#odiAR: una controvertida aplicación cuyo lanzamiento planea el gobierno nacional

2
Read Time7 Minute, 48 Second

En que consiste esta nueva aplicación, sus usos, al alcance de quien esta y cuando se prevé el lanzamiento.

“Mark Hawthorne –alias Hate Man– fundó hace décadas una corriente filosófica que podríamos denominar oposicionismo. Vivía como un indigente en las calles de Berkeley, California, despotricando contra todo y todos. Deseaba a los transeúntes que tuvieran el peor día de su vida y empezaba cualquier conversación con un “te odio”. ¿Qué reivindicaban Hawthorne y sus seguidores con su provocadora actitud? La honestidad sobre los sentimientos negativos como forma de establecer relaciones sinceras. Es más, Hate Man sostenía que “en el fondo del buenismo, de la aparente necesidad de mostrar siempre una actitud positiva, hay una profunda hipocresía”.

Tal vez los creadores e impulsores de la aplicación #odiAR adhirieron a la corriente filosófica que creó Hate Man para obtener sanas relaciones y combatir la hipocresía, pero con un propósito distinto, tal vez, el de que el buenismo vaya ganando terreno.

De cualquier manera, amerita que vayamos despejando significados y usos de las palabras y conceptos como odio, odiador y discurso del odio para que no cometamos el error de confundirnos con expresiones a las que algunos hoy le están dedicando buena parte de su espacio y tiempo mediático. Posiblemente con la intención de alimentar una suerte de culpa colectiva al señalar a cualesquiera como odiadores o personeros del odio, como antes se hiciera con otras palabras o conceptos que dividía entre propios y ajenos o, en el mejor de los casos, entre buenos y malos.

El odio

La palabra odio, como sustantivo,  se asocia con el intento por rechazar o eliminar aquello que genera disgusto o repulsión, sea a una persona, cosa, o fenómeno.

El objeto del odio no es algo arbitrario, por alguna razón nació ese odio y, probablemente, este se fue multiplicando, reproduciendo y hasta representándose en figuras cuyos perfiles son similares.

El odiador

Desde la antigüedad existe el concepto del odiador para describir a quien se ocupaba de destruir el capital simbólico de figuras públicas que solían atraer la admiración de la comunidad.

Sobre esto no hay nada que agregar, excepto la insólita y renovada intencionalidad, asociada al victimismo, de generar un humor social adverso a las críticas de la que son objeto el oficialismo y sus actores, calificándolas, quitándoles el valor, alegando un supuesto odio, aunque sin describir odio a qué.

Discurso del odio

Para determinar la existencia de un discurso de odio es necesario que ciertos criterios estén presentes y/o se combinen pues las diversas opiniones e interpretaciones han hecho difícil definir categóricamente si éstos se presentan en contextos algo forzados.

En 2015 el especialista en temas de discriminación y derecho, Gustavo Ariel Kaufman, propuso una fórmula que establece que para afirmar que un discurso de odio ha sido emitido, «se debe contar con ciertos criterios, siempre en un contexto dado”.

Si bien los criterios son cuatro, estos se podría resumir utilizando palabras que se encuentran a modo de factor común en cada uno de ellos. Estas son: vulnerabilidad, discriminación, humillación, degradación, denigración, prejuicios, malignidad e intencionalidad.

Como más arriba se dice, para que la propuesta de Kaufman funcione, es necesario que dichos criterios se desarrollen en contextos dados. “Por contexto, el autor se refiere a una situación desarrollada en un lugar y tiempo determinados, en la que un grupo de individuos deba ser reconocido como discriminado; el discurso pueda ser considerado, con base en buenas razones, como humillante y perjudicial por los integrantes del grupo en cuestión; y que la malignidad y la intencionalidad de tal discurso se identifiqué en las acciones del emisor”.​

Con esto ya tenemos una buena base para avanzar sin temor a ser señalados como parciales.

En que consiste esta nueva aplicación, sus usos, al alcance de quien esta y cuando se prevé el lanzamiento

Avancemos entonces en la descripción de la aplicación #odiAR como un instrumento que se utilizará para, primero detectar y luego denunciar a quienes sean considerados odiadores o participes de discurso de odio.

El sistema es sencillo, pues contiene herramientas básicas como un traductor de voz a texto, esta que ingresa por el micrófono del celular, luego el texto es enviado directamente a una base de datos en la se cargaron palabras relacionadas con el odio como sustantivo y odiar como verbo transitivo y que filtran a la persona que emite las mismas. También permite obtener imágenes de la persona a través de un escáner y agregarlo a otra base de datos en donde se dividen los odiadores detectados con los potenciales odiadores.

Las palabras y conceptos filtro que están cargadas en la base de datos y que el oficialismo asocia con expresiones de odio no son muchas y, hasta donde esta columna pudo investigar, serian: Cristina, Alberto, Báez, López (Cristobal y José), De Vido, Zannini, Cafiero, Kichner, Máximo, Campora, Fernández (cualquiera), Parrilli, Boudou, Baratta, Jaime, Schiavi, D’Elía, Milani, Carlotto, Bonafini, Sala, Moyano, Gutiérrez (secretario de Cristina recientemente asesinado) Seychelles, Corrupción, Asociación Ilícita, Enriquecimiento Ilícito, Suicidio, Magnicidio, Secretario, Custodio, Sinceramente, Bolsos, Rosadita, Coima, Traición a la Patria, Procesada, Procesado, Prisión, Domiciliaria, Pindonga, Cuchuflito, Machirulo, Convicto, PBI, Infectadura, Facho, Fascismo, Grieta, Gorila, Cacerolazo y algunas otras cara a su concepción de cientistas sociales.  

Quienes serán los que tendrán acceso a la aplicación #odiAR

Está previsto que la distribución se haga, no desde los repositorios habituales, Google Play y App Store (Aunque esta última podría estar reservada a todos los militantes nacionales y populares), sino desde la página del Instituto Patria. Desde allí se podrá bajar e instalar en el celular, claro que para eso se debe estar registrado como usuario (Lease militante) con una antigüedad no menor a 5 años.

Se espera que los usuarios de #odiAR hagan el trabajo de campo organizados en equipos, los que se distribuirán por rubro, los habrá quienes se encarguen del seguimiento de periodistas y medios de comunicación, otros a dirigentes políticos y sindicales de la oposición, algunos a intelectuales y miembros de los colectivos de la cultura considerados odiadores seriales y algún empresario que otro.

Para cuando se espera el lanzamiento

Fuentes consultadas y que rogaron por la discreción informaron a esta columna que la aplicación está en periodo de prueba y que por ahora solo la están utilizando el presidente, el jefe de gabinete, los segunda y tercera línea del ejecutivo nacional, algún legislador (senador o diputado), poquísimos  formadores de opinión y varios periodistas prepagos con dedicación exclusiva. Aunque la fuente asegura que antes del fin de agosto ya estará disponible para quienes estén acordes con el perfil antes descripto. Nos pidieron que llevemos calma a aquellos que se salen de la vaina por obtener esta fabulosa herramienta que contribuirá sin duda a pacificar y cerrar la grieta que nadie sabe quién abrió, ni cuándo, ni para qué.

Tal vez, sólo tal vez, la aplicación #odiAR sea el primer paso a dar antes de que se cuente con un instrumento legal que penalice a todo aquel que sea considerado un odiador, al mejor estilo de la dictadura venezolana, la que no dudó en promulgar una controvertida y autoritaria norma: la “Ley Constitucional contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia” -tal es su título completo-, más conocida como Ley contra el Odio. A través de la cual se fijan penas de hasta 20 años de cárcel y otras sanciones, tales como multas a empresas y medios electrónicos, proscripción de partidos políticos y clausura de medios de comunicación a quienes difundan mensajes considerados de odio. Claro que a Maduro le faltó el aporte que nuestro presidente si recibió del grupo de científicos que lo rodea ya que en Venezuela no existe una aplicación #odiAR que le haya ido allanado el camino a la ley llamada “contra el odio”. Por las dudas estemos atentos, no vaya a ser que Moreau, Peñafort o algún otro que nos tiene acostumbrado a los mensajes de amor y paz ya estén con la lapicera en la mano.

Para finalizar esta columna, que no pretende otra cosa que adelantar lo que se viene en materia de tecnología, amerita alguna reflexión sobre lo que nos hace el odio que se ejerce, tanto como el que se denuncia, aunque sea discursivamente. Para ello necesariamente debemos regresar a los conceptos de Mark Hawthorne con el que iniciamos. Este se refería a la honestidad sobre los sentimientos negativos como forma de establecer relaciones sinceras. A que en el discurso del buenismo, de la aparente necesidad de mostrar siempre una actitud positiva, hay una profunda hipocresía”. Entonces entre uno y otro no nos queda más que elegir pues el odio es inherente al ser humano, no está ausente aún como colectivo, o somos honesto y lo blanqueamos o lo enmascaramos detrás de la hipocresía. Si no queremos tomar posición (aunque esa sería una forma de aceptar el buenismo) podríamos adherir al postulado de Friedrich Nietzsche quien advirtió que el odio “sirve para mantener un cierto estado de alerta intelectual. En situaciones tan peligrosas como el falso consenso grupal –cuando creemos que todos estamos de acuerdo, aunque no sea así, por mantener la cohesión– solo los odiadores son capaces de actuar con lucidez. Algo que resultaría muy útil cuando, en el pasado de la especie, las decisiones colectivas equivocadas a veces suponían la muerte”.

Lic. Hugo Rubén Calvó (Director en paulatino retiro)

blank 5 blank 4

2 COMENTARIOS

  1. PERDÓN, Sres de JUJUYALDIA, Una «pregun-tonta»»…¿¿¿¿ DONDE FUERON
    A PARA MIS .¡¡¡ DOS (2) COMENTARIOS, (que recién observo), QUE
    HA SIDO……….¡¡¡¡ BORRADOS !!!!….????????…¿¿¿¿¿ Cómo, ya tiene
    VIGENCIA LA NUEVA LEY DEL ODIO ?????????????????????????????
    PD. además debo decirles, que en NINGÚN momento (en lo comentarios)
    fueron hechos con intencionalidad de ODIO, hacia NADA Y/O NADIE en
    particular, solo han descripto una situación generalizada, de un estado
    de animosidad, que ESTA FLOTANDO en el aire, y se percibe en TODO
    MOMENTO de la vida diaria.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.