129 años que nos obligan a ser protagonistas

1
Read Time3 Minute, 19 Second
blank

Este 26 de junio estamos celebrando un nuevo aniversario de nuestra venerada Unión Cívica Radical. Hace hoy 129 años que Leandro N. Alem, junto a un grupo de jóvenes revolucionarios levantaron las banderas de un partido que, desde ese momento, sentó sus bases para la conquista del sufragio obligatorio y secreto y la edificación de una democracia liberal en el país. Luego, a lo largo de los años, nos tocó varias veces reconstituir aquello que se comenzó a construir entonces y muchos quisieron destruir, la Democracia.

Quienes militamos en la UCR pertenecemos al primer partido político moderno del país, y el más antiguo en actividad de todo Latinoamérica. Nuestra historia está marcada por una ideología igualitaria, por la conquista de derechos sociales, por la educación y la salud pública, por la cultura del trabajo, y por la lucha por los excluidos. Todo eso conjugado por la Democracia.

Lamentablemente hoy nos toca vivir una de las mayores crisis de nuestra historia, desencadenada por una pandemia que golpeó fuerte en todo el mundo. Lo que comenzó como un problema sanitario, se convirtió en una crisis que afectó todos los cimientos de nuestra sociedad, profundizando muchos problemas con los que convivimos desde hace décadas. Uno de ellos es el avasallamiento de la Democracia a través de la subordinación de sus instituciones, lo que nos da una tarea, repararla.

No voy a entrar en detalles de las medidas tomadas por el gobierno nacional, muchas de las cuales acompañamos, tanto desde el Congreso de la Nación, como de las provincias en las que somos gobierno. Las acompañamos con la responsabilidad y con la convicción de que eran medidas necesarias que venían a traer soluciones.

Sin embargo, con el paso del tiempo -estamos cerca de cumplir los 100 días de cuarentena- empezamos a ver que las medidas tomadas dejaron de traer soluciones y comenzaron a ir en contra de los intereses de los ciudadanos y también, en contra de nuestras convicciones.

Ante esto, tal cual nos lo exige nuestra historia, volvimos a levantar nuestra principal bandera: la construcción y defensa de la Democracia. Así lo hicimos, amparando a los jubilados, a quienes le suspendieron la fórmula actualización jubilatoria porque “era imposible de pagar”. Protegiendo a nuestras industrias, a los productores y a los trabajadores, a todos ellos, porque son el motor que necesitaremos para reactivar la actividad económica de nuestro país. Defendiendo, también, a nuestras Instituciones y sobre todo, a nuestra Constitución, que parece estar olvidada en estos días. Eso también es Democracia.

Hoy, no somos gobierno nacional, no nos corresponde tomar decisiones. Sin embargo, nuestro ADN nos obliga a buscar un país más justo. Por eso, presentamos proyectos y documentos para poder salir progresivamente de esta cuarentena, de forma ordenada, sufriendo el menor daño posible. Un daño que ya está hecho, en todas las esferas de nuestra sociedad.

Lamentablemente, nuestras ideas no fueron tenidas en cuenta, no porque tengan un mejor plan, sino porque está claro que no tienen uno que les indique cómo salir de esta cuarentena. No nos escucharon, por el solo hecho de ser oposición.

Sin embargo, nuestra historia nos obliga a ser protagonistas en esta crisis. Y vamos a serlo, con nuestros valores y nuestras convicciones. No para poner palos en las ruedas, sino para exigir que se respeten los derechos de todos los argentinos, evitando que haya más excluidos. Esos excluidos que ya no solo son fruto de la pobreza, sino que ahora son consecuencia de la grieta que divide a nuestro país. Por eso, nuestro deber como radicales, es trabajar para cerrar esa grieta que tanto daño nos está haciendo. Así como en 1891 nos tocó incluir a clases sociales relegadas -la grieta de entonces- e iniciar el camino hacia una Democracia participativa, hoy debemos, una vez más, reconstituirla. La Democracia no es solo una palabra que se utiliza, veces como escudo y otras como ariete, es la matriz de todo lo bueno a lo que aspiramos los radicales. Seamos protagonistas.

Mario Fiad

blank 1 blank 2

1 COMENTARIO

  1. Sr Mario Faid, Es verdad, en TODA democracia es necesario que las
    distintas fuerzas políticas esten balanceadas,para que de esa forma,
    las mayorías ( y también «esas mayorías» TOTALITARIAS Y
    FUNDAMENTALISTAS que creen,ser los DUEÑOS de las vidas y destinos,
    de aquellos ciudadanos que NO piensan igual que ellas) NO produzcan
    acciones ,que en un elevado porcentaje, RAYAN en lo delictual.
    Ahora,bien,TAMBIÉN es necesario,de su parte (Sr. M.Faid) o del partido,
    un acto de AUTO-CRÍTICA, ya es bien notorio, que los GRUESOS
    HORRORES y/o ERRORES, que cometió el último gobierno, ha
    producido un verdadero VACÍO en la sociedad argentina,y que fuera
    llenado, por gente que solo saben GENERAR MAS ODIO Y RENCOR,
    Hemos VUELTO a un pasado (NEFASTO) que mucha, pero muuucha
    gente, creyó que solo se iba a convertir en UN PASADO DE NUNCA
    VOLVER, y que quedaría en el olvido de la sociedad , PERO NO FUE ASÍ.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.