LA DEMOCRACIA NO NECESITA FAVORES

0
Read Time3 Minute, 27 Second

En lo que concierne a la vida de los ciudadanos comunes, la democracia espera que cada uno pueda ejercer sus derechos y garantías constitucionales tales y como se expresan en la Constitución Nacional. En la escuela nos han enseñado que mi libertad termina donde empieza la del otro, que los valores democráticos se aprenden, se viven y se defienden. Cuesta creer que una situación de cuidados extremos, como los que experimentamos por causa de la pandemia, nos haga sentir amenazados en nuestros derechos.

Una gran parte de los argentinos está aceptando, silenciosamente,  las condiciones de la cuarentena,  aunque esa aceptación incluya una serie de cuestionamientos que surgen naturalmente porque en el fondo, nos sabemos seres libres. Pero también esos cuestionamientos ahondan en la responsabilidad que tenemos frente al cómo, un Estado democrático, enfrenta la pandemia.

Se trata de la responsabilidad ciudadana que tenemos de vigilar y controlar los actos de gobierno, de hacer saber a través de nuestras opiniones, expresadas libremente, el grado de aceptación o rechazo hacia estos. Y cuando digo opiniones, hablo de «argumentos», expresiones con significado, despojadas de fanatismo. Seguramente los canales por los que emitimos nuestras opiniones no sean todos iguales, lo importante es encontrarlos  para que el mensaje llegue a quienes debe llegar.

Libertad y responsabilidad son dos valores que se juegan en la actualidad exigiéndonos sacar lo mejor que tenemos. La medida de una cuarentena impone restricciones a nuestra libertad pero no la anula totalmente. No estamos en un estado de sitio, sin libertad ni garantías. Cumplir con las restricciones nos hace responsables porque entendemos que son necesarias en la medida en que éstas cumplan con el criterio de razonabilidad.

Libertad, responsabilidad y razonabilidad entran a ser filtros para el ejercicio del control y vigilancia de los actos de gobierno y, en esto juega un papel fundamental la información que emitan los organismos oficiales, la prensa libre y las fuentes confiables dentro de la opinión pública.

Un estado democrático debe garantizar que el ciudadano pueda ejercer sus derechos y garantías, aún en medio de una condición de cuarentena y restricciones, manteniendo el funcionamiento de los tres poderes del estado, con claras y precisas consignas políticas, conjugando intereses plurales para una mejor experiencia democrática en plena crisis.

¿Acaso la Democracia, en tiempos de pandemia,  necesita de favores? Yo creo que No. La democracia necesita más democracia. Demanda del gobierno nacional y de los gobiernos locales, decisiones que garanticen la vigencia de un estado de derecho, gestos políticos que acerquen, lo más posible, las diferencias, actos de gobiernos transparentes, abiertos al conocimiento del ciudadano, posibles de ser juzgados, porque ese es el fin de aquellos.

Sin dudas, el momento de crisis sanitaria y económica que transitamos, la vamos a superar y debemos lograr ese objetivo con más democracia, porque después tendremos que enfrentar otras crisis, como la educativa y la del trabajo. Si con Alfonsín decíamos con la democracia se come, se cura y se educa, en la post pandemia diremos que con más democracia tendremos más libertad, más responsabilidad, más derechos.

Estamos viviendo todo lo contrario a un estado de derecho. Las legislaturas no funcionan, la justicia no funciona, las restricciones avanzan sobre los derechos y garantías. Hechos de violencia institucional no encuentran eco en los organismos y asociaciones de Derechos Humanos. El ciudadano no tiene canales para hacer sus reclamos y exponer sus ideas y opiniones y, cuando hace uso de las redes sociales, es intervenido sin mediar garantías o derechos.

La Democracia no necesita favores ni de los gobiernos ni de los ciudadanos. La democracia necesita que cada uno de nosotros nos asumamos seres libres, sujetos de derechos, con obligaciones y responsabilidades, conocedores de las leyes. Necesita de gobiernos que cuiden la República, apegados a la transparencia, a la Constitución y a la justicia social.

La racionalidad va ganando terreno entre la gente, el sentido común se hace presente y reclama otras medidas y actos de gobierno. La sociedad está demandando que los gobiernos no sigan haciendo favores a la democracia sino que combatan la crisis, con más democracia.

Lic. Patricia Núñez

Psicopedagoga

Dip. Provincial

Santiago del Estero

blank 2 blank 0

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.