Suboficial Segundo Enfermera Micaela Mabel Villalovos de Palpalá, Jujuy

0
blank 1 blank 0
Read Time6 Minute, 48 Second

«En la Armada Argentina aprendí que uno es más capaz de lo que uno mismo cree»

Micaela Villalovos tiene 42 años y hace 20 que dejó su ciudad natal para seguir el sueño de ingresar a la Armada Argentina. Hoy es Suboficial Enfermera encargada de una de las salas del Hospital Naval Puerto Belgrano (HNPB); y miembro del Comité Infectológico del mismo, como estudiante avanzada en Infectología del Instituto ECIE, de Educación en Control de Infecciones y Epidemiología.

Jujuy al día® – Los días de hospital de la Suboficial Segundo Enfermera Micaela Mabel Villalovos transcurren muy activos y enfocados en un objetivo: la difusión informativa del COVID-19. A través de disertaciones y charlas en el Hospital Naval Puerto Belgrano (HNPB) sobre el Coronavirus destinadas al personal de Salud, difunde información actual y fidedigna de la epidemia, cómo se presenta y qué precauciones debemos tener en cuenta para evitar su diseminación. La enfermera jujeña evacúa también las dudas sobre cuidados preventivos y el uso del Equipo de Protección Personal (EPP).

«Con el doctor Diego Maurizi –médico infectólogo, Jefe de las Unidades de Infectología del Hospital Municipal de Bahía Blanca y del HNPB– programamos desde el Comité de Infectología este tipo de capacitaciones», introdujo Villalovos. «Damos la máxima importancia a conocer y enfrentar el virus, aplicando conceptos rutinarios de salud en esto que hoy es nuevo para todos, la réplica de un virus que existía pero mutó y se hizo fácilmente transmisible», aseguró.

 En Punta Alta y Puerto Belgrano –que comprenden la Zona de Emergencia Buenos Aires Sur– se han detectado 5 casos sospechosos de Coronavirus, todos de resultado negativo.

En medio de la pandemia, enfermeros, médicos y todo personal relacionado con el ámbito de la Salud son los primeros en contacto y cuidado de pacientes que contraen este virus altamente infeccioso. Pero Micaela no siente miedo y eso es lo que transmite en sus charlas: «No tengo miedo, sí ansiedad, pero creo que si actuamos con seguridad y calma lo vamos a lograr. Tenemos más probabilidades de contagiarnos, pero el miedo paraliza y podemos cometer ahí una equivocación; hay que tener siempre mucha precaución», expresó.

 Además de las charlas, recorre todos los servicios y salas del hospital, practicando hábitos de buena salud y del uso correcto del EPP. «Estamos trabajando, maximizando los recursos, preparándonos sin desanimarnos por este contexto de incertidumbre; pero el Hospital Naval Puerto Belgrano y el país se preparan desde la prevención y esto es muy bueno», señaló.

 Existe mucha camaradería con otras Fuerzas Armadas para habilitar más camas y respiradores artificiales; y mucho trabajo mancomunado con el Hospital Municipal «Eva Perón» donde el Comité de Infectología del hospital también imparte charlas en esta etapa preventiva.

Antes del COVID-19, la Suboficial Villalovos y el doctor Maurizi realizaban el control de las infecciones intra-hospitalarias en Infectología del HNPB. «Aún continuamos con esta tarea, en el recorrido habitual de las salas controlamos curaciones y elementos de entrada como catéteres para prevenir las infecciones y si se producen, saber por qué y aislarlas. Es primordial testear dónde se puede producir un foco infeccioso siendo la higiene y la asepsia del personal y los pacientes, el mejor consejo para no ser transmisores de una bacteria o un virus».

Desde hace 3 años, Micaela también es Suboficial Encargada de la sala de internación quirúrgica 2A del HNPB donde se encuentran los pacientes pre y post quirúrgicos.

Como si el destino estuviera marcado

Como si se tratara de señales que Micaela fue reconociendo a lo largo de su vida, cuenta que en Palpalá asistió al «bachi» de la escuela N° 22 «Héroes de Malvinas»; tenía un tío en el Ejército Argentino el cual admiraba; y desde chica le llamaba la atención el uniforme militar.

 Así, mientras estudiaba el Profesorado en Química en su ciudad natal, y faltándole sólo año y medio para recibirse, se encontró con dos amigos y ex compañeros del colegio secundario. Ellos le contaron que habían ingresado a la Armada Argentina y «como si el destino estuviera marcado, dejé todo y me inscribí en la Armada».

«Es difícil dejar a la familia, pero a veces hay que arriesgarse por cumplir los sueños y las metas personales; y yo estaba convencida de que lo mío era seguir con la carrera militar. Mis amigos aún se encuentran en la Armada y acá me he encontrado con mucha gente de Palpalá; de mi provincia, de Salta y Tucumán, de donde somos la gran mayoría», dijo con orgullo.

Micaela ingresó a la Escuela de Suboficiales en el 2000 y dos años y medio más tarde egresó con la especialidad de Enfermería. Su primer destino fue en Puerto Belgrano, en el Hospital Naval, trabajando en diferentes salas y departamentos. Luego estuvo en el Hospital Naval «Cirujano Mayor doctor Pedro Mallo» en Buenos Aires.

«Nunca estuve embarcada, pero de pase en la Escuela de Suboficiales salíamos a hacer campañas al terreno con los instructores, jefes de cuerpo y alumnos aspirantes de Infantería de Marina; este aspecto más militar en la profesión te aporta nuevas miradas; así como quienes embarcan en las unidades de superficie tienen otra visión», asegura la suboficial.

«Lo más gracioso de todo es que lo que menos quería en mi carrera era ser enfermera cuando ingresé», se ríe mucho. «Porque me parecía que no era lo mío. Pero nos otorgaban una especialidad en función de nuestras capacidades y evaluaciones, y una Suboficial recuerdo que me dijo que iba a terminar amando la profesión. Con el correr del tiempo, puedo asegurar que tenía razón», confesó la palpaleña.

«La Armada es mi hogar, todos los días. Ella me dio la posibilidad de conocer muchos lugares y personas y especializarme mucho. Agradezco haberme cruzado en cada destino naval con personas que han tenido la voluntad y la paciencia de enseñarme; generosas en transmitir su conocimiento», destacó al momento de los reconocimientos.

Micaela cuenta que los enfermeros trabajan mucho con el Personal Civil de la Armada, «los enfermeros civiles son un pilar importante en la Institución, nos dan otro punto de vista que se complementa con el nuestro y dan el equilibrio perfecto en la Fuerza. Su trabajo refleja un gran amor hacia la Armada. Hemos formado un buen espíritu de cuerpo, son muy compañeros y el lazo de amistad se extiende más allá del trabajo», expresó.

«Tuve dos grandes mentores, los suboficiales Quiroga y Cabral, ellos me incentivaron a aprender y saber más; me marcaron el rumbo y ejercer la profesión en terapia; de la misma manera que cuando volví a HNPB, el doctor Maurizi me motivó a estudiar Infectología», contó.

Hoy, en medio de la pandemia, el Coronavirus es una amenaza pero para Micaela un área más de aprendizaje, que sumará mucho a su experiencia profesional, «lamentablemente me ayudará en mis prácticas y en mi conocimiento sobre Infectología. Es una oportunidad triste de aprender, porque uno no desearía que esté pasando esto.».

En la Armada Micaela formó una familia. Tiene a su hija Lourdes de 15 años y se casó hace dos años atrás con el Teniente de Navío Daniel Nolasco. «Lourdes se entusiasma con seguir una carrera militar, hizo vela, y le gustaría trabajar en los buques como Daniel», dijo.

En Palpalá tiene a sus padres y hermanos con los que está en permanente contacto. Fue la única de la familia que eligió la carrera naval y están muy orgullosos de su destino.

«Lo que más extraño de mi provincia, además de mi familia por supuesto, son los atardeceres: cuando empieza a refrescar por la noche el cielo de Palpalá se ve despejado, claro y luminoso y las estrellas son hermosas», describió. Una de las comidas típicas de Jujuy que extraña es la humita con queso que hacía su mamá. «En mi provincia hay muchas fiestas, también se extrañan, especialmente la Fiesta de la Virgen de Río Blanco y Paipaya, es muy linda, como la de la Virgen del Milagro en Salta», añoró.

Lejos de su provincia, pero muy cerca de su vocación, Micaela continúa soñando, y dice que le encantaría continuar estudiando en otras áreas de la Salud cuando termine Infectología, como Nutrición o Fonoaudiología y seguir perfeccionándose.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.