El país que soñó Belgrano, a 250 años de su nacimiento

0
Read Time3 Minute, 9 Second

Jujuy al día® – Se llamaba Manuel Belgrano​ y había nacido en Buenos Aires el 3 de junio de 1770. Estudió en el Colegio de San Carlos y luego en España, en las Universidades de Valladolid y Salamanca.

Llegó a Europa en plena Revolución Francesa y vivió intensamente el clima de la época. Así pudo tomar contacto con las ideas de Rousseau, Voltaire, Adam Smith y Quesnay.

blank

Se interesó por la fisiocracia, que ponía el acento en la tierra como fuente de riqueza y por el liberalismo de Adam Smith, que había escrito en 1776 que “La riqueza de las Naciones” estaba en el trabajo de sus habitantes, en la capacidad de transformar las materias primas en manufacturas. Belgrano pensó que ambas teorías eran complementarias en una tierra con tanta riqueza natural por explotar.

En 1794, regresó a Buenos Aires con el título de abogado y con el nombramiento de Primer Secretario del Consulado, otorgado por el rey Carlos IV. El consulado era un organismo colonial dedicado a fomentar y controlar las actividades económicas.

Desde ese puesto, Belgrano se propuso poner en práctica sus ideas.

Portador de un pensamiento innovador para su contexto, fue el primero en hablar del medio ambiente, alertando sobre la contaminación de los ríos y la necesidad de cuidar los suelos, propiciando la rotación e innovación de los cultivos.

Llegó a Europa en plena Revolución Francesa y vivió intensamente el clima de la época. Así pudo tomar contacto con las ideas de Rousseau, Voltaire, Adam Smith y Quesnay.

Promovió la educación popular desde sus célebres Memorias del Consulado, a mediados de la década de 1790, donde proponía que ese rubro fundamental para el desarrollo de las sociedades debía ser obligatorio y a cargo del Estado; también donó el premio en metálico otorgado por sus triunfos en Salta y Tucumán para la construcción de cuatro escuelas.

Fue el primero en hablar de género en estas tierras proponiendo que la mujer acceda en igualdad de condiciones a los todos los niveles de la enseñanza.

Fue un notable promotor de la industria, creando la escuela de dibujo técnico, sentando las bases de la necesaria complementariedad entre las producciones pecuarias y agrarias. Daba consejos prácticos para el mejor rendimiento de la tierra y recomendaba el sistema que se usaba en Alemania, que hacía de los curas párrocos verdaderos guías de los agricultores.

Criticaba a los comerciantes que tenían la exclusividad del comercio con España y llamaba a evitar “los grandes monopolios que se ejecutan en esta capital, por aquellos hombres que sólo aspiran a su interés particular, o nada les importa el que la clase más útil al Estado, la clase productiva, viva en la miseria y desnudez que es consiguiente a estos procedimientos tan repugnantes a la naturaleza, y que la misma religión y las leyes detestan”.

En Memoria al Consulado de 1802 presentó un alegato industrialista: “Todas las naciones cultas se esmeran en que sus materias primas no salgan de sus estados a manufacturarse, y todo su empeño en conseguir, no sólo darles nueva forma, sino aun atraer las del extranjero para ejecutar lo mismo. Y después venderlas.”

Se trata de un pensamiento sabio, avanzado para la época, de una actualidad que asombra, admira y a la vez entristece, porque pasaron más de 200 años desde que fueron escritas y muchos de los problemas planteados por nuestro primer economista siguen esperando ser atendidos y encausados, y las soluciones propuestas por una de las mentes más lúcidas de nuestra revolución, siguen sin encontrar eco en los que podrían aprovecharlas cumpliendo el último sueño de Belgrano expresado en su lecho de muerte, en medio de una estricta pobreza, el 20 de junio de 1820: “Yo espero que los buenos ciudadanos de esta tierra trabajarán para remediar sus desgracias”.

Fuente

blank 2 blank 0

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.