Nuestra Bandera azul y blanca. Porqué así era, azul y blanca

0
blank 2 blank 0
Read Time8 Minute, 19 Second

El 13 de febrero a orillas del Río Pasaje, hoy llamado Juramento, en Salta, Belgrano hace jurar a sus tropas fidelidad a la Asamblea del Año XIII, la que hacía muy pocos días había iniciado sus sesiones. Allí ondeó la bandera azul y blanca.

Diciendo estas palabras:

La bandera diseñada por Belgrano fue conducida por el Mayor General Díaz Vélez, a quien llevaba en medio el Coronel Martín Rodríguez y el General Belgrano escoltados por una compañía de granaderos que marchaban al son de música. La ocasión dio lugar al rebautizo del río con el nombre de Juramento.

En esa oportunidad Belgrano exhortó a la Asamblea reunida en Buenos Aires: “Todos se felicitan por considerarse ya revestidos con el carácter de hombres libres, y las más ardientes protestas de morir antes de volver a ser esclavos. Deben afianzar las esperanzas de cimentar muy en breve el gran edificio de nuestra libertad civil”.

El 3 de marzo de 1812, el Gobierno Nacional le prohibió al General Belgrano utilizar la bandera por razones de política internacional ordenándole que la ocultara y que la reemplazara por la que se había usado en la Fortaleza de Buenos Aires (la bandera española).  El Triunvirato amonestó por ello a Belgrano el 27 de junio, quien contestó el 18 de julio diciendo: “La guardaré silenciosamente para enarbolarla cuando se produzca un gran triunfo de nuestras armas”. El 24 de julio la entregó al Cabildo de Jujuy. El triunfo lo obtuvo él mismo el 24 de septiembre de 1812 en la Batalla de Tucumán.

El que le prohibió a Belgrano el uso de la bandera, fue nada más y nada menos que Bernardino Rivadavia.

El mismo que le suspendió el pago de la pension a San Martin, y disuelve el Regimiento de Granaderos a Caballo para que no se tenga memoria de San Martín.

Tambien rechaza los 40.000 pesos en oro –casi tres millones de dólares actuales-, que la Asamblea del Año XIII le otorga por las victorias de Salta y Tucumán, y los destina a la construcción de cuatro escuelas.

Esos fondos nunca llegaron a destino. En 1823 Rivadavia no sabía dónde  estaban, hasta que en 1858 Amadeo Jcques dijo que el dinero había sido depositado en el Banco Provincia, creado por la dupla Martín Rodríguez – Bernardino Rivadavia. Recién en 1870 el Estado bonaerense reconoció que los fondos y los importantes intereses devengados se encontraban bajo la jurisdicción de la Junta del Crédito Público de la Provincia de Buenos Aires, pero no estaban disponibles. 

Estas escuelas, para lo que él había donado su paga se levantaron después de mucho tiempo. La de Tarija (Bolivia) se inauguró en 1974. La de Santiago del Estero, con fondos propios, en 1822 y funcionó hasta 1826.

La de Jujuy, también con fondos propios, fue inaugurada en 1825 y debió ser cerrada en 1828, después de 191 años, en el 2004 fue reinaugurada. La de Tucumán, la más emblemática, el general Bussi, quiso profanar el legado de Belgrano creando la Escuela de la Patria. Belgrano se hubiera levantado de la tumba viendo esto. Y luego de idas y venidas la escuela nunca fue terminada.

Juramento del Río Pasaje

Ya caído el Primer Triunvirato, en enero de 1813 Belgrano volvió a confeccionar otra bandera, lo cual fue tolerado por la Asamblea del Año XIII al iniciar sus deliberaciones el 31 de enero de 1813, debido probablemente a que sería usada como bandera del Ejército del Norte, y no del Estado. En El Redactor cuando se comenta la sesión del 4 de marzo de 1813 se felicita a la Asamblea por: ver exaltado el pabellón de la Patria en el primer período de su feliz instalación.

El día 13 de febrero de 1813, después de cruzar el Río Pasaje (desde entonces llamado también Juramento), el Ejército del Norte prestó juramento de obediencia a la soberanía de la Asamblea del Año XIII y fue Eustoquio Díaz Vélez, como mayor general, quien, además de conducir la bandera reconocida por la Asamblea, tomó juramento de fidelidad a la misma al general Belgrano, quien después hizo lo propio con Díaz Vélez y el resto del ejército.

Cumpliendo con lo que Vuestra Excelencia me ordena con fecha 1° del corriente, procedí este día a prestar el reconocimiento y competente juramento de obediencia a la soberana representación de la Asamblea Nacional bajo la solemnidad respetuosa de las armas a mi mando, y según la fórmula que V.E. me prescribe. El acto creo haber sido uno de los más solemnes que se han celebrado en toda la época de nuestra feliz revolución. La bandera del Ejército fue conducida por el Mayor General D. Eustoquio Díaz Vélez, a quien llevábamos en medio el Coronel Don Martín Rodríguez y yo escoltados de una compañía de granaderos que marchaba al son de música. Formando el Ejército en cuadro, se situó en medio dicho Mayor General con la bandera, proclamé al ejército, anunciándole la nueva que motivaba aquel acto, e hice leer en voz alta el oficio circular de V.E. e impreso adjunto. Inmediatamente presté, por mi parte, el juramento a presencia de las tropas, y bajo la fórmula prescripta, ante el Mayor General, quien lo ejecutó del mismo modo ante mí. Continuaron después los coroneles y comandantes del ejército y, concluido el juramento de éstos, interrogué bajo la misma fórmula a todos los individuos que formaban el cuadro, quienes con sus expresiones y la alegría de sus semblantes, manifestaban la sinceridad de sus promesas y el júbilo que había causado en todos, el logro de sus justos deseos. Colocando después, el Mayor General, su espada en cruz con la asta bandera, todas las tropas en desfilada, la fueron besando de uno en uno, y finalizado éste acto, volvió el mismo Mayor General con la bandera hasta el lugar de mi alojamiento a la cabeza de todos los cuerpos, que le seguían a son de música. Yo no puedo manifestar a V.E. cuanto ha sido el regocijo de las tropas y demás individuos que siguen a éste ejército: una recíproca felicitación de todos por considerarse ya revestidos con el carácter de hombres libres, y las más ardientes y reiteradas protestas de morir antes de volver a ser esclavos, han sido las expresiones comunes con que han celebrado tan feliz nueva y que deben afianzar las esperanzas de cimentar, muy en breve, el gran edificio de nuestra libertad civil.

(Fragmento de Eustoquio Díaz Vélez. Soldado de la Independencia y de la Organización Nacional)

El hecho fue narrado por el Coronel Lorenzo Lugones en sus Recuerdos históricos, mencionando que la bandera era blanca y azul:

Llegamos al Río del Pasaje, punto de reunión general para el ejército, y aquí se recuerda un acto solemne, digno de la historia. Habiendo el ejército formado en parada conforme á la orden general, se presentó en el cuadro, Belgrano con una bandera blanca y azul en la mano que la colocó con mucha circunspección y reverencia en un altar situado en medio del cuadro, proclamó enérgica y alusivamente y concluyó diciendo; «Este será el color de la nueva divisa con que marcharán á la lid los nuevos campeones de la Patria» (…) El ejército ratificó su juramento besando una cruz que formaba la espada de Belgrano, tendida horizontalmente sobre el asta de la bandera: con este ceremonial concluyó el acto y el ejército quedó dispuesto para la primera señal de partida.

A distancia de cien pasos del paso del río, sobre la ribera que gira al oeste, á la altura de un notable barranco, había un árbol que por su magnitud se distinguía sobre todos los de sus cercanías; limpiando una parte de su corteza, hacia media altura de un hombre, en medio de un círculo de palma y laurel, dibujado en el tronco del árbol se grabó una inscripción que decía; Río del Juramento, y más abajo la siguiente estrofa:

“Triunfaréis de los tiranos Y á la patria daréis gloria Si, fieles americanos Juráis obtener victoria”.

Nace la Bandera Nacional

Si bien es cierto que el juramento a orillas del Río Pasaje fue a la Asamblea del Año XIII y no a la bandera, no es menos cierto que ese día, el 13 de fe¬brero de 1813, nació la Bandera Nacional. Así lo afirma desde 1959, la Cátedra de Historia del Departamento de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta (ex UNT).

Desde entonces se bregó insistentemente por divulgar el genuino significado de lo acontecido en el Río Juramento, habiéndose llegado incluso a reconocer el lugar de la ceremonia gracias al aporte de un criollo del lugar, don Baltazar Guzmán.

Por su aporte, la Cátedra de Historia de Salta, en representación de la Universidad Nacional de Tucumán, entregó a Don Baltazar una medalla de plata en 1960.

La Fidelidad a la Asamblea del Año XIII y la Jura a la Bandera Nacional son hitos de la historia de la emancipación nacional. El triunfo en Tucumán protagonizado por el General Manuel Belgrano, ocasionó la caída del primer Triunvirato y posibilitó que surja el segundo Triunvirato, mediante una Asamblea el 29 de enero de 1813.

 Dicha asamblea se declaró soberana y contó por primera vez con diputados de la Nación y se creó el cargo de Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, dejando de lado la invocación al rey

Fernando VII.

Los ricos de la Argentina, enriquecidos a costa del país y del trabajo de su gente, se enorgullecen en decir que Belgrano murió pobre. Según sus leyes de la obediencia y el ejemplo, no hay nada mejor para los demás que morir pobre. Aprender a morir como se nace, sin disputarles los ataúdes de roble, los herrajes de oro, las necrológicas de pago y las exclusivas parcelas en los cementerios privados, es una gran virtud, en la escala de valores de los que viven de la Bolsa de valores.

Felipe Pigna

Recopilación de datos:

Guillermo Sobral Junio  de 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.