«El milagro de la impunidad para todos»

0
blank 7 blank 2
Read Time7 Minute, 24 Second
blank
Alfredo Leuco

Jujuy al día® – Cristina ordenó que liberen a Milagro Sala lo antes posible y que nada ni nadie los detenga. Repito. Que nadie ni nadie los detenga: ni la ley, ni la Constitución y ni el sentido común. Por eso, su estado mayor para la “Impunidad de todos y de todas” avanzó con diversas operaciones lideradas por Eugenio Zaffaroni, Horacio Verbistsky y la ministra Elizabeth Gómez Alcorta.

Cristina ordenó que liberen a Milagro Sala porque entiende que si la delincuente más condenada y más complicada en la justicia queda libre, todos y todas podrán salir con mayor rapidez de la cárcel y todas las causas por corrupción se irán cayendo aceleradamente. Ese es el plan: si logran lo más, será más fácil lograr lo menos.

En ese camino, hay que hacer una denuncia de extrema gravedad institucional. Mañana van a intentar que el gobierno de Alberto intervenga la justicia de Jujuy y eso destruye el federalismo, genera un conflicto peligroso y abre una nueva grieta absolutamente innecesaria. ¿El resto de los representantes de las provincias van a admitir semejante avance unitario?

¿El presidente se atreverá a quedar en la historia como el que perpetró un mamarracho anti republicano que casi no tiene antecedentes? Le recuerdo que el único dato disponible desde el regreso de las instituciones, hace 37 años, fue la intervención a la justicia catamarqueña del feudalismo de los Saadi luego del asesinato brutal de María Soledad Morales.

El país estaba conmovido por aquel femicidio feroz. El poder político estaba involucrado y la justicia prácticamente era un apéndice del peronismo gobernante. Eso justificó la intervención de Carlos Menem. Pero ahora las cosas son totalmente distintas.

¿Vale la pena pagar tanto costo político por liberar a una dirigente democráticamente condenada, con todas las garantías y que además, tiene un bajísimo nivel de representatividad? Milagro no produce movilizaciones importantes que pidan por su libertad.

En las elecciones internas sacó menos votos que la cantidad de afiliados de su agrupación, la Tupac Amaru. Eso demuestra que muchos jujeños y jujeñas humildes se sumaron porque fueron extorsionados con violencia o porque era la única posibilidad de acceder a una vacante en una escuela o de aspirar a tener una casa prestada por Milagro Sala.

A la hora de votar, el secreto le permitió a mucha gente, elegir otra cosa. La inmensa mayoría de Jujuy no quiere libre a Milagro. Le tienen pánico porque fue golpeadora y autoritaria con todos pero sobre todo con las mujeres y los más pobres. Todos recibían un trato humillante y, en muchos casos, eran reducidos a la esclavitud.

Hay decenas de testimonios de patoteadas, malos tratos, cachetazos y hasta latigazos de Milagro para imponer sus proyectos.

El poder central deberá colocar todos estos elementos en la balanza ante la posibilidad descabellada de intervenir la justicia jujeña. Alberto Fernández estará ante ese dilema de hierro. Y todos estaremos atentos a lo que suceda mañana.

Afuera del Congreso, habrá una fuerte movilización convocada en las redes por republicanos sin partido e independientes de Banquemos bajo la consigna: “Con la justicia, No. Todos al Congreso”. Es en rechazo del intento de liberar a Milagro Sala pero también en contra del atropello a la justicia en general a la que Cristina quiere llenar de militantes y amigos.

La semana pasada, el gobernador Gerardo Morales encabezó una marcha multitudinaria, con banderas argentinas y una alerta sobre los intentos de llevarse por delante las instituciones de Jujuy. La gente les advertía a Cristina y a Alberto que no se atrevieran a poner sus manos en Jujuy.

Que no iban a tolerar que nadie violara el límite de la defensa de la independencia de los poderes y las autonomías provinciales. “Jujuy no se toca”, decían las pancartas. Pasado mañana, todos los dirigentes nacionales, más importantes de Juntos por el Cambio van a estar al lado del gobernador, espalda contra espalda para rechazar cualquier tipo de avasallamiento y atentado al estado de derecho.

Adentro del Congreso podría llegar a ejecutarse un crimen de lesa legalidad. La Comisión de Asuntos Constitucionales, presidida por la ultra cristinista María de los Angeles Sacnun, puede darle curso hacia el recinto al nefasto proyecto del senador Guillermo Snopek.

Si eso ocurre, con dictamen de comisión, con mayoría simple de los votos, Cristina podría lograr su objetivo de intervenir la justicia jujeña. Porque no necesitan una mayoría calificada para concretar tamaña movida chavista. Si esa tragedia ocurriera, Alberto debería designar un interventor con capacidad para destituir jueces de un plumazo.

Debería sonar una alarma y encenderse una luz roja. Pisotear al federalismo, la justicia y la Constitución en un mismo acto, es un paso decidido hacia convertirnos en la Venezuela de Maduro.

Ya lo expresó con toda contundencia un bufón de la reina llamado Brieva cuando planteó la Conadep del periodismo y la idea de no irse nunca más del poder. Sería la concreción del delirio “Cristina eterna” que anticipó Diana Conti.

Veremos que actitud toma el presidente Fernández y los senadores justicialistas que no simpatizan con Cristina. Veremos si tienen el coraje suficiente como para no votar esta locura pinguina. Jorge Fernández Díaz dijo que sería un “punto final” para las causas sobre corrupción, una “verdadera, monumental y escandalosa operación de autoamnistía peronista”.

La cleptocracia de Cristina y Milagro debe tener su juicio y castigo. Si nadie paga por los robos desde el estado, la señal es que todo vale y la honradez se transforma en una mala palabra. El operativo “libertad a Milagro” es solo un eslabón de la cadena para aprisionar a los jueces que, entre Oscar Parrilli y Florencia Kirchner, definieron como “orangutanes sarnosos”.

Desde las PASO, se levantaron todos los pedidos de prisión preventiva para Cristina y 15 integrantes del Cartel de los Pinguinos se beneficiaron con libertades, nulidades o sobreseimientos. Pero Milagro es un símbolo.

Por eso Horacio Verbitsky presionó tanto al Presidente Fernández en este tema. Respaldó la intervención y en una entrevista intentó acorralar al jefe de estado y obligarlo a una definición a gusto de su paladar antidemocrático.

Milagro Sala no es una carmelita descalza perseguida por la oligarquía, los medios y el imperialismo como nos quieren hacer creer. Y tampoco está presa arbitrariamente. Tiene 4 condenas. ¿Escuchó bien? Milagro tiene 4 condenas. El milagro es que siga en prisión domiciliaria. Eso es un verdadero privilegio. Debería ir a una cárcel común.

Pero otra vez la amenaza del bufón Brieva fue que se iba a armar “kilombo”, asi lo dijo, si la presa se moría en la cárcel.

De las 4 condenas, una es de un tribunal federal de Comodoro Py, en la que se expidió hasta la Corte Suprema de Justicia. O sea que, aunque intervengan la justicia jujeña y hagan un indulto generalizado, esta causa que es federal seguiría en pie. Salvo que coloquen dos nuevas juezas para lograr una mayoría en la Corte Suprema y cambien todo.

Dicen que una de las propuestas para sumarse al máximo tribunal es Elizabeth Gómez Alcorta, militante del partido de Juan Grabois y abogada de Milagro Sala. Todo muy imparcial y equilibrado como se ve.

Tres de las causas en las que Milagro Sala está condenada se iniciaron durante el gobierno justicialista, antes que Gerardo Morales llegara al poder. Fue condenada a 4 años en la causa de Lucas Arias, a 2 años por las amenazas de bomba a policías.

La causa llamada “Pibes Villeros” le significó una condena a 13 años de prisión. Fue un tiempito antes de que asuma Morales. Y sacaron 29 millones del banco, directamente de la ventanilla, como era su costumbre y se los robaron. Es dinero que no aparece por ningún lado hasta el día de hoy. Los bolsos fueron directamente a la casa de Milagro y como por arte de mafia, desparecieron.

¿De que persecución de Cambiemos hablan? La mayoría de los jueces que intervinieron fueron designados por las administraciones peronistas de Eduardo Fellner y Walter Barrionuevo. Recibieron fondos millonarios por parte de Cristina. Eran para construir 6.500 viviendas y dejaron 2 mil sin edificiar. Ese es una estafa al estado por 5.500 millones de pesos a valores de hoy.

Le recuerdo que Alberto, le dijo a Rafael Correa, un prófugo de la justicia de Ecuador, que lo entrevistó para la televisión rusa que “Milagro Sala no merece estar presa” y que “su detención es ilegal”. Eso lo dijo públicamente. En privado, le dijo al gobernador Morales que no avala la intervención a la provincia de Jujuy. Llegó la hora de la verdad.

Ella no combatió la pobreza. Ella combatió, maltrató y agredió a muchos pobres. Los estafó. Miente Milagro Sala cuando se victimiza y dice que la persiguen por negra y coya. Hay que sacarle la careta a los que mienten. Las mentiras no hacen milagros. La impunidad son delitos que vuelven. Solo la verdad nos hará libres.

Por Alfredo Leuco

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.