Mario Lobo, el goleador que compraron por 6 pares de botines y 5 pelotas y terminó como ídolo

0
blank 21 blank 1
Read Time9 Minute, 50 Second

«En Jujuy nadie prepara los guisos de arroz como yo. Me salen jugosos, sabrosos. Los probas y no podés parar de comer». 

blank

Jujuy al día® – La frase es de Mario Humberto Lobo, esa gloria jujeña que brilló en Gimnasia y Esgrima y que se cansó de romper redes en la década del 90. Pero los goles a Boca en la Bombonera, a River en el Monumental, a San Lorenzo en el Gasómetro, a Racing en un clásico de Avellaneda o los tres de chilena que hizo en toda su carrera no son las cuestiones que más lo llenan de orgullo; el guiso de arroz, sí.

«Mi primer guiso lo hice a los 9 años y me salió quemado, feo, un espanto. Cada tanto mi vieja, la Pacha, se peleaba con mi viejo, Humberto, y se iba con mi hermana y mi hermano Gonzalo a la casa de mi abuela. Yo me quedaba con mi papá y con mi hermano menor, Luis, que tendría 5 años. Mi viejo trabajaba todo el día de colectivero y muchas veces nos quedábamos solos con Luis. Una noche teníamos un poco de hambre y me animé a cocinar. También quería sorprender a mi viejo con el guiso. Ni idea de dónde saqué la receta o la idea. Pero me salió horrible. De ahí en más fui mejorando y mejorando… Y hoy mis hijos pueden dar fe de que mis guisos son los mejores de todos», le cuenta Mario Lobo a Clarín desde su Jujuy querido.

-¿Fue dura esa infancia?

-Siempre cuento que, como mínimo, teníamos un mate cocido y un cacho de pan para comer. Mis padres trabajaron para darnos lo mejor a mí y a mis cuatro hermanos. Hubo épocas buenas y otras peores. Mi viejo, que era tucumano, vino a jugar al fútbol a Gimnasia, pero nunca pudo debutar. Los que lo vieron dicen que era mucho mejor que yo y que mi hermano Luis, que también jugó y fue capitán del Lobo por muchos años. Mi viejo dejó de jugar, se puso a trabajar y conoció a mi vieja. Pasé la infancia entre nuestra casa del barrio Santa Rosa y la casa de mi abuela, en San Pedrito. Mis viejos cada tanto se peleaban y nos dividíamos: dos para un lado y dos para el otro; más tarde nacería mi quinto hermano. Yo siempre me quedaba con Luis y, como era el mayor, le cocinaba. Un par de días a la semana el párroco Marcelo Gottig, profesor de música y fanático del fútbol, del Colegio Salvador, me daba dos sanguches en vez de uno. Yo iba al Salvador y ahí jugaba al Baby. Mi única condición era que me dieran dos sánguches: uno para mí y el otro para Luis. Con eso tirábamos.

-¿Se quedaban mucho tiempo solos?

-No, unos días… Unas semanas, como mucho… Después se juntaban y se volvían a pelear. Pero eran peleas por cuestiones menores o no tan graves. Parece que eran temperamentales los dos. Igual, la casa de mi abuela quedaba cerca, así que íbamos y veníamos. Ahí empezamos a jugar al fútbol y nos hicimos fanáticos de Gimnasia.

-¿Qué recuerdos tenés del barrio?

-​Los mejores, porque jugábamos al fútbol todo el día. Era un barrio de clase trabajadora y nosotros teníamos una casa linda, grande, con tres habitaciones. Vivimos ahí hasta que llegó la mala.

-¿La mala?

-A mis viejos se les complicó para seguir pagando el crédito y nos estaban por rematar la casa. La pudieron vender, por suerte, pero nos tuvimos que mudar a una pensión. Ahí vivíamos los 6 en una habitación. Me dio mucha bronca esa situación y me dije que tenía que ayudar a mi vieja. Sabía que con lo único que la podía ayudar era con las piernas.

-¿Qué edad tenías?

-Tendría 13 o 14. Yo ya había abandonado la Secundaria después de hacer toda la Primaria en El Salvador. Empecé a jugar en el Club Policial, que disputaba el torneo local, y me dieron un trabajo de mensajero. Debuté a los 17 años y a los 18 me tuve que ir a Buenos Aires a hacer la colimba, en el año 1983.

-¿Hiciste la «colimba»?

-Sí, en la Infantería de Marina de Retiro, en el Batallón de Seguridad. La pasé mal como todos, pero aprendí a valorar a mi familia y a mi pueblo. Lloraba todas las noches. Pero cada 15 días me daban permiso para viajar a Jujuy y jugar en el Policial. En la colimba también se jugaba mucho al fútbol y un oficial me quiso llevar a Independiente y otro a Boca. Pero querían que sacara el pase gratis y Policial pedía mucha plata.

-¿En qué momento llegás a Gimnasia?

-En el 85, seis meses después de que volví de la colimba. Anduve bien en Policial y me querían Gimnasia y Atlético Ledesma, donde estaba Don Ángel Tulio Zof como entrenador. Fui a Gimnasia porque era hincha y porque ofertaba más por el pase.

-¿Cuánto pagaron el pase?

-Seis pares de botines y cinco pelotas.

Cuenta Mario Lobo que tuvo dos momentos de revelaciones y ambos fueron similares. El primero sucedió en la cancha de Gimnasia, cuando tenía 12 años. Le dijo a un amigo que él iba a jugar en esa cancha. El segundo fue el 24 de abril de 1984, la noche en que Independiente le ganó a Olimpia 3-2 por Copa Libertadores. También le comentó a un compañero de la colimba («Nos dejaban pasar gratis con el carnet de la Marina») que él iba a jugar en esa cancha. Lobo cumplió con las dos profecías.

-¿Cuándo y cómo llegás a Independiente?

-Jugué un par de temporadas con Gimnasia en la B Nacional y me llegó la oportunidad de probarme en Independiente. Fui un lunes y entrené con la Primera toda una semana en el club de Regatas. Estaban Bochini, Villaverde, Monzón, Clausen, Giusti, Marangoni, Barberón. El Pato Pastoriza era el técnico. El viernes hubo una práctica de fútbol y yo jugué para los suplentes. En una jugada subió Clausen con la pelota dominada y yo lo corrí, me tiré al piso y se la saqué en el área nuestra. Ahí me gané a Pastoriza. «Jujuy tiene un hambre de gloria bárbaro», dijo el Pato. Firmé a préstamo por un año y meses después me compraron en 30 mil dólares.

-¿Cómo te fue en Independiente?

-Bien. Jugué bastantes partidos, hice algunos goles, recuerdo dos que le hice al Loco Gatti en Avellaneda en una Liguilla Pre Libertadores. En ese tiempo me fui cuatro meses a Sporting de Cristal, de Perú, para jugar la Libertadores y también le hice dos goles a Boca en la Bombonera, pero ya atajaba Navarro Montoya. Volví al Rojo, estuve un par de meses y llegó la oferta a préstamo de Japón: no pude decir que no.

-¿Te fuiste por el dinero?

-El Indio Solari era el técnico de Independiente y me dijo que vaya. En Japón fue en el lugar que más plata hice en mi carrera. Jugué en el All Nippon con el Pelado Moner. Además de la plata, me dieron dos pasajes de ida y dos de vuelta, así que viajaron mis viejos y yo les pagué los vuelos a mis dos hermanos. Fue una experiencia linda. Ellos en Japón conocieron el mar, por ejemplo. Yo lo había conocido en Necochea, en una pretemporada con Independiente. Estuve algo más de un año en Japón y fue duro porque extrañaba mucho. Cuando terminó el contrato junté la plata y la repartí entre mi vieja, mi viejo y yo. Te dejaban pasar por la Aduana hasta 9.999 dólares y entre los tres pudimos traer el dinero. Fui a Jujuy y me compré el terreno donde tiempo después construí mi casa.

-¿Ahí volviste a Independiente?

-Fui directo de Japón a Avellaneda y el Pato Pastoriza, que había regresado el club, me dio una semana para que me vaya a Jujuy. Volví y me quedé acá. El Pato llamaba a lo de mi vecino porque nosotros no teníamos teléfono y él le decía que no estaba. Yo no quería atender porque sabía que el Pato me iba a convencer para volver y yo me quería quedar en Jujuy. Después de una semana de llamar  todos los días, mi vecino le dijo al Pato que me quedaba en Jujuy. Ahí me rescindieron el contrato y firmé de nuevo con Gimnasia.

La década del 90 marcó a fuego a Lobo con Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Los registros oficiales dicen que es el máximo goleador histórico con 141 goles, 46 de ellos en Primera División. Lobo dice que hace unos meses un periodista local realizó una investigación minuciosa y llegó a la conclusión de que anotó 339 goles en algo más de 450 partidos.

-¿Cuál fue tu gol más importante?

-El que le hice de tiro libre a Chacarita en la Final del Torneo Zonal de 1993. Ganamos 3-1 y ascendimos a la B Nacional. Al año siguiente, con Pancho Ferraro como entrenador, fuimos campeones de la B y llegamos a Primera. Estuvimos en la máxima categoría hasta el año 2000 y hasta fuimos cuartos en el Clausura 1998. Fueron años hermosos. Después están los goles a Boca, el del 1-0 ante River en el Monumental, los goles a San Lorenzo, a quien lo tenía alquilado y los tres que hice de chilena…

-¿Hiciste tres goles de chilena?

-Sí, uno a Instituto y otro a Arsenal, con Gimnasia; y el restante en Perú. Siempre practiqué la chilena.

-También fuiste protagonista del 0-8 contra River en el Monumental de 1999.

-Qué baile. El día que el Rifle Castellano le dijo al árbitro que lo termine para que no nos hagan más goles. ​Igual fue un partido raro, no era para semejante goleada. Unas fechas antes Gimnasia y Esgrima La Plata nos había metido 7, así que algunos problemas en defensa tendríamos, ja… Pero después de River estuvimos muchos partidos sin perder e, incluso, les ganamos a San Lorenzo y a Independiente.

La carrera de Lobo siguió en Chacarita y Atlético Tucumán, regresó a Gimnasia, jugó en Altos Hornos Zapla y se retiró a los 41 años en Indonesia, jugando en el equipo de la isla de Bali. Llegó al país asiático gracias a un contacto que le hizo el Pato Pastoriza con Sergio Superman Vargas, quien estaba jugando en Asia y había sido compañero de Lobo en Independiente.

-¿Te quedó alguna cuenta pendiente en tu carrera?

-Ninguna. O sí: una deuda de 45 mil dólares de mi paso por Atlético Tucumán en el 2001. Y esto ponelo, porque Sergio Marchi se hace el bueno y solo les da bola a los jugadores que juegan en Buenos Aires. Me gustaría cobrar esa plata y donarla ahí en Tucumán, en Atlético, para que hagan un par de casitas a gente que las necesite.

Tiene 56 años Lobo y vive tranquilo en la casa que construyó hace años en el terreno que le compró la madre tras su paso por Japón. Trabaja de asesor deportivo en la Municipalidad y tiene un deseo: reabrir, junto a su hermano Luis, la escuela itinerante de fútbol para los pueblos originarios de Jujuy. «La hicimos un año, pero el sponsor que teníamos nos engañó y no la pudimos abrir más. Ojalá alguien nos pueda dar una mano. Capaz (Mauricio) Macri, que ahora está en la FIFA, o Leo Messi, con su Fundación. No sé… Soñar no cuesta nada», dice Mario Humberto Lobo, el inolvidable goleador jujeño.

-¿Quién es el jujeño más famoso: Ortega o vos?

-Ja… ¡Acá dicen que soy yo, eh! Pasa que Ariel hizo toda su carrera en Buenos Aires y a mí los hinchas de Gimnasia me tienen mucho cariño. Pero bueno, en Jujuy dicen eso…

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.