No perdamos la oportunidad de prevenir la ludopatía

0
blank 0 blank 3
Read Time2 Minute, 36 Second

El 20 de marzo de 2019 dimos media sanción en el Senado de la Nación un proyecto de Prevención de la Ludopatía, que tiene por objeto prevenir el juego compulsivo y ofrecer a las personas información para su ayuda. Lamentablemente, hasta el momento, la Cámara de Diputados no comenzó su tratamiento, y en caso de no aprobarse este año, perdería estado parlamentario.

Es sabido que en este contexto de cuarentena por la pandemia del COVID-19, muchos debates y proyectos quedaron postergados y la Prevención de la Ludopatía es uno de ellos. Lo cierto es que la situación actual de aislamiento se superará en algún momento, los casinos y casas de apuestas volverán a abrir sus puertas en todo el territorio nacional y la falta de regulación seguirá latente.

Junto a mis pares, desde hace años venimos trabajando en esta iniciativa, ya que la ludopatía es una problemática seria de la que se habla poco, porque muchas veces el ludópata resiste de aceptar su condición o la oculta, hasta que termina afectando, por los daños que ocasiona, el ámbito familiar, laboral y social.

Es un proyecto preventivo, que se ocupa de exigir a las salas de juego entornos más saludables y cuidados, y establece campañas de difusión y prevención. Entre las disposiciones se prevé la creación de un Registro de Autoexclusión nacional, de carácter voluntario, que permitirá que las personas afectadas por la ludopatía puedan inscribirse en el mismo, generando como efecto la imposibilidad de su ingreso a cualquier sala de juego por el término de seis meses.

También, implementa medidas como la prohibición de cajeros automáticos en el interior de las salas y de los programas de fidelización y la publicidad destinada a menores. Asimismo, se implementa la exhibición de leyendas con mensajes sanitarios en lugares visibles, acompañado con el número de la línea gratuita de asistencia que se crea, y la instalación de relojes para evitar la pérdida de noción del transcurso del tiempo.

Es hora de que empecemos a pensar en la post pandemia para no quedar atrapados en un presente provisorio, sin ocuparnos de problemáticas que seguirán vigentes. La ludopatía carece de un marco jurídico, y esta orfandad le resta visibilidad a la problemática que resulta una cuestión de salud pública.

Hoy estamos a un paso. Miro hacia atrás y veo el largo camino que recorrimos hasta hoy abordando esta temática. Reuniones, jornadas, muestras. Y aquí es digno de destacar el fuerte compromiso de fundaciones y asociaciones en esta tarea de promover el juego responsable, y en especial a la Fundación WGM por sus permanentes aportes en el ámbito legislativo para avanzar en una ley.

La oportunidad de convertir en ley un proyecto de prevención de la ludopatía, después de muchas idas y vueltas, se encuentra en manos de la Cámara de Diputados, a quien le pido que dé el segundo paso y que no deje que esta media sanción pierda vigencia. Es una ocasión única para regular esta materia que tanto reclama la sociedad civil y los familiares de personas con problemas de juego.

Por Mario Fiad

Senador Nacional por Jujuy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.