Coronavirus: un tercio de las personas muestra signos de ansiedad o depresión clínica

0
Read Time7 Minute, 17 Second

Jujuy al día® – La pandemia que generó en todo el mundo el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y la enfermedad que genera COVID-19 sumió a decenas de países en una estricta cuarentena o aislamiento obligatorio, con múltiples restricciones para circular, trabajar y fundamentalmente, tener ratos de ocio y descanso.

Con el correr de los meses, se observó un patrón común en los distintos países: un incremento de los casos o de los síntomas asociados al trastorno de ansiedad y depresión, ya que la falta de actividad, de espacios recreativos o de distracciones, llevan a que algunas personas desarrollen estos síntomas y más.

Así lo revela también un estudio oficial difundido por la Oficina del Censo de los Estados Unidos y publicado por The Washington Post, en el que se destaca que un tercio de los estadounidenses muestran signos de ansiedad o depresión clínica, el signo más definitivo y alarmante hasta el momento del costo psicológico provocado por la pandemia de coronavirus.

La investigación revela que cuando se hicieron preguntas que normalmente se utilizan para detectar problemas de salud mental en los pacientes, el 24 por ciento mostró síntomas clínicamente significativos de trastorno depresivo mayor y el 30 por ciento mostró síntomas de trastorno de ansiedad generalizada. Estos números sugieren un gran crecimiento debido a la pandemia. Antes de la misma, en una pregunta sobre el estado de ánimo deprimido, el porcentaje que informó sobre tales síntomas fue el doble que el encontrado en una encuesta nacional de 2014.

Estas estadísticas que preocupan al gobierno se publicaron la semana pasada después de que la agencia estatal lanzara una encuesta semanal de emergencia de hogares estadounidenses a fines de abril para medir los efectos de la pandemia en el empleo, la vivienda, las finanzas, la educación y la salud. En la publicación de datos más reciente, se contactó a 1 millón de hogares entre el 7 y el 12 de mayo, y más de 42.000 respondieron la encuesta de 20 minutos.

En la misma, los funcionarios estadounidenses incluyeron cuatro preguntas tomadas casi palabra por palabra de un formulario utilizado por los médicos para evaluar a los pacientes en busca de depresión y ansiedad. Esas respuestas proporcionan una ventana en tiempo real a la salud mental colectiva del país después de tres meses de miedo, aislamiento, desempleo creciente y incertidumbre continua.

Los italianos intentan superar el aislamiento social impuesto por el bloqueo del coronavirus del país saliendo a sus balcones y cantando al unísono, grabándose en vídeos que acumulan miles de vistas en las redes sociales.

Los italianos intentan superar el aislamiento social impuesto por el bloqueo del coronavirus del país saliendo a sus balcones y cantando al unísono, grabándose en vídeos que acumulan miles de vistas en las redes sociales.

“Es muy común que aumente el estrés y la ansiedad en estos tiempos porque las incertidumbres, los vaivenes, los cambios bruscos de medidas toman por sorpresa a las personas”, dijo la psicóloga Beatriz Goldberg.

“Antes de la pandemia del coronavirus, cuando la persona estaba nerviosa decía ‘me voy a dar una vuelta y vengo’, pero ahora eso no se puede y el encierro por la cuarentena produce una sensación que hace que uno sienta que no es dueño de su vida y a las personas les gusta tener libertad y las propias riendas de la vida”, enfatizó Goldberg.

Nueva York, que tuvo el peor brote de coronavirus en el país, ocupó el puesto 12 a nivel nacional en cuanto a la proporción de adultos con ansiedad o depresión, casi la mitad de los ciudadanos de Mississipi. Algunos grupos han sido más afectados que otros. Las tasas de ansiedad y depresión fueron mucho más altas entre los adultos más jóvenes, las mujeres y los pobres. Los peores puntajes en los adultos jóvenes fueron especialmente notables, dado que el virus tiene más probabilidades de matar a los ancianos o dejarlos en estado crítico.

Esos resultados reflejan una profundización de las tendencias existentes: aumento de la depresión, el estrés y el suicidio entre los adultos jóvenes. “Ha sido un problema que muchos han estado estudiando sin respuestas claras, ya sean las redes sociales o la forma en que se crió esta generación o simplemente una mayor disposición para hablar sobre sus problemas. Lo preocupante es el efecto que esta situación está teniendo claramente en los adultos jóvenes”, explicó la doctora María Oquendo, profesora de psiquiatría de la Universidad de Pensilvania.

“A medida que las universidades y las escuelas buscan reabrir, deben tener en cuenta la salud mental. Se ha hablado mucho sobre la separación de escritorios y las proporciones de las aulas, pero no mucho sobre el apoyo a la salud mental. Por un lado, tenemos que hacer muchos más exámenes de salud mental entre los jóvenes”, precisó Paul Gionfriddo, presidente del grupo de defensa Mental Health America.

El número de víctimas también ha afectado mucho más a los pobres, según los datos de la Oficina del Censo, lo que ha provocado un alivio aún mayor de las disparidades de salud mental que han existido durante mucho tiempo. Cuando se les preguntó, por ejemplo, con qué frecuencia se preocuparon incontrolablemente la semana pasada, el 60 por ciento de los que ganaron $ 150,000 o más dijeron que no lucharon con eso en absoluto. Mientras tanto, esas cifras casi se invirtieron entre las personas que ganaban menos de 25.000 dólares al año, con solo el 32 por ciento diciendo que no luchaban con preocupaciones incontrolables y el 23 por ciento diciendo que se preocupaban sin control casi todos los días.

Las personas de bajos ingresos han luchado más con el desempleo, la escasez de alimentos y los empleos de bajos salarios a lo largo de la crisis, ya que no les permiten trabajar desde casa y ofrecen pocas protecciones financieras y físicas.

Los hallazgos de la Oficina del Censo se hacen eco de la creciente evidencia de la acumulación de daños mentales entre los estadounidenses. Casi la mitad de los estadounidenses informaron que la crisis del coronavirus está afectando su salud mental, según una encuesta de la Kaiser Family Foundation publicada en abril. Una encuesta realizada por la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio descubrió que las personas experimentan ansiedad y tristeza con más frecuencia que antes de la pandemia y hablan sobre la salud mental con mayor frecuencia. Los investigadores han proyectado que sin intervención, el país está preparado para experimentar un aumento de suicidios, abuso de sustancias y muertes por sobredosis.

“Es comprensible dado lo que está sucediendo. Sería extraño si no te sintieras ansioso y deprimido. Este virus no es como un huracán o terremoto o incluso un ataque terrorista. No es algo que pueda ver o tocar, y sin embargo, el miedo está en todas partes”, dijo Oquendo.

Dos herramientas de detección llamadas PHQ-2 y GAD-2, utilizadas por algunos médicos de atención primaria para evaluar a los pacientes en busca de depresión y ansiedad, fueron las preguntas sobre salud mental que se tomaron y luego se incluyeron en el proyecto de coronavirus de emergencia de la Oficina del Censo (su nombre oficial es 2020 Household Pulse Survey) por recomendación del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dijeron las autoridades.

Pero el informe advierte que no todas las personas que dan positivo en estas pruebas tienen depresión clínica o ansiedad. Un análisis del Washington Post de estudios de investigación sobre el tema encontró que aproximadamente la mitad de aquellos que dan positivo en el PHQ-2 en tiempos normales tienen un trastorno depresivo mayor. Ese porcentaje es más bajo para el GAD-2.

Cuando tales herramientas de detección se administran en un hospital o en el consultorio de un médico, los médicos generalmente están obligados a hacer un seguimiento de los pacientes que dan positivo por medio de pruebas en profundidad y conectarlos con la terapia y los psiquiatras. Cuando se les preguntó sobre el seguimiento con los encuestados de la encuesta de la Oficina del Censo, los CDC dijeron en una declaración por correo electrónico: “No es factible, ni sería apropiado, proporcionar ningún consejo de salud a los encuestados sobre la base de sus respuestas”.

Consultados, los expertos en salud mental dicen que el gobierno tiene la responsabilidad de abordar en una escala nacional más amplia los problemas destacados por la encuesta. Incluso antes de la pandemia, la atención de salud mental en el país estaba severamente subfinanciada y plagada de problemas de acceso, disparidades y obstáculos en los seguros. A raíz de la pandemia de coronavirus, el Congreso asignó billones de dólares en fondos de emergencia, pero casi nada se ha destinado a programas y clínicas de salud mental.

Fuente

blank 0 blank 0

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.