Coronavirus: ¿cuándo termina la pandemia?

1

Jujuy al día® – En unas semanas, cuando se anuncien los resultados de la fase 3 de varias vacunas que en tiempo récord ya están en el tramo final de su desarrollo, la ciencia le dará a la humanidad una herramienta valiosa para combatir al nuevo coronavirus. ¿Será suficiente para terminar con la pandemia?

Viva consultó a 10 expertos en epidemiología y vacunología de nivel mundial para saber qué se puede esperar de 2021 y cuándo será posible dejar atrás este limbo de tapabocas, distancia social, daños colaterales e incertidumbre.

El poder de las vacunas

Desde que se notificó el primer brote, el 31 de diciembre pasado en Wuhan, China, 214 laboratorios de distintos países comenzaron a trabajar en vacunas y 500 hospitales, a ensayar posibles terapias.

Algunos retomaron investigaciones que tenían sobre los coronavirus SARS-CoV y MERS-CoV, que –al igual que el SARS-CoV-2, el coronavirus nuevo, responsable de esta pandemia– provocan síndromes respiratorios agudos. Por eso pudieron avanzar rápido, en menos tiempo del que demandaría usualmente un desarrollo común, que podría demorar hasta 10 años.

Otros experimentaron con nuevas tecnologías que demandan menos tiempo de elaboración.

“Los tiempos se acortaron de un modo excepcional porque la situación de pandemia es única, por presión de la población y también de los gobiernos, pero ninguna vacuna se aplicará si antes no cumplió con la fase 3 y fue aprobada”, explica Emilio Malchiodi, director del Instituto de Estudios de la Inmunidad Humoral (UBA-Conicet​).

Hoy existen 45 vacunas, basadas en distintas plataformas (es decir, el modo en que están hechas), que se encuentran en etapas clínicas, de ensayos en humanos; 11 están en fase 3 (la última antes de solicitar una aprobación); y 6 de ellas: la de Oxford/AstraZeneca, la rusa Sputnik V, las chinas Sinopharm y CanSino Biologics, la de la empresa estadounidense Pfizer asociada con la alemana BioNtech y la china Fosum Pharma, y la de Moderna, de los Estados Unidos, son candidatas para completar su última fase hacia fin de año o en principio de 2021.

    “No vamos a tener vacunas suficientes para todos en 2021, ni siquiera para todos los individuos de alto riesgo.”

    Carlos Alberto Guzmán, experto en vacunología

“Están avanzadas, y tres de ellas –la rusa Sputnik V, la de Pfizer/BioNtech/Fosum Pharma y la de Moderna– dieron hace unos días resultados preliminares alentadores, de entre 90 y 95 por ciento de eficacia, pero no van a estar listas para aplicarse enseguida. Si sus resultados finales son buenos, iniciarán otro paso: pedir las aprobaciones a organismos de regulación internacionales y locales. En nuestro país, la Administración Nacional de Medicamentos , Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Eso es parte de un protocolo ineludible”, dice Malchiodi.

Después vienen otras etapas complejas: fabricación (la mayoría propone dos dosis), distribución y aplicación. Un operativo que, por el volumen de personas a vacunar, miles de millones, nunca se hizo en la historia.

Hisopado y después. Un testeo en Zaragoza, España. Parte de la nueva normalidad. Foto: Agencias.

Hisopado y después. Un testeo en Zaragoza, España. Parte de la nueva normalidad. Foto: Agencias.

“No vamos a tener vacunas suficientes para todos en 2021, ni siquiera para todas las personas con alto riesgo de formas graves de Covid-19 o riesgo ocupacional. Por eso, grupos de expertos en vacunas, salud pública y ética están elaborando recomendaciones para que los gobiernos maximicen los beneficios de la vacunación y la contención de la pandemia. En 2021, y hasta que se logre una inmunidad razonable, debemos mantener las medidas de protección”, comenta Carlos Alberto Guzmán, un referente global en vacunología, jefe de Investigación en Vacunas del Centro de Estudios de Enfermedades Infecciosas Helmholz, en Alemania.

“Las vacunas, aún con el nivel de eficacia esperado, no pondrán fin a la pandemia”, asegura Gregory Poland, director de Investigación de Vacunas de Mayo Clinic, en los Estados Unidos.

Y plantea dos escenarios: “Si nos sorprenden gratamente y resultan ser muy efectivas y logran proteger a un porcentaje muy alto de la población, podremos empezar a manejar esto. Pero si eso no sucede, continuaremos con tapabocas y tendremos que esperar a la segunda generación de vacunas”, advierte.

¿Rápidas y seguras?

La seguridad, las procedencias, la rapidez de su fabricación. Varios elementos crean dudas sobre las primeras vacunas que saldrán a enfrentar al coronavirus. A eso, además, hay que pasarle el tamiz de las comunicaciones contradictorias de autoridades sanitarias. Entonces: ¿Es segura la rusa? ¿Las nuevas, basadas en ARNm, son mejores? ¿No les faltarán más pruebas? ¿Serán obligatorias?

A grandes rasgos, lo que tienen en común estas vacunas es que buscan enseñar al sistema inmune a reconocer al nuevo coronavirus y, con distintas estrategias y mecanismos (en eso se diferencian), frenarlo. Y ese objetivo requiere un proceso y un tiempo. ¿Su aceleración conlleva riesgos?

    “La vacuna rusa se basa en una idea interesante, pero aún no ha sido ampliamente probada. Hay que esperar que finalice su fase 3.”

    Gregory Poland, investigador en vacunas/Mayo Clinic

“Los tiempos están siendo acortados y eso genera ciertos riesgos inevitables, como lo ha dicho bien claro la European Federation of Pharmaceutical Industries and Associations en sus notificaciones. Ese es el argumento esgrimido para pedir inmunidad (legal) contra procesos civiles o una indemnización si eso ocurriese”, comenta Guzmán.

Y cita algunos ejemplos de lo que podría pasar: “Ese acortamiento de tiempos provocaría, tal vez, no poder detectar efectos adversos tardíos o que requieran algún tipo de concomitancia. Tampoco vamos a saber la duración de la respuesta de protección. El riesgo potencial podría ser mayor para tecnologías nuevas que nunca se utilizaron para ninguna otra vacuna”, detalla.

Un enigma ruso

La Gam-Covid-Vac, conocida como Sputnik V, fue rebautizada así, con connotaciones históricas y políticas que recuerdan al Sputnik I, que en 1957 fue el primer satélite de la entonces Unión Soviética en ser lanzado con éxito al espacio. Con esa hazaña, los rusos le ganaron un primer round a los Estados Unidos en la carrera espacial. En esta carrera, parece que las intenciones son las mismas.

“La vacuna rusa se basa en una idea única e interesante, pero que aún no ha sido ampliamente probada, por lo que no tenemos ningún dato sobre su eficacia o seguridad. No sabemos qué sucede cuando se administra a un gran número de personas. No estoy a favor de pensar que podría ser obligatoria, no debería serlo esta o ninguna otra. Hay que esperar los resultados completos de la fase tres”, sentencia Poland, de Mayo Clinic.

Kirill Dmitriev, CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa, organismo que financia el desarrollo de esa vacuna, sin embargo, se anima a picar en punta. “Nuestra ventaja clave es que nos basamos en adenovirus humanos, una tecnología ya probada. Estamos confiados; en mi caso, mi familia, mi mujer y mis padres, ya fueron vacunados. Y la Argentina será uno de los primeros países en ser protegidos”, dice, como para despejar las dudas que se instalaron cuando el 2 de noviembre el gobierno argentino anunció que compraría 25 millones de dosis sin haber visto aún resultados de la fase 3.

Denis Logunov, director adjunto del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, donde nació la Sputnik, también quiere un voto de confianza. Comenta que en diciembre se publicarían esos esperados resultados en la revista médica The Lancet. Y cuenta detalles de la vacuna que vendría al país.

“La vacuna que llegará a la Argentina será elaborada, mediante la transferencia de nuestra tecnología, en India, Corea del Sur y China, con nuestra supervisión y protocolos. En nuestro país planeamos hacer de 5 a 6 millones de dosis por mes durante el año que viene. Y también estamos dispuestos, si la Argentina lo desea, a que ustedes la produzcan en su territorio”, dice.

Sobre la inmunidad que permitiría alcanzar, sólo comenta que espera que “sea muy duradera”.

Ventajas y desventajas

Para tener un panorama certero de qué ofrecen las vacunas que están en camino, el experto Malchiodi describe en qué plataformas se basan las que están en la recta final:

• Cuatro vacunas se basan en la tecnología del adenovirus: la china de CanSino Biologic, la Janssen, de Johnson & Johnson, y la Sputnik V utilizan el adenovirus humano; y la de Oxford/AstraZeneca, el adenovirus del chimpancé.

Con la técnica del adenovirus se introduce en ese virus (el adenovirus, que es común en los resfriados) el material genético de la proteína Spike, que es clave en el funcionamiento del nuevo coronavirus. Lo que hace como vector, una vez adentro, es producir muchas proteínas Spike. Entonces, nuestro sistema inmune reacciona como lo haría frente a algo extraño. La de CanSino usa el adenovirus 5 y la de Janssen, el 26, y esos datos son importantes. Ya verán por qué.

En resultados de fase 2, con 1000 pacientes, se observó que, como el adenovirus causa resfríos comunes, hay varias personas que ya tienen anticuerpos contra el adenovirus 5. Eso produjo que cuando la vacuna ingresó al organismo, el sistema inmune destruyera a los adenovirus antes de que se pudiera fabricar la proteína Spike. Eso era esperable y es bueno que haya sido publicado. Hoy, el desarrollo continúa.

Barbijos/tapabocas 2021: se seguirán usando hasta que al 70% de la población mundial alcance la inmunidad. Foto: Agencias.

En el caso de la rusa, lo que el Instituto Gamaleya hizo fue plantear dos dosis diferentes, una con el adenovirus 5 y otra, con el 26. Es decir, si el individuo tiene anticuerpos contra el 5, lo cubren con el 26; y al revés también. Y si la persona tiene anticuerpos para los dos, tal vez tenga una respuesta inmunitaria un poco menor. La idea es buena, pero no conocemos ningún detalle porque todavía no se publicaron los resultados de fase 3 de ninguna de estas vacunas.

En el caso de la de Oxford/AstraZeneca, que utiliza adenovirus de chimpancé, eso es justamente para que la vacuna no se encuentre con ninguna inmunidad preexistente que interfiera en la producción de la proteína spike.

• Otra de las plataformas que se utiliza es la de virus inactivado, y en eso las chinas, como la Sinopharm y la Sinovac, están avanzadas. Son más tradicionales. Nosotros, por ejemplo, en el calendario de vacunación, tenemos muchas vacunas a patógeno bacteriano o viral inactivado.

El virus inactivado tiene la ventaja de que uno le está poniendo al paciente el virus completo y así, por más que el virus cambie por mutación de alguna de sus partes, siempre vamos a tener una respuesta inmune contra otra de sus partes.

El tema es que las vacunas con virus inactivado pueden requerir varias dosis. Pero son seguras porque algo inactivado está, justamente, inactivado. Ahora, habría que ver cuánto dura su inmunidad, pero eso también lo sabremos luego de los resultados de fase 3, y después de las aplicaciones masivas.

• La tercera plataforma, la más novedosa, es la de ARNm (por el material nucleico, ARN). En ella se basa la de Moderna y la de Pfizer/BioNtech/Pharma. Su tecnología es inédita: nunca hubo antes una vacuna ARNm, es decir que nunca se probó esa plataforma en una vacunación masiva. Consiste en introducir, a través de la vacuna, instrucciones para fabricar la proteína Skipe, que luego es reconocida por el sistema inmune como algo extraño, provocando su reacción.

Requiere conservarla a temperaturas muy bajas, lo que dificulta su traslado. Se precisa una logística e infraestructura acorde.

“En todos los casos, no será posible conocer previamente efectos a largo plazo de estas vacunas, algo que se verificaría recién en una fase 4. Por eso será la primera vez en la historia que la humanidad aceptará recibirlas en estas condiciones y firmará papeles para reconocer esa situación”, finaliza Malchiodi.

El factor inmunidad

Otro obstáculo en el camino hacia el fin de la pandemia es la inmunidad. ¿Qué porcentaje de la población debería estar inmunizada para que el coronavirus perdiera fuerza (si es que no lo hace antes naturalmente)?

    “Estoy sorprendido y decepcionado por lo lentos que han sido muchos gobernantes frente a esta pandemia.”

    Ian Gust, epidemiólogo/Univ. de Melbourne

“Si las vacunas que están en última fase de desarrollo son exitosas, aproximadamente entre un 60 y 70 por ciento de la población mundial debería inmunizarse para garantizar el fin de la pandemia”, calcula Soumya Swaminathan, científica jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Ese sería el porcentaje ideal, pero el objetivo para 2021 es alcanzar por lo menos un 20 por ciento”, agrega su colega Kate O’Brien, directora del departamento de Inmunización de la OMS.

“Hay que tener en cuenta que no sabemos cuánto va a durar la protección de las primeras vacunas. Se asume que va a ser por lo menos uno o dos años, pero no hay certeza: no hubo tiempo durante el desarrollo clínico para evaluarlo. En el peor escenario, habría que producir vacuna para inmunizar a los que no fueron inmunizados y vacunas para refrescar la inmunidad de los que se vacunaron en el primer año”, comenta Guzmán.

Para Poland, también es un problema no contar aún datos certeros: “No tenemos datos de durabilidad. En 2021, los estudios recopilarán datos de eficacia. ¿Qué sucederá en el otoño o el invierno siguientes? No lo sabremos hasta que lleguemos a 2021 y a 2022. Mi sentido común indica que si estas vacunas resultan ser seguras y eficaces, será en los años 2022-2023 cuando finalmente podremos lograr dominar esta pandemia. Y eso es porque creo que vamos a descubrir que vamos a necesitar dosis de refuerzo”.

El fracaso de los gobiernos

Si algo puso al desnudo el nuevo coronavirus es la falta de capacidad de reacción de varios gobernantes frente a una pandemia. La mala noticia es que el éxito del próximo round contra Covid-19, el mega operativo de vacunación al que se refieren los expertos, depende en gran parte de la estrategia y planificación de las autoridades de cada país.

“Al publicar mi libro, Pandemias, en 2013, me quedé corto con las predicciones sobre los costos de un escenario como este. Calculé trillones de dólares, pero no tenía una comprensión real de los costos sociales ni de lo bien y lo mal que se comportarían varios líderes políticos en esta situación. Todo lo que suceda hasta lograr una mayor inmunidad en la población dependerá, en parte, de las políticas locales”, reflexiona sobre ese tema Peter C. Doherty, Premio Nobel de Fisiología y Medicina 1996.

Su colega, el prestigioso epidemiólogo Ian Gust, del departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Melbourne, va en la misma línea.

 “Estoy sorprendido y decepcionado por lo lentos que han sido muchos países en aceptar consejos de expertos, aprovechar las lecciones del pasado y reconocer lo que pueden aprender de otras personas que están manejando mejor la situación. También me asombra descubrir la dificultad que han tenido los gobiernos y sus funcionarios clave para comunicar mensajes claros y sencillos y cuánto han dejado socavar su autoridad frente a las redes sociales. El caso de los Estados Unidos es increíble: el país con la mejor experiencia y capacidad de salud pública del mundo, respondió mal y sus líderes políticos son un mal ejemplo”, dice.

¿Se vienen más olas?

Miguela Caniza es directora del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Investigación pediátrica St. Jude, de los Estados Unidos, y una entusiasta de las prospectivas.

“Hay que enfrentar esta pandemia con información. A nivel personal, uno debe saber cuál es su verdadero nivel de riesgo frente a Covid-19 y actuar en consecuencia. Y a nivel global, continuar elaborando modelos que nos permitan vislumbrar qué se puede esperar y prepararnos”, dice, y comparte datos vitales, especialmente sobre Sudamérica.

“Según estudios publicados en Science, en este año, debido a la alta transmisibilidad del virus (incluso por aire en espacios cerrados), existe una alta probabilidad de continuar la infección de individuos susceptibles. Además, no se conoce completamente la duración de la inmunidad y las personas pueden tener segundas infecciones. Por eso se predice más de una ola de brotes de Covid-19 en cualquier región, incluida Sudamérica, a menos que exista una vacuna eficaz y antivirales efectivos. Por ahora no tenemos estas intervenciones farmacológicas implementadas, de modo que seguiremos teniendo brotes durante los próximos 3 a 4 años”, detalla.

Como pediatra, asume que “la salud del niño sano ya está resentida por la pandemia” y recomienda que no se descuiden los calendarios de vacunación.

“Millones de niños no recibieron sus vacunas pediátricas en este 2020, y las consecuencias las veremos recién en los próximos años”, revela Guzmán. Otra razón más para preguntarse cuándo termina esto.

Fuente

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.