Coronavirus: Descubren que más del 80% de los pacientes tienen deficiencia de vitamina D

0
blank 0 blank 0
Read Time5 Minute, 0 Second

Jujuy al día® – Se viene hablando mucho sobre los posibles beneficios de la vitamina D contra el coronavirus. Ahora, un nuevo estudio sumó otro capítulo al demostrar que más del 80% de los pacientes con Covid-19 internados en un hospital de España la tenían en cantidades deficientes.

La investigación –publicada en la Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo- arrojó además que la deficiencia de la vitamina D es más común en los hombres que en las mujeres.

La vitamina D es, en realidad, una hormona. Su deficiencia se relacionó con una variedad de problemas de salud. Y muchos estudios apuntan a su efecto beneficioso sobre el sistema inmunológico, especialmente en la protección contra las infecciones.

 “Un enfoque es identificar y tratar la deficiencia de vitamina D, especialmente en personas de alto riesgo, como los adultos mayores, los pacientes con comorbilidades, y los residentes de hogares de ancianos”, dijo el coautor del estudio, José Hernández, de la Universidad de Cantabria (España).

“El tratamiento con vitamina D debe recomendarse en pacientes con Covid-19 con bajos niveles de vitamina D circulando en la sangre, ya que este enfoque podría tener efectos beneficiosos en el sistema inmunológico y musculoesquelético”, siguió Hernández.

Los investigadores encontraron que el 82,2% de 216 pacientes con Covid-19 internados en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (España) tenían deficiencia de vitamina D. Ese porcentaje casi duplicó al grupo de control, formado por 197 personas del común de la población, donde solo el 47.2% eran deficientes.

Es importante chequear la dosis de vitamina D y, en caso de que sea deficiente, realizar una suplementación. Foto AP.

Encontraron que los pacientes con Covid-19 deficientes en vitamina D tuvieron una mayor prevalencia de hipertensión y enfermedades cardiovasculares, así como una estancia hospitalaria más prolongada que aquellos con niveles óptimos.

Los autores no hallaron relaciones entre la deficiencia de vitamina D y la gravedad de la enfermedad Covid-19, incluida la mortalidad. Aunque –indica el informe- se deben realizar más estudios, que incluyan una muestra de mayor tamaño, para determinar su impacto.

¿Cuál es el vínculo entre la vitamina D y la Covid-19?

“El efecto protector puede estar relacionado con suprimir la respuesta inflamatoria y también con reducir la gravedad o riesgo de tener un síndrome de dificultad respiratorio agudo”, explica a Clarín Virginia Busnelli, médica especialista en nutrición y directora del Centro de Endocrinología y Nutrición CRENYF.

“También existe evidencia de un metaanálisis de que le ingesta oral regular de la vitamina D2 D3 es segura y que puede proteger contra la infección aguda del tracto respiratorio, especialmente en sujetos que pueden llegar a tener deficiencia de vitamina D”, sigue la especialista.

“Por otra parte, hay algunos estudios, también experimentales y recientes, que demuestran en ratones que tienen una neumonía bilateral que la vitamina D se activa localmente en el tejido pulmonar y tiene un efecto preventivo sobre el agravamiento de esa neumonía”, completa Busnelli.

Por su parte, Karina Luna y Yésica Rega, licenciadas en nutrición de DIM Centros de Salud, explican que nuestro sistema de defensas está formado por las células Th1 y Th2. Las últimas juegan un importante papel al identificar y atacar a cualquier sustancia u organismo patógeno, que el cuerpo considere extraño, como por ejemplo el virus de la Covid-19.

La forma activa de la vitamina D incrementaría la respuesta de la Th2. Y el buen aporte de calcio ayudaría a esta tarea.

«Por tal motivo, es importante la correcta exposición al sol, consumir alimentos ricos en vitamina D y calcio, y en el caso de ser necesario, la adecuada suplementación. Esto nos ayudaría a mantener los niveles de vitamina D necesarios para poder afrontar posibles enfermedades infecciosas, entre ellas la Covid-19», dicen las nutricionistas.

Sin embargo, aclaran que “en ningún caso la alimentación, por sí misma, evita o cura la infección por coronavirus”.

La importancia de exponerse al sol

Según la doctora Busnelli, es muy difícil incorporar la vitamina D únicamente por la alimentación. Está en pocos alimentos, por ejemplo, los pescados grasos como el salmón, el atún y la caballa, y en cantidades menores en el hígado, el queso y la yema de huevo. También la encontramos en los lácteos fortificados.

La fuente natural en el ser humano es la exposición a la radiación ultravioleta del sol. Por eso, Busnelli recomienda que todas las personas tengan exposición a la luz solar, que hagan alguna actividad al aire libre.

 “Es lo que permite la interacción entre la radiación ultravioleta y 7-dehidrocolesterol en la piel, promoviendo la síntesis de vitamina D”, señala la especialista.

¿Cuánto sol es necesario? Las nutricionistas Luna y Rega responden que eso depende de varios factores. Por ejemplo, en invierno se recomienda una exposición de 20 a 30 minutos, mientras que en verano alcanza con 2 a 5 minutos, unas 3 o 4 veces por semana.

También influye la pigmentación natural de la piel: las más oscuras necesitarán más exposición solar. Y hay que tener en cuenta que a mayor edad se ve disminuida la capacidad de transformar vitamina D inactiva en activa.

Cuándo hay que tomar suplementos

Busnelli considera muy importante que todas las personas se chequeen la dosis de vitamina D y, en caso de que sea deficiente, se realice una suplementación.

Se considera deficiencia de vitamina D cuando es menor a 20/NG por mililitro. Los valores deseables son mayores a 30/NG por mililitro. Y estamos ante niveles óptimos al superar los 40-50/NG por mililitro.

“Generalmente los endocrinólogos vivimos dosando la vitamina D, porque la hipovitaminosis D se ha asociado a mayor prevalencia de enfermedades infecciosas, como la tuberculosis. También a algunas enfermedades respiratorias, virales, cardiovasculares y autoinmunes”, dice Busnelli.

El grupo de riesgo especial son los adultos mayores, donde la capacidad de síntesis de vitamina D es del 60 al 70% menor al de una persona joven. En todos los casos, es importante recurrir a un médico especialista para que nos indique la dosis necesaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.