Los muertos del tránsito bajaron de 16 a 5 por día en cuarentena

0
blank 0 blank 0
Read Time6 Minute, 3 Second

Piden más acciones para luchar contra la «otra pandemia»

Jujuy al día® – En las primeras semanas del aislamiento más estricto por el coronavirus, entre el 20 de marzo y los primeros días de abril -y cuando el país arrancaba una sucesión de fases con diferentes restricciones que duran hasta hoy- el tránsito en calles, avenidas y rutas se desplomó y le dio un descanso a la otra pandemia, la de la siniestralidad vial. Se estima que entre 5.800 y 7.300 personas mueren en el país en incidentes viales y es la mayor causa de muerte entre los más jovenes.

En base a cifras de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (Ministerio de Transporte), por momentos la circulación se redujo hasta el 90%, lo que provocó también un descenso en la cantidad de víctimas fatales por día: de 16,2 a 4,8, según los últimos datos oficiales, aunque algunas estimaciones hablan de 20 muertos por día. Las estadísticas fueron elaboradas entre el 13 de abril y el 21 de junio, y comparadas con las del año pasado. En estas fechas hubo un total de 338 víctimas fatales.

Sólo dentro de la Ciudad de Buenos Aires los muertos por el tránsito fueron 12 entre marzo y junio, el 30 % de los 39 que perdieron la vida en el mismo período del año pasado.

Siniestros y víctimas viales por cada jurisdicción

El resto de las víctimas estuvieron concentradas principalmente en Córdoba (45), Tucumán (42), Buenos Aires (40) y Santa Fe (35). Los conductores y las conductoras de motos conformaron el 52% del total de víctimas. Los datos reflejan que la mitad de los siniestros se dieron mayormente en entornos urbanos (calles y avenidas) y el 53% fue producto de un choque.

Cuando la curva de contagios cayó en las provincias y comenzó a escalar en el Area Metropolitana de Buenos Aires -lo que significó una segmentación en las restricciones-, la circulación volvió a subir al 50%. Desde el 11 de mayo en adelante, la circulación en el país (a excepción de AMBA, Chaco, Jujuy, Chubut, Neuquén, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe y Corrientes), continuó en aumento, con un 75% de vehículos en las calles, según las estimaciones oficiales.

La recolección de datos permite saber que el 85% de los muertos son hombres. Y que la mayor concentración de muertes (61%) se dio entre personas de 15 a 44 años.

Un dato que vale la pena tener en cuenta para comprender las cifras de muertos en el país ¿Por qué van de un rango de 5.800 a 7.300? La primer cifra es la que informa la Nación, teniendo en cuenta a las personas que mueren en el momento del incidente, y a quienes mueren en las 24 horas siguientes. Mientras que las ONG, siguiendo una recomendación de la Organización Mundial de la Salud, cuentan las muertes que ocurren hasta un mes después de ocurrido el incidente vial. Entre otras cosas porque permite evaluar además los gastos que generan en el sistema de salud la inseguridad vial.

La lupa puesta en la Ciudad permite también hacer una comparación a partir de los datos de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas. En este caso, mes a mes, entre 2018 y 2020. Durante marzo de 2018 se registraron 8 víctimas fatales; en 2019, hubo 10 personas fallecidas; y en 2020, 5 (3 murieron antes del 20 de marzo).

En abril de 2018 hubo 15 muertos; en 2019, 9; y en 2020, fueron 2 las personas fallecidas. En mayo, las cifras, año a año, fueron: 10, 8 y 3. Mientras que en junio de 2018 hubo 12 víctimas fatales; 12 también en 2019, y 2 víctimas fatales en 2020. En conclusión, los datos arrojan una baja de muertes del 80%.

Estas estadísticas no tomaron en cuenta uno de los casos más impactantes de las últimas semanas en la Ciudad: la muerte de Lucas Peralta Luna, un repartidor de 21 años, en Villa Crespo. El 10 de julio el joven fue atropellado por Sebastián Gabriel Di Pietro, quien conducía una camioneta Dodge Journey, con 1,7 de alcohol en sangre y a más de 100 kilómetros por hora, según los abogados de la familia de la víctima. Se esperan las pericias accidentológicas de este incidente, que terminó además con otra persona que fue herida de gravedad; la camioneta que conducía Di Pietro quedó arriba de la vereda, rompió un semáforo, una caja de luz, un contenedor de basura y la vidriera de una pizzería. Fue indagado por el homicidio y por violar la cuarentena, pero se negó a declarar. Y fue excarcelado.

La traza con mayor siniestralidad de la Ciudad, la avenida General Paz, redujo un 76% los siniestros viales con lesionados; y un 100% los siniestros fatales.

Alejandro González, titular de la ONG Creando Conciencia, está alerta a lo que ocurre en las calles, aún cuando la circulación en AMBA no es plena: «Me preocupa lo emocional frente al volante. Los estados de ánimo están alterados y esto se termina trasladando a la conducción», advierte. Gonzalez cree que la pandemia puede ser una oportunidad para aplicar conceptos que se trasladen a la seguridad vial: «Particularmente en Argentina, hemos visto que cuando el Estado se puso al frente de lo que se considera una causa de salud pública, se lograron activar protocolos, controles y se está trabajando en la prevención. El Covid también dejó en claro que afecta a todos los grupos sociales y etarios. Todo podemos trasladarlo a los siniestros viales. Por eso necesitamos que los gobiernos hagan lo mismo, que pongan en sus agendas a las muertes viales como una cuestión de Estado», reclamó el especialista en seguridad vial.

En tiempos de cuarentena, la Ciudad fue uno de los primeros distritos del país en incorporar el uso del barbijo obligatorio. El acatamiento de la medida sanitaria es claramente muy alto. En el transporte público, en las veredas, en las plazas, en los supermercados, chicos y grandes, la enorme mayoría de los porteños cumple. Igual con las normas básicas de higiene.

En una encuesta reciente, publicada por la Dirección General de Antropología Urbana porteña y de la que participaron casi 30 mil vecinos, el 91% aseguró que incorporó el lavado frecuente de manos y el 84% el uso de alcohol en gel. Aunque estos comportamiento no tienen nada que ver con la seguridad vial, sí reflejan que los hábitos y las costumbres pueden cambiar. «Podemos aprender de lo que está pasando en este momento.

Si estamos cambiando nuestros hábitos y nos estamos apegando a las indicaciones sanitarias y de los gobiernos, por qué no pensar que esto se puede trasladar a la seguridad vial», se preguntó Viviam Perrone, de la ONG Madres del Dolor. Por supuesto, Perrone entiende que son políticas que deben motorizarse desde el Estado. «Faltan más comunicación, difundir las estadísticas, campañas y concientización.

Sabemos que muere una mujer cada 30 horas por casos de violencia, pero sabemos que casi cada hora muere una persona víctima de la inseguridad vial. Creo que es una oportunidad para concientizar a los más jovenes», opinó la mamá de Kevin Sedano, el joven que en 2002 fue atropellado por Eduardo Sukiassian, quien no paró a asistirlo y lo abandonó en la calle.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.