Milagros de Navidad: Las lecciones de Pepe

1
blank 3 blank 0
Read Time2 Minute, 25 Second

A los 38 años de edad, yo era un triunfador en los negocios. Al frente de mi propia empresa, todos los meses volaba a diferentes ciudades para cerrar tratos millonarios. En aquel entonces mi vida era un corre-corre constante. Desde que me levantaba por la mañana, hasta que caía en la cama rendida para despertar cuatro o cinco horas después, no paraba de hacer cosas «importantes». Pero un día todo eso cambió… y de la manera más inesperada para mí.

Pepe llegó a mi vida un 24 de diciembre. Una colega que en su tiempo libre trabaja con una organización que rescata animales desamparados me lo regaló por Navidad. Cuando me entregó el perrito, no pude menos que reír. No era más que una diminuta mezcla de chihuahua con quién sabe qué otra raza. Tenía una oreja caída, una patita jorobada y le faltaban los dientes superiores.

«Creo que fue atropellado y abandonado; ha sufrido mucho, así que te ruego que lo mimes y lo pasees dos veces al día», me suplicó. Y yo, que nunca había cuidado de otro ser viviente, quedé ¡horrorizado! Pero no podía rechazarlo, porque a esa colega le debía varios favores. Así que lo acepté con la condición de que si no podía cuidarlo adecuadamente, le buscaría un buen hogar.

La primera vez que lo saqué a pasear por el parque fue una verdadera tortura para mí. Quizás debido a su patita jorobada, Pepe avanzaba a paso de tortuga. Además, se detenía para olfatear un árbol o para observar algo que le parecía fascinante. ¿Yo? Miraba el reloj con impaciencia. Pero ahora que no me quedaba más remedio que avanzar al paso de Pepe, comencé a notar muchas cosas que antes, en mi carrera loca, no reparaba: el color azul plateado del cielo al atardecer, una gota de rocío, cristalina y perfecta, suspendida de una hoja, la caricia de la brisa fresca en mi piel… Y algo aún más increíble: yo, que siempre fui «alérgico» a los niños, comencé a reír con las ocurrencias de los que se acercaban a saludar al perrito.

Poco a poco, día tras día, comencé a abrir los ojos a un mundo lleno de maravillas, pero ignorado por mí. La noche que me quité los zapatos mientras paseaba con Pepe bajo las estrellas y sentí la hierba húmeda bajo mis pies, supe que ya no podía volver atrás. Claro que no iba a dejar mi carrera, pero esta ya no sería todo mi mundo.

Varias semanas después de la llegada de Pepe, la colega que me regaló el perrito me preguntó cómo me iba con él. «Si no lo quieres, tengo a alguien que puede aceptarlo», me dijo. «Pepe ya tiene un hogar», fue mi respuesta. Y es que ese perrito que jamás ganará una carrera, y mucho menos un concurso de belleza, ha sido mi mejor maestro en el arte de vivir.

1 COMENTARIO

  1. Un magnifico ejemplo para empezar a pensar que cualquier ser viviente, por mas impedimentos que tenga, puede llegar a ser un brillante compañero que nos haga ver el mundo desde otro lugar, sin la rutina que la vida diaria nos impone. Tiene rasgos de solidaridad pero en realidad es una muy buena enseñanza para quienes nos abstraemos en nuestros problemas sin mirar a los que nos rodean y que acusan problemas superiores a los nuestros. En estos momentos en que vivimos las fiestas que el almanque nos indica que el año esta a punto de fenecer, bien vale recapacitar para emprender el nuevo año con mejores expectativas nuestras y de todo ser viviente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.