Gerardo Morales: ‘La actitud actual de Macri no le hace bien al PRO ni a Juntos por el Cambio’

2
blank 0 blank 0
Read Time22 Minute, 18 Second

Jujuy al día® – “Se nota que Cristina no quiere a Massa. Al Frente de Todos le viene como anillo al dedo una contradicción entre ellos y el PRO para plantear la política en términos de izquierda y derecha”.

blank

—¿Qué sentiste al ver el balance que hizo el ex presidente Mauricio Macri de su gestión?

—Mauricio Macri fue presidente. Es un dirigente con trayectoria. Tiene todo el derecho de volver al ruedo político. En cuanto al balance realizado, creo que habría que profundizar en algunas cuestiones que fueron desaciertos. Hay temas importantes para cambiar lo que fue el país hasta 2015. Pero hay una cuestión, que es una deuda que tenemos con toda la sociedad desde el gobierno que integramos en Cambiemos. Más allá de la posición que tomamos varios en la convención radical de Gualeguaychú, la idea de un sector importante del radicalismo era conformar una coalición mucho más amplia. En cuanto al balance, hay que admitir que hay cosas que en materia económica no se hicieron bien. Eso defraudó a un conjunto de la sociedad, fundamentalmente por las medidas que terminaron golpeando a la clase media. Debiera haber sido una coalición mucho más amplia con sectores del peronismo mucho más fuertes, que se buscaron tardíamente para la elección del año pasado. Faltó más autocrítica en lo económico.

—En Gualeguaychú insististe en sumar a Sergio Massa. Así fue en Jujuy. ¿Si se hubiera dado así, el gobierno actual sería de quienes hoy son la oposición?

—Podría ser. Hubieran cambiado las cosas. Después de conformarse Cambiemos, el rol que le tocó al radicalismo fue bastante secundario. Por la impronta del propio Mauricio para gobernar el país, no sé cuánto hubiera durado Sergio Massa en la coalición. Hay que entender la importancia de buscar coaliciones y organizaciones transversales permanentes en el tiempo, además de ser respetuosos de la historia y la representación de cada partido integrante. Por personalidad, cada presidente tiene su propia impronta. Mauricio fue muy personalista en la gestión de gobierno.

En la verdad no hay grieta: el único compromiso es con vos

“Veo a Alberto Fernández con intención de cerrar la grieta definitivamente.”

—También tenés una personalidad fuerte y sin embargo pudiste mantener esa alianza ampliada con Massa en Jujuy.

—Sí. Lo pudimos hacer. Hasta la elección de 2019 mantuvimos la coalición con la firmeza con que empezó. Seguimos siendo un frente que integra al radicalismo y al peronismo básicamente; también al PRO y a la Coalición Cívica de Jujuy. En Gualeguaychú sostuve que el modelo que tenemos vigente todavía en Jujuy tenía que repetirse en el país. Si hubiéramos apostado más a una construcción más horizontal, posiblemente seguiríamos en el gobierno. De hecho, la participación de Sergio Massa le permitió el triunfo contundente en las PASO al Frente de Todos. Me parece que esa parte de la historia hubiera cambiado.

—¿Qué sentiste cuando el entonces precandidato por Cambiemos, Mauricio Macri, dijo que en el caso de ganar Cambiemos no iba a ser un gobierno de coalición, apenas después de Gualeguaychú?

—Se confirmaba lo que dije. En Gualeguaychú anticipé que tendríamos un rol secundario, que había muchas contradicciones, incluso ideológicas. No obstante, compartía que tengamos que ir a una coalición con el PRO, la Coalición Cívica, que debía anclarse también en el radicalismo y sectores del peronismo. Hoy vuelve el mismo debate. Al Frente de Todos le viene como anillo al dedo una contradicción entre ellos y el PRO para plantear la política en términos de izquierda y derecha. Y yo creo que al Frente de Todos le molesta que el radicalismo pueda llevar esta idea de un movimiento mucho más amplio que incorpore incluso a sectores del peronismo. Se plantea un escenario donde al propio Gobierno le conviene la proyección de figuras como Horacio Rodríguez Larreta u otros referentes del PRO. En lo que viene, el radicalismo no puede ser furgón de cola. Me gustaría un candidato a presidente radical para las próximas elecciones. Obviamente, en el marco de un acuerdo con el PRO, la Coalición Cívica, pero también con sectores del peronismo más fuertes, con más contundencia dentro el espacio.

“El Gobierno debería escuchar mucho más a Roberto Lavagna.”

—El candidato a presidir el radicalismo bonaerense, el intendente Gustavo Posse, acusó a la conducción del radicalismo de ser servil respecto del PRO y al PRO de ser muy ingrato con el radicalismo. ¿Hubo acciones que el radicalismo no hizo y que hubieran sido convenientes?

—Puede ser. Más allá de que Alfredo Cornejo, como presidente del partido, le dijo cosas duras a Mauricio antes de que iniciara el proceso electoral de 2019, incluso a fines de 2018, sobre el rumbo de la economía. Cuando se planteó la discusión de la política tarifaria y en relación con el tema de la política económica también, la necesidad de mirar más la economía real. Estábamos en una situación en la que uno no podía tirar más de la cuerda, dado el contexto del país. Era muy difícil plantear contradicciones cuando sucedían cosas similares a las de ahora: falta de confianza en la economía, devaluación y escapada del dólar blue, que indican la desconfianza del mercado con la conducción. Ocurría eso y había que tener responsabilidad en los planteos, que de todos modos se hacían. El propio Gustavo Posse formó parte de la coalición. Por lo que recuerdo, nunca dijo nada. Tal vez, si nos parábamos un poco más fuertes posiblemente hubiéramos podido torcer el rumbo. Tuve una excelente relación con Mauricio; tuvo una muy buena actitud con Jujuy. Pero cuestiono que, en un momento en que había que hacer cambios y en que eventualmente se discutía que pudiera ir otro candidato u otra candidata a presidente, no vio la situación.

—Entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017, quien presidía el radicalismo era Juan Manuel Corral, una persona que no tenía las credenciales nacionales. Había sido intendente de una capital de provincia, pero no gobernador. ¿Hubo una especie de retirada del radicalismo en ese lapso que retomó el ímpetu con Cornejo?

—Puede ser. Arrancábamos con el gobierno y nos estábamos acomodando todos. Alfredo en Mendoza, Ricardo Colombi en Corrientes, nosotros acá en Jujuy. Es muy posible que en esos dos años haya habido una suerte de retirada del radicalismo. El radicalismo siempre tendría que haber planteado no ser furgón de cola y formar parte también en la toma de decisiones.

“Los planteos de Horacio Rodríguez Larreta son muy parecidos a los míos.”

—¿El radicalismo perdió su centralidad cuando dejó de tener la posibilidad de ser gobierno en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires? Son lugares que ocupó el PRO. ¿Hubo un canibalismo del PRO sobre el radicalismo y un intento de llegar al interior que no logró conseguir?

—No sé si canibalismo. Sí el PRO empezó a cabalgar sobre el electorado natural del radicalismo en la Ciudad. Todo lo que se hace en la Ciudad repercute por lo menos en el Conurbano, en toda el área metropolitana. Quizás hubo una deserción de parte del radicalismo en ese punto, producto de la crisis de 2001. El radicalismo terminó casi aniquilado en el área metropolitana, con mucha más vida en el interior. Fue reemplazado por la irrupción de una fuerza política que ocupó su espacio. El PRO tiene una matriz muy metropolitana. Es algo preocupante como punto de vista para gobernar el país. No sé si le hace bien al conjunto.

—Desde la reforma constitucional, la mayoría de los candidatos y presidentes fueron porteños o bonaerenses.

—Quizá, los dirigentes de la Capital no tienen una cabal comprensión de lo que es todo el país. El radicalismo y el peronismo, por ser partidos con territorio, tienen mucho más los pies sobre la tierra. No es lo mismo el área metropolitana que el interior del país. El AMBA recibe 58 mil millones de pesos de subsidios al transporte, mientras que el resto del país, incluidos Córdoba y Santa Fe, reciben 13 mil millones. Lo mismo que los subsidios para AySA o el valor de la energía en el área metropolitana. En el interior se paga cuatro o cinco veces más. Estamos frente a países muy diferentes. El norte, el NOA y NEA, pagan 7 dólares el millón de BTU de gas para la industria; mientras que el centro y sur del país pagan 3 dólares y medio, 3,2 dólares el millón de BTU. Es algo que también tenemos que poner en debate a la hora de seguir caminando y fortaleciendo una coalición que el radicalismo tiene que integrar. Hay tiempo, pero debemos llegar con un candidato a presidente radical. Es algo que podemos hacer.

“Un futuro gobierno de Cambiemos deberá salir de la ortodoxia monetarista.”

—Antes de la gobernación, conducías al radicalismo en el Congreso. Viviste muchos años en la CABA.

—Sí. Fui 14 años senador nacional.

—Además, de eso, fuiste candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna. ¿Cuál es el problema del radicalismo para tener candidatos potencialmente ganadores en el AMBA? En el interior hay muchos candidatos con esas características.

—El problema es que el PRO tiene buenos dirigentes que ocuparon el lugar del radicalismo. Martín Lousteau es una variante del radicalismo que puede permitirnos recuperar espacio en el área metropolitana. Más allá de las diferencias que tenemos con Martín en alguna construcción, tiene un rol importante. A eso se suma el rol de nuestros jefes de bloque, Mario Negri y Luis Naidenoff, más el propio Alfredo Cornejo. Algo que se suma al de los líderes territoriales como Gustavo Valdés y José Cano. Por allí pasa la cosa del radicalismo en cuanto a fortalecernos en el área metropolitana.

“Cristina tiene control en el Congreso, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados.”

—Otro punto es que el radicalismo y el peronismo tienen una estructura partidaria que va de abajo hacia arriba construyendo una plataforma programática, una cantidad de dirigentes y una decisión que siempre es colegiada (mucho más el radicalismo que el peronismo), mientras que el PRO se construyó a imagen y semejanza de una persona, casi como si fuera el dueño del partido. ¿Podrá Juntos por el Cambio institucionalizarse como una alianza perenne con un PRO que adquiera prácticas como las del radicalismo?

—Hay en la génesis del PRO una problemática para la construcción. Pero también hay que tener en cuenta la irrupción de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, con algunas miradas diferentes. El PRO atraviesa un proceso interno interesante que puede hacerlo madurar como fuerza política. Hasta acá no lo fue. Hasta ahora fue un grupo de amigos comandados por un jefe de la Ciudad que llegó a ser presidente de la mano de otros partidos. Puede que eso sea positivo para la coalición, más allá del rol esencial que le cabe al radicalismo.

Gerardo Morales, en la entrevista con Jorge Fontevecchia.

«Tal vez en las elecciones de medio término las gestiones de gobierno tengamos que pagar las consecuencias del buen, mediocre o mal manejo de la pandemia. En esto me incluyo”.

—¿Se volvió a construir en la Argentina algo parecido a lo que era el bipartidismo peronista-radical con dos coaliciones? ¿Es un hecho que llegó para quedarse?

—Si el PRO saca certificado de partido político, que todavía no lo es, es probable. Al Frente de Todos le gusta poner las cosas en términos de izquierda y derecha. Pero en la coalición en este momento opositora tenemos que corrernos mucho más al centro, algo que tiene que ver con la impronta ideológica del radicalismo. Atravesamos la gestión de gobierno con bastantes contradicciones ideológicas. Como partido de gobierno, fuimos respetuosos de las decisiones que hemos acompañado. En ese momento entendíamos, y creo que no estábamos equivocados, que era lo que necesitaba el país. Fue una experiencia de gobierno con cosas buenas y cosas malas. Hay que aprender de esto. Y el aprendizaje está en ser una construcción parecida a una fuerza política que haga lo que hace el radicalismo, uno de los únicos partidos que funcionan como tales. Algunos nos critican, pero tenemos nuestra convención y tenemos nuestro plenario de delegados. Debatimos políticas y tenemos un pensamiento ideológico más de centro que el del PRO.

“En algún punto, en algún momento, harán un golpe de timón para ordenar la economía.”

—Hoy le pasa lo mismo a la coalición gobernante, que fue exitosa electoralmente pero no logra transformarse en una coalición de gobierno. Alberto Fernández prometió centro en su campaña y hoy algunos analistas políticos lo ven corrido del centro hacia Cristina Kirchner. También Mauricio Macri en 2015 prometió centro y luego en la acción de gobierno se corrió a la derecha.

—Al Frente de Todos le sucede lo mismo de alguna manera. Tiene que definir esa cuestión. Pero al Frente de Todos le doy el hándicap de la pandemia. En este lapso fue imposible todo. Llevamos ocho meses en donde fue imposible la economía, la vida y menos aún una construcción política. Hay sectores muy radicalizados del kirchnerismo que no le hacen bien al Frente de Todos. No le hacen bien al presidente ni al país. Nos plantean la reedición de lo peor que el pueblo argentino dejó en 2015. Alberto generó una expectativa en sectores de la sociedad, en mucha gente que votó previamente por Cambiemos. Me refiero a adherentes, no afiliados al PRO o al radicalismo. Adherentes a un pensamiento de centro que todavía no se ve. Espero que pase pronto la pandemia para que esa situación se dilucide si vamos de la mano del kirchnerismo más reaccionario. Es un sector al que le viene como anillo al dedo la grieta.

—Las elecciones se ganan en el centro, pero luego ambos partidos gobernaron fuera del centro.

—El gran desafío de las coaliciones es que se gane en el centro y se gobierne en el centro. Gobernar en el centro es racionalidad. Es gobernar para todos los sectores, para propios y extraños; brindar una mirada con una perspectiva no cortoplacista. Pensar en el bienestar del país y dejarnos del tironeo.

—¿Un síntoma que muestra que las coaliciones no lograron todavía institucionalizarse es que las decisiones sean de una sola persona?

—Exactamente. Me alegra que tengas una mirada. No todo el periodismo valora la importancia de los partidos políticos como organizaciones. La crisis de 2001 destruyó eso. Nos pegó en el pecho en el radicalismo y destruyó al partido, que era la expresión por excelencia de la política. El peronismo es más movimientista, pero tampoco había dejado de ser una fuerza política. Esto de ganar por el centro y después gobernar por derecha o gobernar por izquierda tiene mucho que ver con que no hemos logrado madurez en las coaliciones. Que sean verdaderas fuerzas políticas, que funcionen con tomas de decisiones más horizontales. Si no, te llevan las ultras. Somos una democracia joven, no somos Estados Unidos, que tiene 200 años de democracia. Arrancamos en 1983. Cuando la democracia madure, se gobernará más por el centro.

—Carlos Menem decidía solo hasta que Eduardo Duhalde le disputó su espacio. Quizá con un partido solo podría haber un líder que decidiera todo, algo imposible en una coalición a partir de que con el peronismo solo no alcanza y se requiere el panperonismo.

—Las coaliciones debemos darnos organización más horizontal. Por eso va a ser importante el proceso del PRO, en términos de maduración como fuerza. Que deje de ser una expresión sobre la base de un líder que hacía y deshacía. Un líder que tomaba decisiones no orgánicas. Le imprimió a la política una dinámica moderna, pero que alejó de los cánones y de lo que tradicionalmente es un partido político. Hoy más que nunca, el país necesita ese tipo de organizaciones.

—Más que ningún otro gobernador sentís la proximidad con Bolivia y el triunfo del candidato de Evo Morales. En alguna medida se explica también por la pérdida de empleo y la crisis económica que generó la pandemia. ¿Puede ser que la pandemia termine comiéndose a cada uno de los oficialismos en las próximas elecciones en Ecuador y en Estados Unidos y sea también un anticipo de lo que suceda el año próximo en Argentina?

—La gente puede cobrar el resultado de la economía con motivaciones en la pandemia o con origen en la pandemia a los gobiernos. Bolivia tiene otras características. En mi opinión, Evo Morales no hizo un mal gobierno en Bolivia. Generó crecimiento de la economía. El nuevo presidente fue su ministro del área. Transformó económica y socialmente a Bolivia. La elección de aquel país tiene un componente de cómo cambió la vida de los ciudadanos. Tal vez en las elecciones de medio término las gestiones de gobierno tengamos que pagar las consecuencias del buen, mediocre o mal manejo de la pandemia. En esto me incluyo.

—El propio Evo Morales, en las elecciones del año pasado, obtuvo un resultado inferior al de su discípulo. Algo cambió en el último año.

—Lo que pasa es que la figura de Evo estaba agotada. El conflicto que se genera en Bolivia lo tiene como corresponsable. Es lo que pasó con la irrupción de una persona como el actual presidente electo, mucho más moderado. Con los antecedentes de lo que hizo el MAS en Bolivia. No cabía dudas de que iba a recuperar un caudal de votos importante. Con relación al país, la jugada de Cristina de poner a Alberto cambió el foco. Hubo dos factores que le permitieron al Frente de Todos sacar la ventaja de las PASO. Primero, este golpe de timón de Cristina poniendo a Alberto; y después, la decisión de Sergio. Sergio en esa coalición les aportó por lo menos 10 u 11 puntos. Si en las PASO la ventaja eran 4 o 5 puntos arriba de Alberto, no sé qué hubiera pasado. Tuvo mucho que ver la estrategia política en este golpe de timón de Alberto por Cristina y la incorporación de Sergio Massa. Se nota que Cristina no lo quiere. Si fuera por ella, no lo incorporaba. La Cámpora tuvo una visión mucho más estratégica de cómo afrontar el proceso electoral. También les fue bien por los errores nuestros.

—¿Hay algún paralelismo en la coalición gobernante con la que lo precedió, con tres componentes de diferente peso específico: Massa ocupa el lugar que tuvo Elisa Carrió; el peronismo tradicional el espacio del radicalismo y el kirchnerismo el del PRO? Ernesto Sanz dijo en una conferencia que si Omar Perotti y Juan Schiaretti se corrieran, se produciría un cisma en la coalición gobernante.

—Puede pasar lo que dice Sanz. Pero Cristina tiene control en el Congreso, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados. Tiene una posición de poder real dentro de la coalición gobernante importante. Me parece que la matriz del poder está en el Congreso. Además del poder territorial que tiene Cristina.

—¿No hay forma de que en la coalición gobernante actual se cambie el equilibrio de poder independientemente del resultado de las elecciones del año próximo? ¿Cristina será siempre la voz dominante?

—Cristina Kirchner siempre tendrá esa posición. En algunos temas terminará revolviendo. Más allá de las decisiones que toma el Presidente. Con él, logramos una relación mucho más profunda. Con la pandemia lo vi con una actitud, no de centro, pero sí mucho más abierta y racional. De comprensión de lo que el país necesita. Lo veo con más intención de cerrar la grieta definitivamente. A los gobernadores opositores nos trata muy bien. Se percibe también en la relación que tiene con Horacio. Más allá del último debate, tienen una excelente relación. Espero que pueda sobrellevar las situaciones internas, por el bien del país. Que los sectores kirchneristas más radicalizados lo dejen gobernar con la mesura que plantea. Eso le va a hacer muy bien al país.

“Tuve disensos con Macri sobre la pandemia y no volví a hablar desde entonces.”

—La posible derrota de los oficialismos a los que les tocó administrar la pandemia, sumada a que en 2019 la coalición gobernante logró ganar gracias a una promesa de centro y en 2020 se generaron sospechas de corrimiento hacia la posición de Cristina Kirchner, coloca al oficialismo en el escenario de derrota electoral el año próximo?

—Siempre está esa posibilidad. No puede haber economía con un dólar blue a 190. Es muy complicado, y más en una situación como la actual de las reservas y la pérdida de confianza.

—Juntos por el Cambio sacaría un certificado de adultez como coalición al no romperse en la derrota. ¿La coalición gobernante resistiría perder?

—No olvidemos que es el peronismo. Estimo que habrá una reacción en relación con la economía. El peronismo es una fuerza política fundamentalmente pragmática, que toma decisiones cuando hay que hacerlo. En algún punto, en algún momento, harán un golpe de timón para ordenar la economía. Si no, correrán un riesgo grande en la elección de medio término. Más allá de Cristina y de Alberto, hay peronismo puro. Como coalición opositora no me confiaría. Me dedicaría a hacer lo que nos corresponde. Básicamente, llevar adelante el proceso de ordenamiento y de fortalecimiento como coalición opositora. En esto el PRO tiene un rol, espero que pueda madurar y sacar chapa de partido. Y nosotros no tener tampoco una actitud de deserción en el marco de una coalición, ocupar un lugar mucho más fuerte. En ese sentido la impronta de Alfredo Cornejo, de Mario Negri y de Luis Naidenoff, por mencionar algunos, nos permite tener esa fuerza. Estaré en ese lado. Si hubiera otro Gualeguaychú, te diría que una convención del radicalismo debería discutir casi lo mismo que se debatió en aquella convención.

—¿Cómo sería en términos económicos una coalición programática de centro? El aporte de una visión superadora de la economía quizá sea un rol esencial del radicalismo.

—El radicalismo deberá establecer condiciones mucho más firmes. Hay que salir de la ortodoxia monetarista. El lineamiento económico de nuestra gestión de gobierno fue monetarismo puro y ortodoxia. Cuando planteamos situaciones de la economía real, de la vida, del crecimiento, de políticas para las economías regionales, de un país que salga de la matriz centralista y se equilibre mucho más, había problemas. Deberá haber un aporte más fuerte de parte de los economistas radicales. Es obvio que también deberán participar economistas valiosos del PRO en ese debate

—¿Economistas más de centro, como Hernán Lacunza?

—Claro.

—O Alfonso Prat-Gay, que es del radicalismo.

—Alfonso, Lacunza, el propio Martín, tienen un pensamiento menos ortodoxo. Hernán Lacunza, no digo que es del PRO. Fue asesor del bloque radical en el Senado. Más allá de su espacio, es un economista que recibió en un momento muy difícil la economía. Puede ser parte de ese pensamiento y debate que nos debemos dar para el futuro.

—Integraste la fórmula presidencial con Roberto Lavagna, a quien Raúl Alfonsín consideraba casi un radical, independientemente de su origen peronista. ¿Lavagna representa el centro económico?

—El Gobierno debería escuchar mucho a Roberto Lavagna. Creo que el Presidente lo escucha bastante. Nosotros tendríamos que haberlo hecho oportunamente. Si hay un pensamiento económico real de centro, Roberto es su fiel expresión.

—¿La línea de Larreta y de Vidal, con sus diferencias con Macri, es más afín a esa mirada de centro?

—Sí. Lo hablé bastante con Horacio. Hace algunos meses que no hablo con María Eugenia. Veo más parado en el centro a Horacio. Por eso es importante e interesante el debate dentro del PRO respecto de este tema. Va a ser una buena contribución a la coalición opositora que busque ser gobierno en 2023.

“El gran desafío de las coaliciones es que se gane en el centro y se gobierne en el centro.”

—¿En 2015 Mauricio Macri era un candidato, lo que a nivel nacional le faltaba al radicalismo, como Carlos Reutemann en su momento, que obtenía fama por el automovilismo en lugar del fútbol, pero a partir de que Macri deje de poder ser candidato, en 2023, se podría hablar de una fusión del PRO y del radicalismo?

—No sé si se puede hablar de una fusión del PRO y del radicalismo. El radicalismo nunca va a dejar de ser un partido político. Será una gran contribución fortalecernos en términos de una coalición de partidos de verdad. El posicionamiento que tiene hoy Horacio es bastante parecido a lo que planteo. A lo que planteamos un grupo de radicales: corrernos más al centro, un pensamiento sobre la economía mucho más real. Tener en cuenta la vida concreta de la gente y la producción. Un pensamiento más parecido, en términos económicos, a lo que propone Roberto Lavagna.

—Finalmente Rodríguez Larreta y Vidal construyen su visibilidad con una clásica carrera política como cualquiera dentro del radicalismo o del peronismo. Escalando posiciones, siendo secretarios, ministros, y electos para un cargo ejecutivo desde un lugar más chico a un lugar más grande. Distinto era Mauricio Macri, que venía de fuera de la política. Sin Mauricio Macri, se le facilitaría al PRO adoptar el clásico proceso de cualquier partido político.

—Espero que así sea. Me parece que Mauricio cumplió un ciclo. Su actitud será muy importante para lo que ocurra en el PRO. Será muy importante cómo se para, de qué modo deja espacios para referentes como Horacio, María Eugenia, el propio Emilio Monzó, que lo cuestiona, Rogelio Frigerio, que desde la gestión de gobierno hizo un gran aporte en esta dirección.

—¿Mauricio Macri tiene esa actitud de dejar paso a una nueva generación?

—No hablé con él últimamente. Tuvimos algunos disensos en relación con la pandemia hace cuatro meses y no volvimos a hablar. Por la aparición que tuvo, creo que quiere seguir ocupando la centralidad. Hoy no le hace bien al PRO y tampoco a la coalición.

—Séneca decía: “Mal defecto le hace el discípulo al maestro continuando discípulo”. ¿Le aconsejarías a Rodríguez Larreta que dispute el liderazgo dentro del PRO?

—Si fuera Horacio lo haría, obviamente. Pero no estoy en condiciones de dar consejos. Sería mucho. Tienen que seguir su proceso. El radicalismo no puede ser el furgón de cola de una impronta como la del PRO, con un liderazgo tan fuerte de Mauricio. Apenas ganamos la elección, salió a decir que no sería una coalición, sino que gobernaría él. Está claro que este es un país presidencialista, pero es esencial el aporte organizacional de los partidos. Si fuera Horacio, disputo la interna desde acá hasta la China.

—No podés ser reelecto en Jujuy, así que te imagino en 2023 disputando a nivel nacional.

—Falta mucho por hacer en Jujuy, pero no puedo ser reelecto. Por lo menos, estaré contribuyendo a una construcción nacional fuerte, potente, de centro. Con un grado de equilibrio del radicalismo junto al PRO, a la Coalición Cívica. Espero que también haya ese sector importante en el peronismo, que toda coalición de gobierno necesita a la hora de gobernar.

Entrevista de Jorge Fontevecchia

Fuente

2 COMENTARIOS

  1. Es racional la explicación que brinda el Gobernador Morales, pero queda una pregunta un tanto escabrosa. Si tan bien le vá al Gobierno de Jujuy con la unión de fracciones peronistas, no kirchnerista, ¿Cual ha sido el motivo que en la última eleción nacional perdiera a favor de la oposición? Si bien la elección provincial fue exitosa, la nacional resultó la pérdida de senadores y diputados que representan a nuestra porvincia. En los hechos a favor del actual se encuentran la disparidad de obras encaradas y realizadas a favor de los habitantes, y sin embargo a nivel nacional, y pese a la comunión de ideas, el elector les negó el voto. Hay que analizar en profundidad como rueda el sentimiento en cada elección.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.