Paro de transporte: el confuso desafio de las empresas

0

El sector empresarial se está manteniendo alejado de las responsabilidades ante la medida de fuerza adoptada por los trabajadores del transporte público de pasajeros.

Lo cierto es que si los trabajadores decidieron salir al paro, es porque los empresarios deben sueldos de varios meses. Lo que se sabe es que ni el Gobierno Nacional ni el provincial deben subsidios a los empresarios y es ahí donde nace un nudo que algunos intentan desatar y otros desean mantener.

Los otros convidados de piedra son los pasajeros, tampoco los empresarios son empáticos con aquellos con los que tienen la obligación de cumplirle el contrato propio de un licenciatario de transporte, sino además el ético de la responsabilidad empresarial. Hasta donde se sabe éstos sólo aluden al no cierre de la famosa “ecuación económica”, como si el Estado o el Pueblo deberían garantizarles las ganancias, sin importar la coyuntura económica, social o sanitaria. Se sabe que las empresas están obligadas a prestar servicio gratuito a una cantidad de grupos y esto forma parte de la famosa ecuación aludida, lo que no se puede es reclamar por algo que está cubierto por los subsidios.

Es cierto que la realidad sanitaria cambió la ecuación económica -de todos- pero las empresas (que argumentaban poca recaudación por la pandemia) desde hace unos dos meses vienen trabajando casi con normalidad y los salarios siguen sin aparecer.

Desde el gobierno de la provincia aseguran que no pueden poner más dinero del que pone, porque se encuentra en plena negociación de los salarios con los trabajadores estatales, los que son sus verdaderos empleados. Los choferes son empleados de las empresas de transporte.

En última instancia, si los empresarios no son capaces de sostener el servicio, deberían pensar seriamente en entregar la concesión y que la Municipalidad de San Salvador de Jujuy llame a licitación y adjudique las líneas a nuevos prestadores. Las empresas que se cooperativizaron, como Palbus por ejemplo, actualmente tienen un buen funcionamiento y cumplen con los pagos regularmente. La opción, por qué no, podría implicar llamar a licitación o crear cooperativas de trabajo, en Jujuy eso ya paso.

La realidad muestra más que una posición sólida, con sólidos argumentos, la intencionalidad de algunos empresarios de arrastrar la situación involucrando al Estado provincial y al Estado nacional para conseguir aumento de subsidios.

Por supuesto que todo esto podría ser una estrategia para presionar por un aumento de la tarifa pero, la salida no siempre pasa por una actualización tarifaria, tampoco por la eximición de impuestos a empresas que son subsidiadas. La pregunta es: ante lo prolongado de la medida, ¿se va a sancionar y denunciar a las empresas por no prestar el servicio al que están obligadas por el contrato de concesión? Los usuarios esperan una respuesta.

Abundio Rupes Nigra

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.