman más de 10 mil plazas disponibles, y también se registran «muchas casas de familia en alquiler», mecánica que se habilita cada año ante el éxodo que se produce a poblados del norte provincial.

Las ceremonias organizadas por las cientos de comparsas que existen en la provincia y que suelen realizarse en sitios considerados sagrados, se debieron llevar adelante con hasta un máximo de 20 personas y previa autorización de la Secretaría de Cultura local, lo que resulto algo flexible.

El mismo margen de asistentes se debieron sostenerse en los encuentros en casas de familias, mientras que los bares y locales de eventos están limitados a organizar solo almuerzos y cenas show, previa aprobación del Comité de Emergencias local, sin superar el 50% de su capacidad habilitada y siendo 300 personas el límite máximo permitido de concurrentes.

Comerciantes del norte provincial vinculados a la actividad turística, como los que pertenecen a los poblados de Purmamarca y Humahuaca, se mostraron en contra de las disposiciones con manifestaciones que se mantenían hasta este sábado a la mañana.

Asimismo, desde el ámbito cultural tacharon de «excesivas» las restricciones y consideraron que afectan «el hecho cultural», ya que, por ejemplo, muchos de los que suelen observarse disfrazados del Pujllay,»mantienen promesas de sumo valor durante el rito».

¿Flexibilización?

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.