El primer cine de San Salvador de Jujuy cumplió ayer 41 años

3
Read Time4 Minutes, 52 Seconds

Jujuy al día® – El cine Alfa cumplió 41 años ayer 6 de octubre, fue el primero de San de Salvador de Jujuy y su historia puede leerse en sus butacas, tapizadas con los banners de todas las películas exhibidas en sus salas desde aquel día de 1978.

Desde el escenario del cine-teatro, se ve, como en una película, una sucesión de títulos e imágenes, que hablan también de la historia de la cinematografía mundial.

La ideóloga fue Susana Cernuschi, a quien también se le ocurrió construir un cine en ese predio cuando la idea original de su esposo era la de levantar un hotel.

«Ya teníamos los materiales comprados. Yo siempre amé las películas y Jujuy no tenía salas. Así que le sugerí: ‘¿Y si hacemos un cine?’. Convocamos a un ingeniero y a un arquitecto y el sueño se convirtió en realidad», relató Cernuschi en entrevista con ANSA.

Originalmente tenía 900 butacas. Luego, ella decidió hacer una segunda sala con las 300 butacas del pulman, en el piso superior. Aquel 6 de octubre de 1978, el cine inauguró con sonido estéreo Dolby, un adelanto técnico que solo poseían varias salas de Buenos Aires y una de Córdoba. Para muchas personas fue su primer contacto con el mundo de fantasía que propone el séptimo arte. Y el sonido envolvente tuvo en el público el mismo efecto que los cortes de películas con besos apasionados para el entrañable Totó de «Cinema Paradiso».

La dueña de la sala sabe de los efectos benéficos de esa experiencia inmersiva que es el cine. Por eso -muchas veces tras extensas negociaciones con sus hijos- siempre logra estar a la vanguardia ya que, dice, «el público lo merece».

«En diciembre de 2010 incorporamos el sistema digital 3D, algo maravilloso. En ese momento, fue el único cine del noroeste argentino con pantalla panorámica y nos pusimos las gafas. Venía el estreno de «Avatar» (2009) y teníamos que hacer algo al respecto, por más que los costos fueran imposibles. Así que pedimos dólares prestados a todos nuestros amigos y compramos el sistema. Fue una revolución. Y al año siguiente lo instalamos en la sala de arriba», detalló.

Sorteando las crisis económicas, la familia siempre estuvo atenta a la evolución tecnológica y fueron haciendo mejoras en materia de imagen y sonido. Hasta que Cernuschi quiso instalar la proyección láser en la sala principal, ya que le otorga más luminosidad a la sala.

El Alfa es un cine con historia. Por sus escenarios pasaron artistas nacionales e internacionales, gobernadores y presidentes. Desde siempre, se proyectan filmes sobre medio ambiente para alumnos de distintas escuelas y se brindan charlas con biólogos para concientizar a los niños.

En esa sala se hizo el lanzamiento de la película «La deuda interna» (1988), de Miguel Pereyra y en 2000 se celebró la Primera Muestra de Cine Argentino, a la que asistieron realizadores, productores y actores. Desde 2014, es una de las sedes del Festival Internacional de Cine de las Alturas.

En el marco de la reseña, en 2017 se exhibió el filme «Soldado argentino solo conocido por Dios» (2016), con la presencia de excombatientes y familiares de los caídos en el conflicto armado con Gran Bretaña por las Islas Malvinas.

La historia en las butacas

Hace una década, Cernuschi decidió guardar todos los banners de las películas enviados por las distribuidoras, y consiguió otros más antiguos, con un objetivo que sus hijos ignoraban y hasta hoy resisten: hizo acolchar los asientos de las butacas y restauró los respaldos, tapizándolos con imágenes de cada cinta exhibida.

En la primera fila, junto al pasillo, está inmortalizado el afiche de la primera versión de «El Rey León» (1994), un clásico de Disney que acaba de estrenar su versión «live action» en Argentina con un rotundo éxito de taquilla. Más atrás, toda la saga de «Toy Story» y «La Historia sin fin» (1984).

Abundan las butacas de acción, con «Rápidos y furiosos 7» (2015); las de héroes, como «Avengers, Los Vengadores»( 2012) y «Avengers Infinity War» (2018); las de comedias, como «Papás a la fuerza» (2009) y las de aventuras, con «Avatar» a la cabeza.

«En algunos casos, el tapicero no logró centrar la imagen con el título de la película. De todos modos, cuando se rompen, las vamos renovando por otros banners nuevos», aclaró Cernuschi.

Sin embargo, el buen observador puede reconocer que el soldado de espaldas, con una mochila y fusil, mirando al horizonte, pertenece al afiche de «Buscando al soldado Ryan» (1999) y el ceño fruncido de un maduro Nicolas Cage conduce directamente a «Un maldito policía en Nueva Orleans» (2009).

Según la dueña de la sala, suelen exhibir en cantidad filmes de acción y de terror porque eso es lo que más demandan los espectadores. El cine europeo pierde frente al estadounidense, especialmente el «mainstream».

«A mí me gustan las que llamo películas selectivas, pero atraen a poco público -sostuvo-; si tuviera que elegir, traería aquellas viejas comedias italianas que ya no se filman; las películas protagonizadas por Anthony Hopkins, que siempre es una garantía de calidad, y entre las rodadas en blanco y negro, me quedo con «El joven Frankestein».

Sin embargo, su película favorita es «Cinema Paradiso» (1988). Tal vez, porque como en aquella inolvidable historia de Giuseppe Tornatore, Cernuschi se propuso que el ingreso a su sala sea siempre un viaje emocional y fantástico. Y, como el proyectorista Alfredo, intenta contagiar a todos los que se acerquen a la sala su profunda devoción por el séptimo arte. 

Happy
Happy
40.00 %
Sad
Sad
0.00 %
Excited
Excited
40.00 %
Sleppy
Sleppy
0.00 %
Angry
Angry
20.00 %
Surprise
Surprise
0.00 %

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.