Augusto Ittig “Hasta que no pase el frío, no creo que esto afloje”, estimó el médico jujeño

0
blank 0 blank 0
Read Time5 Minute, 32 Second
blank

Jujuy al día® – El médico jujeño Augusto Ittig habló de la situación en su provincia en el marco de la pandemia de coronavirus y el aislamiento social obligatorio, quien definió que “es una partida de ajedrez contra la pandemia”.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Ittig recordó que en Jujuy “se comenzó la cuarentena unos días antes que en el resto del país con lo cual nos fuimos acostumbrando, y se comenzó a armar –a cargo del doctor Pablo Jure que es el responsable del COE provincial- el primer hospital de campaña a nivel nacional”. Agregó que Jujuy “fue la primer provincia en cerrar la frontera y controlar su ingreso y además comenzó a hisopar a toda persona que entra a la provincia para tener un control interno de los pacientes que estén contaminados”.

Afirmó que “todas estas medidas sirven porque se corre el riesgo de subestimar la situación” y como ejemplo mencionó que “desde hace unos 10 días en la provincia hay cinco casos confirmados y una muerte, y los números no se mueven con lo cual se corre el riesgo de pensar que está todo controlado y que se pueden liberar actividades, y allí es donde vamos a equivocarnos como se equivocaron Italia, España y Estados Unidos”.

Ante ello, apuntó: “Esta tensa calma la tenemos que bancar así y plana, y todo lo que hacemos hoy parece que más adelante no es suficiente, porque ya desde la semana pasada Jujuy fue la primer provincia que dispuso el uso obligatorio del barbijo, y si no lo usás te demoran y te multan. Pero es impresionante como la población enseguida comenzó a hacer sus propios tapabocas para uso social”.

“En la calle se ve poca gente circulando y todo el mundo con barbijo, es decir que se incorporó su uso desde la semana pasada y hoy es normal. Por eso todas estas medidas hacen que una sociedad actúe de la misma manera, y lo ideal es que en todo el país sea homogéneo: que la gente salga una vez cada 10 días a comprar al supermercado y que estén en máxima seguridad”, planteó el profesional.

En ese marco, advirtió que “hay que ser muy estricto para la población en general pero también un sector tiene que producir alimentos, combustibles, transportar todo y con ese grupo hay que trabajar muy finamente para que todo se haga en máxima seguridad. Ahí se abre la autobarrera pero esa apertura tiene un sinnúmero de protocolos de seguridad”. 

Asimismo señaló que en esta región del mundo “estamos recién entrando al otoño y al ser una enfermedad respiratoria el pico estacional tendrá lo suyo, por eso lo único que tenemos a favor sobre los países más desarrollados es el tiempo de advertencia que tuvimos, porque si cometemos el mismo error, cuando el frío venga será un factor coadyuvante para todas las patologías respiratorias y esta no será la excepción”.

“Es decir que el frío será un elemento favorecedor para el virus, si arrancamos con el frío y con pocos infectados porque nos supimos aislar, la curva de crecimiento exponencial será menor; pero si pensamos que no pasa nada nos vamos a equivocar de la misma manera en que se equivocaron en Europa”, alertó.

“Por eso se plantea que hay que aplanar la curva, para que no haya un pico, y con ello la vamos a tener que prolongar por mucho más tiempo porque ya empezamos a fin del verano, no en el invierno como ocurrió en el hemisferio norte”, agregó.

En ese sentido, consideró: “Desgraciadamente, esto va a seguir hasta la primavera, hasta que no se vaya el componente estacional del frío no creo que esto afloje”. De todos modos se manifestó “optimista de que antes de eso, una o varias terapéuticas y un tipo de vacuna podría llegar a aparecer”.

A la hora de analizar responsabilidades, Ittig afirmó que “es un virus distinto a los demás y es muy común subestimarlo, como argentinos sabemos la cantidad de memes chistosos que circularon en enero pasado y ahora no circulan más, es decir que la humanidad se equivocó, por supuesto pasando por la dirigencia de la OMS, los políticos y demás”. 

De todos modos, pidió “mirar el lado positivo, con mucha empatía y viendo cómo la grieta de Argentina hoy prácticamente no existe y quien la trata de agrietar se equivoca”. “Vivo en una provincia donde gobierna el radicalismo y en el país gobierna el justicialismo y a los dos están casi en un 100% alineados”. Al respecto reflexionó que “en esto hay que hacer una pausa, una tregua hasta que todo pase y luego tendremos posibilidad de seguir lesionándonos por política como hacemos siempre los argentinos, pero ahora lo único que importa es aplanar la curva y pasar esta pandemia con la menor cantidad de infectados y la menor cantidad de muertos posibles”.

En otro orden de cosas, informó que “de acuerdo al test que se utiliza es lo que demora en conocerse el resultado, hay tres tipos de test: uno que demora tres horas, otro que demora tres días y otro que demora un día, pero cada uno de ellos escasea por eso no se pueden hacer en forma masiva, y por ello la realidad está subestimada porque en las provincias los casos confirmados y los casos estudiados son pocos, cuando debería haber mucho más”.

Sobre esto, advirtió que “cuando se pueda hacer un testeo más agresivo en la población la curva va a subir porque habrá más casos positivos y esto está bien, porque cuanto más sepamos cuantos hay y donde están para aislarlos es mejor que no saber”. “Esto es una partida de ajedrez contra la pandemia: definiendo con un desdoblamiento de a cuánta gente metemos dentro de las casas y cuánto liberamos la producción local, provincial, regional y nacional, no solo decidiendo a quiénes sino cómo se va a ir liberar”, referenció.

En tanto, planteó las dificultades del aislamiento teniendo en cuenta la situación social y mencionó que “es difícil la situación en la población más vulnerable desde todos los frentes: desde lo habitacional cuando son ocho o 10 personas en una misma casa muy pequeña; en barrios donde hay más interacción, en casas que no están tan preparadas para el invierno, donde se vive al día, con trabajos informales y donde no hay nada con qué soportar económicamente”.

Ante ello, valoró que “las políticas provinciales y nacionales son un activo acompañamiento, con la entrega de bolsones de comida; hay una política social municipal, provincial y nacional sobre esos sectores que una vez más son los más vulnerables”.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.