La Intervención al Poder Judicial de Jujuy, no es chiste

0
blank 4 blank 3
Read Time7 Minute, 41 Second

A raíz del pedido de Intervención a la justicia es que me recordé de un viejo chiste en el que un hombre joven se encuentra una lámpara de aceite, estas que solo la gente poderosa solía tener, deslumbrado por la belleza y el poder que simbolizaba, la comenzó a acariciar, de repente, de adentro sale un genio, el que agradecido por haberlo liberado le concede un deseo, el que fuera, pero uno. Este joven, incontinente él, sin pensar mucho le pidió que su pene le llegara hasta el piso. El genio, el que había sido encerrado en la lámpara por su fama de pícaro, le pregunto que si estaba seguro que eso era lo que quería. Claro que el entusiasmo del muchacho, junto a la incredulidad, no lo dejaron dudar ni un segundo y dijo que si, que estaba seguro. Entonces el genio saca una enorme espada y le corta las piernas, comentando a la vez, deseo cumplido, ahora tu pene llega hasta el suelo.  

Se preguntaran ¿Cómo se asocia este chiste con el pedido de Intervención a la Justicia de Jujuy?

Claro que es solo una especulación decir que por el entusiasmo e incredulidad que es propio de una persona joven, en este chiste, al protagonista le tocó pagar un precio muy caro para conseguir que se cumpla su deseo, se quedó sin piernas.

Como sé que hay que aclarar un poco, sin dar nombres, sólo utilizando analogías como las del chiste, es que asocio la personalidad de quien será, tal vez, el ejecutor de la democracia en nuestra provincia, con sus formas de asociarse al poder para hacer usufructo de él a cualquier precio, claro que, como el chiste, obtener ese deseo se puede convertir en una sorpresa pues las formas como se ejecutarán para que el fin se cumpla, siempre serán una sorpresa. No siempre el fin justifica los medios.

A veces los seres humanos somos tironeados por nuestro pasado. Este pesa mucho más que el presente y más aún que el  futuro y es por ello que tomamos decisiones equivocadas, pues contextualizamos desde escenarios que ya no existen, estos que nos aseguraban resultados apetecibles pero de dudosa repetición.

Alguna vez tuve un amigo al que solía aconsejar sobre cuestiones de la vida, de la economía, de la política, etc., claro, siempre a su solicitud. De entre las cosas que recuerdo haberle sugerido fue que él debía construir su libertad, es decir, aquella valiosísima facultad del ser humano que le permite actuar según su propia decisión, sin estar obligados a nada, ni por nadie. No parece que me haya escuchado, aunque si oído pues en su momento aceptó y asintió con la idea de acrecentar ese capital que yo le proponía como innegociable. Luego los hechos me demostraron que pudo más la inmediatez, la velocidad, el vértigo, que la construcción de su propio espacio y con ello la “libertad” de decidir. La libertad contiene también a la responsabilidad, uno es responsable por sus decisiones. Una vez entregada la libertad, acto que ocurre una sola vez porque cedida ya no le pertenecerá nunca más, también se entrega a la responsabilidad.

A este mismo amigo el tiempo lo vio ocupando escenarios importantes, éstos donde se toman decisiones y se ejecutan, pero claro, le faltó la libertad y con ello independencia, lo que lo llevó de ser un potencial líder a un dependiente estructural. Cada quien podrá, con su propia estructura moral decir que hizo bien o que hizo mal, lo que no podrá nadie decir es que esta vez el genio no le estaría cortando las piernas solo a él, pues él ya no es él, sino que es un nosotros.

La intervención a un Poder de la democracia debilita a esta última pues el equilibrio que se reclama, aunque se denuncie la inexistencia de él sin aportar pruebas, simplemente no se hace manifiesto porque, ante una intervención, pasamos de ser puramente independientes a claramente dependientes y eso en una Democracia, es desequilibrio. Esta inhibición se convertirá sin duda en revisiones que no lo serán tanto pues nadie duda que hay objetivos espurios en la misma. La justicia dejará de ser una Institución para convertirse en un campo de batalla en el que la ecuanimidad pasaría a ser solo una palabra y no un procedimiento intrínseco que se observen en los resultados.

Pero volviendo a aquello de la libertad+responsabilidad personal que se ha dejado en manos ajenas, pero cuyas derivaciones perjudican al colectivo social de una provincia, podríamos reflexionarla desde otro punto de vista para que no nos acusen de parciales.

Habiendo pasado hace un rato los 60 años de vida, se me vienen a la memoria una gran cantidad de hechos que vinculan al poder político de Jujuy que resultaron ser abuso, connivencia, dependencia, desequilibrio y hasta diría, sospechosos, respecto de la dependencia-independencia de la Justicia. Puedo mencionar uno como ejemplo.

El 28 de julio de 2011 ocurrió un hecho desgraciado en Jujuy, del que hubo que lamentar cuatro muertos, el desalojo en Libertador Gral. San Martín de un predio ocupado en su mayoría por militantes de la Corriente Clasista y Combativa. Ese día, efectivos de la policía de Jujuy, con una orden judicial firmada por el Juez Samman (por entonces de vacaciones), irrumpieron en el terreno con el propósito de efectuar el desalojo, no esperaban resistencia, pero la hubo y también respuesta a esta, de allí los muertos.

Por entonces gobernaba Walter Barrionuevo, por supuesto tenía un Ministro de Gobierno y su Secretario de Gobierno, Fernando Pedicone.

La respuesta inicial de Barrionuevo fue reemplazar al Ministro por el Secretario del Interior y no por su Secretario de Gobierno, Pedicone, porque a este también le fue aceptada la renuncia. En realidad los echaron a ambos por considerarlos responsables políticos de la tragedia en la que, además, murió un joven efectivo de la policía.

Entonces aquí comienza lo que más arriba llamo “hechos que vinculan al poder político de Jujuy que resultaron ser abuso, connivencia, dependencia, desequilibrio y hasta diría, sospechosos, respecto de la dependencia-independencia de la Justicia” pues, si bien el hecho mencionado ocurrió el 28 de julio de 2011 y el 29 ya le había sido aceptada la renuncia, menos de dos meses después, el 15 de septiembre de 2011, en sesión especial, la Legislatura aprobaba los pliego de 14 magistrados, entre ellos el de Fernando Raúl Pedicone, como juez del Tribunal en lo Contencioso Administrativo, cosa que agrava la designación pues, Pedicone, también fue Fiscal de Estado y el fuero en el que juzgaría en adelante es donde litiga el Estado. Desde luego este no es un cargo al Dr. Pedicone sino al poder político que se rasga las vestiduras ante hechos similares o peores y en directa alusión a la acción del protagonista omnisciente, quien por entonces era diputado provincial.

Por si uno es poco, también recuerdo el caso del Dr. Jorge Casas quien, en el 2013 fue nombrado Juez del Tribunal en lo Contencioso Administrativo, siendo en ese momento diputado por el PJ –obviamente se abstuvo en la votación- pero se hacía caso omiso de que hasta no hacía mucho tiempo también él fue Fiscal de Estado.

Claro que el protagonista omnisciente, siendo diputado provincial desde 2009 (era por ese entonces vicepresidente de la legislatura) no hizo observación alguna, no dijo nada, tal vez porque no era nada ilegal, pero a todas luces son hechos similares a los que ahora agita como prueba de la falta de independencia del Poder Judicial respecto del Poder Político.

Para ser equitativo, no sólo al protagonista omnisciente le pareció normal y para nada ilegal, algunos de los que hoy ondean banderas de libertad y promueven la intervención a un Poder de su Provincia, también callaron, por qué no, si era lo normal. Al final terminaremos por culpar al actual gobierno por haber provocado tanto contraste entre épocas en que abogados recién recibidos eran designados como jueces a otras en que se realizan concursos para obtener lo mismo.

En todo esto también hay una protagonista omnisciente, la intencionalidad, siempre presente, pero siempre invisible a los ojos que no están entrenados para verla.

Para finalizar quisiera reflexionar sobre la libertad en palabras de Ricardo Yepes Stork, quien decía que: “Todos los actos presuponen a la libertad para poder ser moralmente imputables (libre albedrío). La libertad se sitúa en la interioridad de la persona. Es una de las notas definitorias de la persona. Permite al hombre alcanzar su máxima grandeza pero también su mayor degradación. Es quizás su don más valioso porque empapa y define todo su actuar. El hombre es libre desde lo más profundo de su ser. Por eso los hombres modernos han identificado el ejercicio de la libertad con la realización de la persona: se trata de un derecho y de un ideal al que no podemos ni queremos renunciar. No se concibe que se pueda ser verdaderamente humano sin ser libre de verdad.”   

Reemplazando la palabra pene por la palabra libertad conseguiríamos dar la misma idea con la que se da inicio a esta columna, siempre habrá una mutilación para satisfacer un deseo.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director, en paulatino retiro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.