Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Entre los gobiernos y quienes trabajan en la industria de los viajes y el turismo, un nuevo término ha ingresado al vocabulario: pasaporte de vacunación.

Jujuy al día® – Una de las órdenes ejecutivas del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dirigida a frenar la pandemia pide a los organismos del gobierno que “evalúen la factibilidad” de vincular los certificados de vacunación contra el coronavirus con otros documentos de vacunación y de generar versiones digitales de ellos.

El gobierno de Dinamarca anunció el miércoles 3 de febrero que, en los próximos tres a cuatro meses, lanzará un pasaporte digital que permitirá a los ciudadanos demostrar que se han vacunado.

No son sólo los gobiernos los que sugieren utilizar pasaportes de vacunación. En algunas semanas, Etihad Airways y Emirates comenzarán a usar un pase digital de viaje, desarrollado por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por la sigla en inglés), para ayudar a los pasajeros a gestionar sus planes de viaje y proporcionar a las aerolíneas y los gobiernos documentación que muestre que se han vacunado o realizado un test de COVID-19.

El desafío en este momento es crear un documento o aplicación que sea aceptado en todo el mundo, proteja la privacidad y sea accesible para las personas independientemente de su riqueza o acceso a los smartphones.

Esto es lo que sabemos sobre el estado actual de los pasaportes digitales de vacunación.

¿Qué es un pase o pasaporte de vacunación?

Un pase o pasaporte de vacunación es la documentación que demuestra que uno se ha vacunado contra el COVID-19. Algunas versiones también permitirán a las personas demostrar que han dado negativo en los tests del virus y, por lo tanto, podrán viajar más fácilmente. Las versiones en las que están trabajando ahora las aerolíneas, las agrupaciones del sector, las organizaciones sin fines de lucro y las empresas tecnológicas serán algo que se podrá consultar en el celular como una aplicación o parte de la billetera digital.

«Se trata de digitalizar un proceso que se realiza ahora y de convertirlo en algo que permita una mayor armonía y facilidad, permitiendo que las personas viajen entre países sin tener que sacar diferentes papeles para diferentes países y diferentes documentos en diferentes puntos de control», dijo Nick Careen, vicepresidente senior de aeropuertos, pasajeros, carga y seguridad de IATA. Careen lidera la iniciativa del pase de viaje de IATA.

La IATA es una de varias organizaciones que llevan años trabajando en soluciones digitales para agilizar el proceso de obtención de credenciales de viaje; durante la pandemia, estas agrupaciones se han centrado en incluir el estado de vacunación. La idea es que, si se tiene toda la información pertinente en el teléfono, se ahorrará una cantidad significativa de tiempo.

Además de IATA, IBM está desarrollando su propio pase sanitario digital que permitiría a las personas presentar una prueba de vacunación o un test negativo para acceder a un lugar público, como un estadio deportivo, un avión, una universidad o un lugar de trabajo. El pase, basado en la tecnología blockchain de IBM, puede utilizar múltiples tipos de datos, como controles de temperatura, notificaciones de exposición a virus, resultados de análisis y estado de vacunación.

El Foro Económico Mundial y la Fundación del Proyecto Commons, grupo suizo sin fines de lucro, están probando un pasaporte sanitario digital llamado CommonPass, que permitiría a los viajeros acceder a información sobre tests o vacunas. El pase generaría un código QR que podría mostrarse a las autoridades.

¿Por qué yo necesitaría un pase o pasaporte de vacunación?

Conforme se vacunen más personas, es probable que haya aspectos de la vida pública en los que sólo se permita participar a las personas vacunadas. Un ejemplo es el próximo Super Bowl LV en Tampa, Florida (Estados Unidos), donde una parte importante de los asistentes serán trabajadores sanitarios vacunados.

Para viajar al extranjero, las autoridades gubernamentales y sanitarias necesitarán saber si una persona se ha vacunado o ha dado negativo en los análisis para detectar el virus. Muchos países ya exigen un elemento de prueba de un test negativo para el ingreso. Estos pases podrían ser fundamentales para reactivar la industria del turismo, dijo Zurab Pololikashvili, secretario general de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas.

«Un elemento clave para la reanudación del turismo es la coherencia y la armonización de las normas y los protocolos referidos a los viajes internacionales», dijo en un correo electrónico. «Las pruebas de vacunación, por ejemplo, mediante la implementación coordinada de lo que podría llamarse ‘pasaportes sanitarios’ pueden ofrecer esto. También pueden eliminar la necesidad de hacer cuarentena a la llegada, política que también obstaculiza el regreso del turismo internacional.»

Dakota Gruener, directora ejecutiva de ID2020, una asociación público-privada mundial, dijo que hay tres escenarios en relación con la credencialización digital para la respuesta al coronavirus. La primera, que en gran medida está descartada, es la creación de certificados de inmunidad. Se trata de documentos que demostrarían que las personas han desarrollado algún tipo de inmunidad al virus. El segundo escenario es poder demostrar que se ha dado negativo en los tests del virus; el tercero es poder demostrar que uno se ha vacunado. Los expertos coinciden en que los dos últimos escenarios son los más importantes para volver a poner en marcha el sector de los viajes.

«Estamos viendo mucho interés de las aerolíneas, las agrupaciones del sector aéreo, los organismos aduaneros y de control de fronteras y los viajeros, y todos dicen: ‘¿Cómo puedo subir a un avión con seguridad o entrar a un país o tomar un tren, sea cual sea el caso, y demostrar que me he hecho el test o me he vacunado?’» dijo Gruener.

Gruener forma parte de los expertos de un grupo patrocinado por la Organización Mundial de la Salud encargado de fijar normas mundiales para los certificados digitales de vacunación.

¿Antecedentes?

Tener que demostrar que uno está vacunado para participar en actividades o ingresar a determinados países no es un concepto nuevo. Desde hace décadas, las personas que viajan a algunos países tienen que demostrar que se han vacunado contra enfermedades como la fiebre amarilla, la rubeola y el cólera. A menudo, tras vacunarse, los viajeros reciben una «tarjeta amarilla» firmada y sellada, conocida como Certificado Internacional de Vacunación o Profilaxis, que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades siguen exhortando a llevar en los viajes pertinentes.

«Todo el que ha hecho viajes internacionales a países que exigen la vacunación contra determinadas enfermedades ha tenido una tarjeta amarilla», dijo Brian Behlendorf, director ejecutivo de Linux Foundation Public Health, organización centrada en la tecnología que ayuda a las autoridades de salud pública a combatir el COVID-19 en todo el mundo. Su objetivo es ayudar a proyectos, comunidades y empresas a crear tecnología de código abierto. «Los padres con hijos en la escuela pública han tenido que demostrar que sus hijos han sido vacunados. Esto no es algo nuevo».

Pero una gran diferencia entre la tarjeta amarilla de años atrás y lo que se está trabajando ahora es el componente digital, que trae aparejadas nuevas preocupaciones en torno a la privacidad y la accesibilidad. La Fundación Linux está trabajando en colaboración con la Iniciativa de Credenciales COVID-19, un colectivo de más de 300 personas de los cinco continentes que busca ayudar a desarrollar normas universales para las aplicaciones de credenciales de vacunación que las hagan accesibles e igualitarias. La fundación también colabora con IBM y CommonPass.

«Conforme se implementen estas cosas, es importante que los ciudadanos pregunten a los gobiernos y a las compañías aéreas: ¿Cómo se puede facilitar que yo tenga un registro de vacunación para reservar un vuelo o un hotel y que pueda usarlo para hacer otras cosas?», dijo Behlendorf. «Debería funcionar como el correo electrónico. Si no lo hace, hagan campaña para que así sea».

¿Los pasaportes de vacunación tienen que ser digitales?

Los pasaportes de vacunación no tienen por qué ser digitales, pero estos facilitarían el proceso de viaje.

«Imaginen un futuro en el que un avión aterriza en un aeropuerto y 100 personas tienen un pase de viaje, 100 tienen otra billetera sanitaria, 50 tienen un papel y otras 25 tienen algún tipo de documento gubernamental», dijo Jamie Smith, director senior de desarrollo de negocios de Evernym, desarrollador que está trabajando con IATA y otros en el desarrollo de un pase de vacunación. «¿Qué hace el aeropuerto? ¿Cómo procesa a todas esas personas de forma estandarizada y sencilla?»

El organismo policial de la Unión Europea advirtió esta semana que se está extendiendo la venta de resultados negativos falsos, otra razón por la que la industria está tratando de desarrollar pases digitales que sean seguros.

¿Cuáles son las objeciones a los pasaportes de vacunación?

En un mundo en el que más de mil millones de personas no pueden demostrar su identidad porque carecen de pasaporte, partida de nacimiento, registro de conductor o documento nacional de identidad, los documentos digitales que muestran el estado de vacunación podrían aumentar la desigualdad y el riesgo, dejando excluidas a muchas personas. Esta preocupación es el elemento central del trabajo de Gruener.

«Mucho antes del COVID, estábamos trabajando en la intersección de las credenciales digitales y la inmunización», señaló. «Pasarán años antes de que las vacunas estén disponibles universalmente a nivel mundial, por lo que los tests generalizados van a continuar y deben continuar junto con la vacunación para permitir una vuelta segura e igualitaria a los viajes y otras actividades públicas».

En el caso de quienes no tienen teléfonos inteligentes, la industria dice que aceptará pruebas en papel, pero incluso eso tiene que estar estandarizado.

Además, hay preocupación por la privacidad y el intercambio de datos.

«Hay formas en las que esto podría hacerse bien o hacerse terriblemente mal, y las formas equivocadas podrían llevarnos a una distopía tecnológica», dijo Jenny Wanger, directora de programas de la Fundación Linux, quien añadió que es importante que el aspecto de la construcción tecnológica de estas aplicaciones se haga bajo el dominio público y no acabe bajo el control de ningún gobierno o empresa. La tecnología debe ser de código abierto y estar al alcance de los tecnólogos, sin importar quiénes sean o dónde estén, dijeron ella y otros.

¿Cuáles son los desafíos para la creación de estos pases digitales?

Los tecnólogos y los expertos del sector de los viajes afirmaron que, aunque es posible apresurar soluciones tecnológicas que permitan a las personas disponer de aplicaciones de uso único, la creación de tecnología o sistemas éticos y duraderos que no almacenen los datos de las personas ni permitan rastrear dónde se encuentran lleva tiempo.

«El sistema mundial de pasaportes tardó 50 años en desarrollarse», dijo Drummond Reed, director de confiabilidad de Evernym. «Incluso cuando se quiso añadir la biometría para hacerlo más sólido, se tardó más de una década en acordar cómo se iba a agregar la huella dactilar o la biometría facial para ser verificada en el pasaporte. Ahora, en muy poco tiempo, tenemos que generar una credencial digital que pueda ser tan universalmente reconocida como un pasaporte y que necesita un nivel de privacidad aún mayor porque va a ser digital».

Fuente

A %d blogueros les gusta esto: