Vacunas contra el coronavirus: ¿qué se sabe de los efectos adversos a largo plazo?

0

Jujuy al día® –  «¿Vos te pondrías la vacuna contra el coronavirus apenas llegue?» La pregunta está en el menú del día en cualquier charla en la Argentina. Algunos de los que responden que preferirían esperar un tiempo argumentan que «no se sabe qué efecto pueden tener a largo plazo». Sin embargo, por lo que pudo averiguar Clarín preguntando a expertos y revisando datos históricos, aunque es cierto que las nuevas vacunas dejan algún margen para la incertidumbre, se sabe bastante sobre los posibles efectos adversos a largo plazo de las vacunas.

Entre las vacunas para diferentes enfermedades aprobadas por los organismos reguladores, los eventos adversos de aparición tardía, es decir, aquellos que podrían aparecer un tiempo después de que la vacuna comenzó a aplicarse en forma masiva, son raros. Y si aparecen, suelen afectar a un número realmente muy bajo de la población vacunada.

Para Daniela Hozbor, doctora en Bioquímica que se desempeña en el Instituto de Biotecnología y Biología Molecular (Conicet, Universidad de La Plata), es entendible que surjan preguntas sobre qué podría hacer la vacuna contra el covid-19 en el cuerpo a mediano o largo plazo. Porque estamos ante aprobaciones de vacunas en el contexto de una emergencia sanitaria, lo que implica acortamiento de plazos.

Sin embargo, ella resalta que en cada una de las etapas que van pasando las vacunas en su desarrollo (de la fase 1 a la 3) crece el número de individuos en que se prueban, y en cada etapa se analiza la seguridad de los compuestos. En la fase 3, sobre todo, las vacunas se prueban en una población muy diversa. «Creo que eso es lo más importante a la hora de evaluar posibles reacciones adversas», dice Hozbor.

La experta explica que en los ensayos de vacunas los primeros controles sobre posibles efectos adversos se realizan inmediatamente después de la inmunización y hasta 72 horas después de la segunda dosis. Sin embargo, los individuos que participan de los ensayos siguen con su vida normal, y en ella podrían enfrentarse a una reacción adversa, por una combinación de factores no esperada. Eso, en líneas generales, no se vio con las candidatas a vacunas contra el covid-19, dice Hozbor. Y agrega que, de todos modos, la vigilancia sobre las vacunas continúa cuando ya fueron introducidas en la «población real». Es allí donde la sustancia inmunizadora entra en contacto con toda la diversidad humana en cuanto a etnias, factores ambientales y patologías posibles.

La candidata a vacuna de la Universidad de Oxford y AstraZeneca y la vacuna rusa

Cuando se le pregunta puntualmente sobre la posibilidad de la aparición tardía de efectos adversos, Hozbor dice: «Es raro que aparezcan».

Para graficar de qué se habla cuando se habla de rareza de los efectos adversos, Hozbor echa mano a lo que ocurre con vacunas ya existentes y en uso hace tiempo. Algunas de ellas presentan riesgos de efectos adversos serios en proporciones que, dependiendo de la vacuna, van de los 0,2 a los 4 casos por millón de vacunados.

En el mismo sentido, Daniel Stecher, jefe de Infectología del Hospital de Clínicas, dependiente de la UBA, señaló ante Clarín que con algunas vacunas, al utilizarse en forma masiva, se han observado algunos eventos que no se habían detectado en los estudios previos. Pero en general se trata de casos puntuales, que no han afectado el programa de vacunación y que no se han presentado en una frecuencia importante, de manera que se pudieron detectar y controlar.

Stecher abre el foco y pone a las vacunas contra el covid-19 en un contexto más amplio. Cualquier medicamento, cualquier fármaco, cualquier vacuna va a tener algún evento adverso, señala. «Se dice incluso que un medicamento que no tenga eventos adversos es probable que tampoco tenga efectos benéficos», señala. Y sigue: lo que se está planteando en relación a las vacunas se puede preguntar respecto de todas las vacunas que usamos hasta ahora. Las vacunas tienen un nivel de eventos adversos «muy muy bajo». «Hay muy pocos eventos adversos severos y cuando uno los balancea contra la capacidad que tienen las vacunas para prevenir enfermedades y salvar vidas, [se tiene que a] las vacunas hay que usarlas», resume Stecher.

Kathryn Stephenson es directora de la Unidad de Ensayos Clínicos del Centro de Investigación de Virología y Vacunas en el Centro Médico Beth Israel Deaconess, de Boston, y está trabajando en los ensayos de varias vacunas contra el covid-19. Cuando se le preguntó cómo tranquilizaría a las personas a las que se les pide que se vacunen, Stephenson dijo, según cita la cadena estadounidense CBS: «Lo primero que diría es que es muy inusual que una vacuna tenga un efecto secundario a largo plazo. La mayoría de los efectos secundarios asociados con las vacunas tienen que ver con el principio. Algo así como una reacción alérgica. Y eso es cierto para todas las vacunas».

Instalaciones de la farmacéutica catalana Reig Jofre, que acordó con Janssen

Hozbor pone sobre la mesa otra cuestión a tener en cuenta: varias de las formulaciones que se están usando en el desarrollo de las vacunas contra el coronavirus ya se han empleado en otras vacunas, y no han presentado indicios de que podrían generar alguna reacción adversa en particular.

Entre los posibles efectos adversos de las vacunas anticovid-19, un artículo de la cadena británica BBC menciona «la potenciación de la Infección Dependiente de Anticuerpos» (ADE, su sigla en inglés). Se trata de una reacción en la que, al contraer la infección, el vacunado padece síntomas potenciados. Los mecanismos de la ADE, que es muy poco frecuente, son poco conocidos. Hozbor dice que desde que empezó la pandemia este tema circula en ámbitos científicos y que se lo tiene presente en los ensayos. Sin embargo, por ahora no se conoce ninguna evidencia de que las vacunas contra el covid-19 generen ADE.

Un artículo publicado por la California Health Care Foundation (CHCF), una organización que trabaja por el acceso equitativo a la salud, recuerda que en 1976, un programa masivo de vacunación contra la influenza porcina se detuvo cuando comenzaron a detectarse casos de síndrome de Guillain-Barré (GBS, su sigla en inglés) en personas que habían sido vacunadas. En ese momento, señala el texto, nadie sabía qué tan común era el GBS, por lo que era difícil saber si los episodios estaban relacionados o no con la vacuna. «Finalmente, los científicos descubrieron que la vacuna aumentaba el riesgo del trastorno en un caso adicional por cada 100.000 pacientes vacunados», dice la nota de la CHCF.

Y sigue el texto: «La vacunación típica contra la influenza estacional aumenta el riesgo de contraer GBS en aproximadamente un caso adicional por cada millón de personas. Es muy, muy difícil determinar si un evento raro fue causado por una vacuna, dijo William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt: ‘¿Cómo atribuyes un mayor riesgo de algo que ocurre en una persona en un millón?'».

LGP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.