Personas de bien, la opulencia de algunos, sembrar igualdad y otras zonceras del gobierno nacional

2
blank 2 blank 0
Read Time7 Minute, 39 Second

El titulo hubiera sido kilométrico si se le agregaban cosas como desmesura cismática, crispación serena, despenalización sin pena, persecución blanda, diálogo mudo, grieta devenida en falla (geológica), dialogo enmudecido, psicóticos lucidos y muchos otros contrastes, que además de zonceras, marcan una personalidad dual. Como si de las máscaras que simbolizan el teatro se tratara y que, además nos gobierna.

Zonzo es una designación de uso corriente en Latinoamérica, con ello se trata de describir, casi como improperio, a quien es tonto. Don Arturo Jauretche escribió una suerte de ensayo sociológico que tituló “Manual de Zonceras Argentinas”, en donde sostiene que los argentinos no somos zonzos, por el contrario, nos hacen zonzos, dice. Nosotros decimos que, al menos algunos, lo intentan repitiendo zonceras que por obvias no analizamos y, lo que es peor, a veces actuamos desde ellas.

Lo que proponemos desde aquí es justamente quebrar esa suerte de sofisma que, a través de un planteo casi axiomático elude la argumentación y cuya eficacia se asienta no tanto en la discusión sino en la falta de ella. Como dice el autor, si el zonzo analiza la zoncera, deja de ser zonzo.

En este contexto es que nos propusimos dejar de ser zonzos –por un rato- tratando de analizar algunas zonceras dichas o actuadas estas últimas semanas por ciertos “dirigentes” nacionales y locales.

Hace pocos días, tras una marcha autoconvocada por ciudadanos (por defecto “personas de mal”), la que causo escozor en el PEN y también en la sede del poder de nuestro país -el Instituto Patria-, sin pérdida de tiempo, el propio presidente aludió a la misma dejando claro su malestar e indignación pues transmitió a propios y extraños que, cuando se pueda (en coherencia con no romper la cuarentena que no existe) “personas de bien” saldrían a la calle. Claro que el presidente abrió un portal de dimensiones inimaginables ya que aludió a un concepto cuyo campo semántico da para escribir un tratado de seiscientos tomos de quinientas páginas cada uno.

Como el propósito de esta columna no es iniciar un tratado, nos limitaremos a preguntarnos ¿Quiénes son las personas de bien? ¿Quiénes son las personas de mal? ¿Quién determina esa taxonomía? ¿Existen personas que contengan ambas categorías?

A la primera inquietud no queda más remedio que responder con un “todas las personas son de bien hasta que demuestran lo contrario”. Para la segunda interrogación podemos avanzar un poco más y decir que son “Todas las personas durante el lapso en que no son personas de bien, suponiendo que no sea este un estado crónico”. La tercera cuestión es muy fácil de responder porque tiene que ver con la coyuntura y hasta con la cotidianeidad, un día estoy enojado con alguien y le lanzo un “sos persona de mal”, pero resulta que la misma persona hace algo que me conviene en el mismo día y sostengo “es una persona de bien”. Como ven, hasta aquí la volubilidad del ser humano que nos gobierna lo convierte en una suerte de zonzo ilustrado, cuya ambigüedad responde a la cuarta y última pregunta ya que él es una persona de bien y de mal, como el resto de la humanidad, claro que el resto no anda colgando etiquetas según le vaya siendo útil y/o beneficioso.

La siguiente zoncera que merece atención es aquella que pone en el banquillo de los acusados a una sociedad consecuente y bien administrada. Además de demostrar que hay días en que la persona de mal asoma, también devela una forma de concebir la igualdad sacándoles a unos que bien adquirieron su patrimonio para dárselo a otro que, no solo no sabe construir el suyo sino que dilapida su herencia. Claro que una vez que, tal carterista, se hace de su botín huye y deja a los cómplices para distraer a los que quieran perseguirlo señalando a un lado y otro la dirección en que este se dirigía, menos hacia donde se fue en realidad. Una vieja práctica del hampa. El propio carterista, mientras huía, daba un discurso en el que advertía “la opulencia de algunos”, dando a entender que estaba bien haberle robado la cartera a su víctima pues hay una especie de justicia poética que avala su accionar. Los cómplices, en su maniobrar disuasivo utilizaron el concepto de “sembrar igualdad” para tapar los reclamos de los pasajeros del colectivo en donde el robo se produjo.

La pena que da es que una y otra vez la capacidad de anticipación de la viuda del pueblo estuvo presente pues hace varios meses ya hablaba de CABA como una ciudad opulenta en la que hasta los helechos tienen agua corriente. Esto último confirma lo más arriba citado, que la sede del poder en la Argentina está en el Instituto Patria.

Una reflexión necesaria para que esta zoncera no quede como algo inocuo y hasta simpático es acudir a una célebre sentencia de Albert Einstein que no deja duda sobre lo absurdo que es quitar a unos para darle a otro creyendo que con esto iguala, cuando este decía que “Redistribuir la riqueza eliminando fortunas, es tan absurdo como eliminar a los genios para que el pueblo sea más inteligente”.

Zonceras locales

A nivel local tenemos nuestros emisores de zonceras, aunque sería bueno no dejar tan abierto el panorama pues en la abundancia es que nacen los holgazanes. Es sabido que hay amigos y enemigos, adversario y contendientes, pero lo que es realmente una zoncera es intentar emular algo que se está muy lejos de ser. En esta diluida oposición al gobierno provincial, hay quienes intentan con alguna solvencia intelectual e información disputar un espacio de poder, primero entre los del palo y luego con el oficialismo. El tema es que cuando termina de pelear con los propios ya no tiene fuerza para hacerlo con los ajenos. Una pena porque se reconocen algunos hombres y mujeres, aun militantes aspirantes a dirigir, que careciendo de herencia política intentan un destino que por ahora les es esquivo.

Los otros, los que heredaron capital político, embebidos en sus propias zonceras y falta de objetivos loables, intentan acciones que los lastiman más a ellos que a sus rivales. Aquí la zoncera es el personalismo encarnado en herencias mal gastadas y en la obtusa creencia de que en el ámbito político se puede obtener algo anteponiendo cuestiones de orden personal, claro, a no ser que sean éticas y morales, pero parece que no estaría siendo ese el factor de desencuentro.

En resumen, personas ambiguas que tratan de demostrar en cada acto, cada discurso, que todo tiempo pasado fue mejor, este en que eran gobierno, sin asumir el dolor de ya no ser. Por ello tratan de agitar situaciones amplificándolas, para que un simple error administrativo se vea como un acto de corrupción y así contribuir a la zoncera del oficialismo nacional de ponerse en las filas de las personas de bien pero, lo que aún no terminan de entender es que “la realidad no es una construcción voluntaria ni solitaria. Es colectiva. Negar eso es negar la realidad”.  

Una real aflicción es que la oposición tenga como voceros a personas que mienten en su afán de sacudirse estigmas que se autoimpusieron. Un camino corto, con pocas posibilidades de alcanzar el objetivo de acumular poder e imponer ideales o, aunque sea, formas y fondos que no se confundan los unos con los otros.

Hablando de zonceras locales, también las encontramos en el frente político constituido como oficialismo gobernante, pues hay quienes dicen y hacen zonceras que luego tratan de ocultar huyendo hacia adelante, respaldándose en la obediencia debida, como si algún verticalismo invisible anulara su propio raciocinio y revocara la voluntad de hacer las cosas bien, por ejemplo, “aconsejando” sin la condición de anteponer la defensa del sillón y el sueldo.

Lo que se observa en las filas del oficialismo es mucha deslealtad –palabra fuerte-, esto se evidencia en errores propios del dejar hacer, dejar pasar, mientras que las responsabilidades de un eventual traspié se puedan diluir en el discurso de la subordinación. Tal vez sea momento de ver si un ministro coordinador no ayudaría a encausar acciones que se convertirán luego en zonceras solo por la falta de un consejo oportuno.

Posiblemente la zoncera también se vista de ausencia, pues algunos embates que el oficialismo tuvo que afrontar no encontraron al frente gobernante codo con codo sosteniendo el mástil en donde flamea la bandera del compromiso. Hubo ausencias significativas y que más de un comentario generaron ya que, así como llegaron juntos distribuyendo espacios de poder en la administración de la provincia y escaños en la legislatura, no se vieron caras que debieron estar. Ese sayo debiera ponérselo también algún alcalde que hizo de la ausencia una forma de transitar la política, preservando imagen, probablemente con la idea de ocupar espacios en futuras acciones que requieran efectiva presencia.  

A lo que Arturo Jauretche llama ‘zonceras argentinas’ son las leyendas que ocultaban al hombre argentino la verdadera realidad del país en el que vivía, o en el que sobrevivía, sin sospechar que esas zonceras eran la madre que parió a todas las otras.

Lic. Hugo Rubén Calvó (Director en paulatino retiro)

2 COMENTARIOS

  1. Lei su nota editorial con bastante detenimiento, analizando cada párrafo que descfribe cuan equivocados estamos y como catalogamos dentro de la sociedad mundial como los «zonzos del planeta». Me parece muy acertada la denominación, máxime cuando se refiere la Arturo Jauretche y su «Manual de zonceras criollas». Es cierto que nuestras expresiones son muchas veces producto de lo que nos rodea, y como dice el refran «en el país de los ciegos, el tuerto es rey», repetimos errores de hecho que con un poco de razonamiento hubieramos enmendado de cometerlos. Tal vez la educación que hemos recibido nos ha negado ser mejores y que nos valemos de recursos muy pobres para resolver dilemas y caemos en el vulgo como solución. De cualquier manera su comentario es muy acertado y a mas de uno nos ha abierto la mente como para ser partícipes de sus expresiones. Sinceramente, muy bueno lo suyo.

  2. Lic. Hugo Calvó, le soy honesto, es la primera vez que leo un EDITORIAL
    suyo, y la verdad, es que me he sentido representado en cada una de sus
    lineas,muchas verdades y que ponen de manifiesto lo POCO que valemos
    como ciudadanos, como resultado de esos…..ZONZOS. !!!!!
    Me agradó mucho sus verdades.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.