«Tocarle la espalda a Diego me cambió la vida»

0
blank 1 blank 0
Read Time3 Minute, 15 Second
blank

Jujuy al día® – Fue capitán, para muchos, del mejor equipo de la historia de Gimnasia de Jujuy, que en 1994 logró ascender a Primera ganando el torneo del Nacional B de punta a punta (récord, desde el primer minuto) y en el 98 finalizó cuarto en la A. Los flashes se los llevaba su hermano Mario, el goleador del equipo que llegó a jugar en Independiente, pero el que manejaba la batuta era Luis Lobo, histórico lateral derecho del Lobo del Norte de nuestro país. A los 51 años, y mientras se desempeña como Jefe de Área en el Ministerio de Deportes y Educación de Jujuy, Lobito se emociona al recordar las épocas gloriosas, que en Buenos Aires parecían ya estar cubiertas de polvo. Se le corta la voz y pide disculpas cuando la primera anécdota le brota desde bien adentro. “Tocarle la espalda a Diego me cambió la vida. Fue en 1981, yo tenía 13 años y vino Boca a jugar a Jujuy. Justo me pusieron de alcanza pelotas… Mientras todos querían una foto o un autógrafo, a mí me alcanzó con acariciarle un hombro… Me marcó… Y pensar que después lo enfrenté como capitán de Gimnasia y él de Boca (1996), en cancha de Vélez. Nos hicieron cuatro, tenían un equipazo”, cuenta Luis.

-¿Por qué te cambió la vida?

-Por que yo quería ser jugador y esa imagen la recuerdo como si hubiese sido ayer. Mi carrera no fue fácil. Llegué, pero a los 17 tuve una operación grave en un tobillo, porque se me habían roto los ligamentos y la cápsula. Después tuve problemas de rodilla… Cuando el equipo estaba en el Regional, una noche, yo trabajaba en una heladería y pensaba que quería estar ahí adentro, jugando… Se me dio… Y Diego, después de ese 4-0 ya en Primera, me dijo “Lobito, después te mando una camiseta”.

Regalo de Maradona a Luis Lobo.

-¿Qué recordás de los inicios?

-Yo volví a Gimnasia, de un préstamo, en el año 92. Jugábamos todavía el Regional. Después le ganaríamos a Chacarita, con un golazo de mi hermano, haríamos una campaña que ni igualó River en la B y llegamos a Primera. Pero vivimos las malas, primero. Alguien me dijo: “vos vivís de los recuerdos”. Yo le dije que si no tenés recuerdos, no tenés historia. Y si no tenés historia, no existís.El fútbol, después de mis hijos Franco y Agustín, es lo más.

-¿Y cómo eran esas épocas?

-Ufff, Gimnasia estaba con la bandera roja de remate. Después llegó Raúl Ulloa y todo mejoró. Pero entrenaba a la luz de la luna, con zapatillas Flecha, hacíamos 10 kilómetros y el PF nos hacía un sanguchito con un juguito de naranja… Nos bañábamos con agua fría… Y en los viajes… En el primer Nacional B, en 1986, viajamos a jugar a Chaco, un triangular por la Permanencia, con Central Norte de Salta y Chacarita. Era un colectivo de una empresa de aquí, los asientos no se reclinaban y Chiquito Palmas durmió en el portaequipaje que estaba arriba del asiento. Cenamos en el colectivo, en una bandeja de plástico, pollo con arroz. Y nos salvamos…

-¿Qué se extraña de ese Gimnasia?

-Hoy en día el club está esperando por no descender. Sería muy complicado si baja de categoría. Jujuy es chico y no te permiten perder… Me acuerdo que en aquel momento teníamos un grupo de jugadores que se mataba en la cancha, porque muchos veníamos desde el ascenso y sabíamos lo que se sufría… Eramos tres parejas de hermanos además, los González, Casartelli y Lobo. Una gran familia, ja.

-¿Y Pancho Ferraro? Fue un padre en Primera…

-Era un gran tipo, que sabía llevar al grupo. Los martes, en la primera práctica de la semana, nos hacía hablar para ver que recordábamos del partido. Estaba muy bueno. Fue un lujo ser parte de ese grupo..Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.