Coronavirus: ¿por qué faltan vacunas?

0

Problemas de producción y optimismo desmedido

Jujuy al día® – Por contrato, Argentina esperaba haber recibido para estos días 5,3 millones de dosis de la vacuna Sputnik V: sólo llegaron 820.000. Del otro lado del océano, Europa embiste contra AstraZeneca acusándola de no entregar las dosis que, también, se había comprometido por contrato. En ambos escenarios, la misma causa: demoras ocasionadas por problemas en la producción. No es exclusivo del Gamaleya ni de la farmacéutica británica: Pfizer también redujo sus entregas por esta razón. Parecía que encontrar la vacuna contra el Covid-19 iba a ser lo más difícil: se logró en tiempo récord, pero ahora aparece un obstáculo mayúsculo para que llegue a la gente. ¿El cuello de botella va a ser finalmente el talón de Aquiles del control de la pandemia?

“Es como tener el Windows. Microsoft lo produce, pero si uno no tiene ni la computadora, ni hay supermercado donde venderlo ni e-commerce, no hay cómo distribuirlo y usarlo. El Windows es fantástico: pero es el comienzo de la historia, no el final”. El que hace la analogía informática es el chileno Cristian Baeza, reconocido experto en salud pública y ex director de esa área en el Banco Mundial. Para él, hubo una “subestimación” por parte de los sistemas de salud –léase también los gobiernos– respecto de la capacidad de implementación de los productos que desarrolla la industria farmacéutica. Dice que esta subestimación es histórica, pero que se potenció en este contexto de pandemia que, por primera vez, afecta tanto a países en vías de desarrollo como a países desarrollados.

Aquí aparece un tema central. Baeza recuerda el sida y el ébola, pero en ese caso el mundo desarrollado aportaba para evitar los contagios en el resto: ahora, “el impacto inicial y mayor, más propagador y brutal, está en Europa, Estados Unidos y China, lo que hace que la economía política de este tema sea extremadamente compleja”. “Para cualquiera de estos gobiernos es muy difícil decirle a sus contribuyentes ‘Espere un ratito, vamos a mandar vacunas al Sur’”, ironiza.

Pero por lo que informan los propios laboratorios, parecería que el problema es incluso anterior: que las vacunas no están, ni siquiera para los países ricos. “El reto de producción de una vacuna para atender a la totalidad de la población mundial no tiene precedentes en la historia. La vacuna que se ha producido más rápido antes del Covid tomó cuatro años en desarrollarse”, explica a Clarín Rafael Andrés Diaz-Granados, director ejecutivo de FIFARMA, la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica.

Diaz-Granados recuerda que muchas de las farmacéuticas comenzaron a producir incluso sin haber terminado los estudios clínicos para poder distribuir en el momento de la aprobación, con el riesgo económico que eso podía significar. “La industria expandió su capacidad de producción aun sin saber si iba a ser exitosa. Las empresas se están asociando entre sí y con otros actores para ampliar sus capacidades de fabricación. Hemos logrado avances muy significativos, pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer”, reconoce y apunta que también se ha venido trabajando «con gobiernos y organizaciones internacionales para lograr la mayor cobertura posible en la distribución».

Las causas de los retrasos

En una industria tan protocolizada como la farmacéutica, ¿cuáles son los problemas que pueden aparecer para “trabar” una producción como está sucediendo hoy? La clave está en lo que se llama scaling up (escalamiento). Para entender qué significa esto, se puede también recurrir a una metáfora como la del Windows. En este caso, sería una torta. Los laboratorios desarrollan un fármaco (esta fase se llama investigación y desarrollo, o I+D) y luego pasan a la producción. Así, de la receta empiezan a cocinar la torta. Pero preparan una sola torta. Si sale bien, hacen 5. Si las 5 salen bien, después hornean 10 tortas, y así sucesivamente: nunca se pasa de una torta a 100. Con los medicamentos es igual. En cada “escalada”, hay que hacer controles exhaustivos y surgen ajustes que pueden generar demoras. El problema es que por primera vez, el mundo entero los está siguiendo en vivo. Como un reality de la vacuna.

Esos ajustes, explican en el sector, son habituales. Las farmacéuticas, como toda industria, necesitan insumos. Y los proveedores de insumos no son exclusivos. Entonces, volviendo a la torta, si un fabricante de harina se quedó sin stock y hay que comprarle a otro, tienen que volver a hacer todos los procesos de validación. Y quizás la torta no leva igual con esa harina que con la otra: de vuelta, hay que frenar, recalcular y acomodar. Lo mismo con el “horno” (que podría ser el reactor donde se hacen los cultivos): un horno no tarda lo mismo en cocinar una torta chica que una grande.

Todo el proceso de producción de un lote de una vacuna, dependiendo de la plataforma utilizada, puede llevar de 4 a 12 semanas. E involucra decenas de productores: líquidos, sólidos, reactivos, viales (como se llama a los “frasquitos”), tapones de goma, sellos de aluminio, etiquetas, cajitas. Más todos los que se suman en la distribución: las cajas, los envases térmicos, los containers. Y ahí se agrega la logística como otro elemento que carga tensión a esta compleja cadena: los aviones son limitados, al igual que el espacio de conservación en la aduana y en las heladeras de los vacunatorios.

“Yo no escuché nunca a la industria decir ‘En los primeros tres meses vamos a producir 500 millones de vacunas. Siempre escuché ‘100 millones para enero’. Y 100 millones, para un mundo de 9.000 millones de personas… Hay una enorme diferencia entre la necesidad y la demanda, y la producción acotada de la industria”, analiza Baeza.

Dos números más que sirven para graficar la complejidad del problema. El fondo COVAX, impulsado por la Organización Mundial de la Salud para garantizar vacunas a 92 estados (entre los que se incluye Argentina), estima distribuirles este año 1.800 millones de dosis, que representan sólo el 27% de la población de esos países. Y Unicef, un importante agente logístico de la OMS para distribuir vacunas, maneja anualmente 850 toneladas: las de Covid le duplicarán esa cifra.

El experto chileno considera que hubo un optimismo desmedido generado por la “desesperación de esta pandemia tremendamente dañina” respecto de “la capacidad de nuestros sistemas de salud de poder responder”. Cree que pudo haber “un teléfono descompuesto en los mensajes entre la industria y los gobiernos” o bien que “los gobiernos con tanta angustia transmitieron este tema de la producción inicial con mucho más optimismo del que debería haberse transmitido”.

Baeza estima que los países desarrollados pueden tener “una proporción muy alta de gente vacunada con vacunas probadas y efectivas” recién para agosto/septiembre. Latinoamérica no alcanzará esa cobertura antes de la primavera. Y anticipa que nuestra región “va a pasar momentos muy difíciles” como el Norte con la segunda ola. “Uno que es perro viejo en este tema sabe que la logística es brutal. La vacuna es fantástica. Pero hasta que uno no la tenga puesta, no sirve”, concluye.Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.