El 2020, se va pero no sin dejar una ruta trazada

1
blank 0 blank 0
Read Time4 Minute, 44 Second
blank
Lic. Hugo Rubén Calvó

Creo que, salvo alguna excepción, todos estaríamos de acuerdo en calificar al 2020 como un año para no olvidar. No, no hay error de tipeo, este es un año que debemos recordar siempre pues será por mucho tiempo un año bisagra.

Para que me pondría yo a reseñar los acontecimientos que nos permitan calificar al 2020 si todos hemos sido testigos directos y hasta muchas veces víctimas de una situación que por generalizada no dejó de tener sus particularidades, que también las hubo.

Este no es un balance, no soy contador, esta columna pretende ser una memoria que, al quedar escrita, estará disponible para todo aquel que en la actual o futuras sociedades quiera saber cómo se sintió un hombre que ha pasado holgadamente los 60 años, el que tuvo que ser testigo de situaciones que se desencontraban una y otra vez con el imperativo categórico construido por décadas de vivencias familiares, institucionales, tertulias y su vieja compañera, la lectura.

Cuando finalizaba el año 2019 yo decía en otra columna que “si el hombre estaba bien, Jujuy también estaría bien”, hoy lo ratifico y digo que “si el hombre está bien, la Argentina también estará bien”. Lo que pasa es que para que suceda lo primero y luego su consecuencia algunas de las cosas que ocurrieron no debieron ocurrir. Me refiero a las que sucedieron por malas decisiones y a las que inevitablemente nos alcanzarían.

Estoy convencido que las malas decisiones nunca son producto de la mala fe, sino de convicciones dogmáticas, algo irreflexivas e intransigentes, malos consejos y también de consejos no dados, vaya a saber porque no se dieron, pero sepa quien deba saber que cuando se tiene algo para decir y se está convencido, no hay que callarlo y sentarse a ver cuánta razón tuvo al pensar lo que pensó y no dijo, pues también tiene secuelas.

Cuando hablo de malas decisiones me refiero a acciones concretas para iniciar algo o para contrarrestar algo, éstas que tienen un tiempo y un espacio que no es posible correr para que se conviertan en eso, en malas decisiones.

En ese ir y venir fueron quedando consecuencias no queridas y mucho menos deseadas pero que efectivamente sucedieron. Las secuelas en la salud y las muertes que este año nos sacudió minuto a minuto no nos llevaron socialmente por el camino del duelo, ni de la conciencia de la prevención, no lo parece. Tal vez nos acostumbramos, lo naturalizamos, y será por eso que nos dolió más el encierro que el número de contagios y muertos que cada día conocíamos, que un año escolar perdido, que las secuelas económicas con emprendimientos desmembrados y hasta desaparecidos.

Claro que oportunamente, a tiempo, hubo advertencias no oídas y que hubieran hecho la diferencia. Tal vez si nos tomábamos en serio algún consejo de aquellos a los que no consideramos amigos pero que respetáramos por lo que representan y hubiéramos acudido a la duda, a lo que representa una palabra tan corta pero con tanta vitalidad, tal vez, solo tal vez, iniciábamos un camino que se nos hubiera hecho más corto y con menos tropiezos.

Cada día que pasa se agrega algún material nuevo que trata de convencerme de que las prioridades siempre fueron otras, aunque me resisto por hombría de bien a creer en esas voces, las evidencias me atropellan y quedo como alguien que sin sentido común atraviesa la vida dándose la cabeza contra la pared una y otra vez.

Las evidencias que se asoman están asociadas a la emergencia de temas que alcanzan altos estándares de exposición y militancia cuando siempre son, o deberían ser, los acontecimientos los que indican las urgencias a atender. No hace falta que diga que hubo temas convertidos en leyes, y otros que quedaron en stand by por designios de la política, que nunca pudieron haber sido prioritarios ni atendibles en un contexto como el que el 2020 nos proponía. No hace falta decir que, por ejemplo, modificar el sistema judicial, o el esquema judicial, no contribuiría a resolver los problemas de orden sanitario, como tampoco cambiar la fórmula de cálculo de los haberes jubilatorios o la legalización del aborto. Sin vemos quienes fueron y son los beneficiarios de estas leyes o modificaciones, entonces se hace claro que las prioridades siempre fueron otras.

Mi intención no es sembrar dudas sino cosechar certezas que expliquen porque hay quienes gozan de todo privilegio a costas de los sacrificios del resto. Como dije esto es una memoria, algo distinta pues no se nutre de fechas, nombres ni números de expedientes judiciales sino de la interpretación de hechos que ocurrieron y no debieron ocurrir, al menos en términos de magnitud, y otros que ocurrieron y no debieron ocurrir por un estricto sentido de ubicación. Pero, como siempre, hasta en las guerras, a alguien le va bien, esta vez parecen ser los beneficiados aquellos que se autoperciben como perseguidos políticos de gobiernos propios y ajenos.

Es mucho lo que tendría para decir pero elegí solo lo que creí nos afecta a todos de una u otra forma para que el 2021 no nos sorprenda porque el 2020 se va, pero no sin dejar una ruta trazada.

Por último les dejo una reflexión personal a compartir con amigos: “El pasado no está detrás de uno sino dentro de uno, es por eso que se puede acudir a él cada vez que lo necesitamos consultar. El futuro está adelante nuestro, de los sentidos depende aprehenderlo, no los obnubilemos con dogmas y encasillamientos para que, cuando sea pasado, podamos acudir a él con toda confianza”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día (en paulatino retiro)

1 COMENTARIO

  1. Una buena nota que es el reflejo de la realidad que hemos vivido y de la que nos tocará vivir. El cambio de año es un simple cambio de número que no afecta a nuestros futuro, pero si afecta a nuestro futuro la forma interna que cada ser tenga para con una sociedad y para si mismo. Ahí esta el meollo del asunto. Si asumimos que deseamos cambiar, el cambio se producirá irremediablemente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.