Ejemplar sentencia del Tribunal Criminal Nº 2 con perspectiva de género

0
blank 0 blank 0
Read Time6 Minute, 25 Second
blank

Los jueces dieron a conocer los fundamentos de la sentencia en donde condenan a 20 años de prisión a un hombre por ejercer violencia de género en sus ex parejas y en una menor de edad.

Jujuy al día® – El pasado 28 de agosto, el Tribunal en lo Criminal Nº 2 por unanimidad condenó a 20 años de prisión efectiva a Pablo Mamaní Luzcubir, por considerarlo autor penalmente responsable de los delitos de “Homicidio calificado por la calidad de la víctima y violencia de género en grado de tentativa. Lesiones leves agravadas por el vínculo y violencia de género. Lesiones leves agravadas por el vínculo y amenazas. Lesiones leves agravadas por el vínculo y por la violencia de género, lesiones leves agravadas por el vínculo, amenazas agravadas por el uso de arma y daño”.

El Tribunal integrado por los jueces  Claudia Cecilia Sadir – presidente de trámite-, Maria Alejandra Tolaba – habilitada- y Luís Ernesto Kamada, dieron a conocer los fundamentos de la ejemplar  sentencia en la que se juzgó con perspectiva de género.

Cabe recordar, que Mamaní Luzcubir llegó a juicio porque habría protagonizado hechos delictivos en distintas fechas y lugares, en los que habría atacado a tres mujeres – que fueron sus ex parejas – y a una menor de edad, hija de una de las víctimas.

Los fundamentos se obtuvieron en función de las declaraciones testimoniales, pruebas analizadas y pericias realizadas para investigar los hechos.

En ellos, la Dra. Sadir  resaltó “la conducta obsesiva del inculpado respecto a sus víctimas, ya que no solamente fue violento cuando eran pareja, sino que también incrementaba su conducta colérica y violenta al momento de la ruptura de la relación manifestando su frustración desde lo afectivo”.

Destacó así que Mamaní Luzcubir presenta rasgos de personalidad psicóticos, y estos se manifiestas en trastornos de conducta, para nada adaptada dentro del entorno social en el se desempeñaba, al igual que en su entorno afectivo, “con poca tolerancia a la frustración y con personalidad manipuladora, colérica, intranquila, irascible y activa, lo que lo convierte en un ser peligroso para sí y para terceros”.

La presidente del Tribunal explicó que “la violencia de género constituye un agravante por la motivación del autor, y consiste en que el hecho es emprendido con una motivación predominante constituida por una expresión de violencia contra una mujer y se muestra como una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre el varón y la mujer, consecuencia de una situación de discriminación intemporal que tiene su origen en una estructura social de naturaleza patriarcal”. 

Continuó resaltando respecto a estas causas que,  “se trata de una motivación específica que se agrega a la de matar, y es matar sabiendo que la víctima presenta un mayor estado de indefensión por ser objeto de una relación de poder en la que lleva la peor parte, vulnerando la posición del género femenino dentro de nuestro contexto cultural”.

La Dra. Sadir argumentó que “la violencia de género es un flagelo que ha sido abordado de manera concienzuda como política de Estado, a los fines de combatirla”. De allí que en el año 2012, se incorpora a nuestro Código Penal el término “género” y más precisamente “violencia de género”.

Así la juez explicó que esta violencia produce “graves daños en la integridad física, sexual y psicológica que puede llevar a un desenlace fatal como un femicidio, por lo que es necesario tener en cuenta su gravedad e incremento a efecto de que, desde los Estados, no solo desde Argentina, se comience a tomar real conciencia de la cantidad de mujeres asesinadas en razón del género y se adopten políticas públicas, reales leyes que se apliquen a tal fin, consiguiendo de esta manera que las mujeres luego de la denuncia se encuentren realmente protegidas y no queden al acecho de su agresor”.

En forma específica respecto a los delitos que se le atribuyen a Mamaní Luzcubir, la magistrada consideró necesario reconocer los distintos tipos de violencia (física, sexual, psicológica, laboral y económica) y comprender que “estas no pueden ser interpretadas rígidamente, como si fueran exteriorizaciones aisladas unas de otras, porque en realidad se presentan interdependientes y en interacción continua; ya que, en casos de esta índole, hay un ataque a la integridad física y psíquica simultáneamente, aunque lo rimero se perciba más fácilmente”.

En relación a ello, la presidente del Tribunal destacó la actitud reticente que se observó en una de las víctimas mientras prestaba declaración testimonial, “debido a que ello forma parte de la violencia que había naturalizado al no poder elaborar un relato espontáneo como consecuencia propia de la victimización en la que se encuentra una mujer al ser sometida a hechos de violencia por parte de su pareja”.

Esta actitud renuente de la víctima de violencia, como lo describe la “teoria del relato aprendido”, se produce porque la víctima naturaliza este tipo de hechos y luego se retracta de sus dichos como de sus denuncias, al estar inmersa en un marco de violencia.

Por su parte, el Dr. Kamada adhiriendo a los fundamentos de la Dra. Sadir, agregó que no era menor destacar “cuestiones relativas a la peligrosidad del sujeto, ya que su conducta resultó demostrativa de manifestaciones criminales  significativas en cuanto a las circunstancias de modo, tiempo y lugar en las que se cometieron los hechos probados”.

El juez consideró que la conducta de Mamaní Luzcubir muestra un patrón común que puede sintetizarse en que “luego del rompimiento de una relación, ya signada por la violencia ejercida por este, comienza a hostigar a sus víctimas mediante llamados telefónicos intimidantes hacia ella y a su grupo familiar o de allegados, a través de su aparición personal en los lugares de concurrencia habitual de la afectada, incluyendo atentados contra elementos de su propiedad para finalmente lesionarlas con armas blancas y golpes, o como en el caso de una de las mujeres, intentar quitarle la vida mediante el empleo de un arma de fuego”.

“Este mecanismo es usualmente empleado por el acusado de manera reiterada y organizada al punto de conocer horarios y lugares en los que las víctimas se encontrarían, así como los teléfonos de las personas que integran sus círculos de confianza para cercarlas y evitar que sean asistidas”.

El magistrado argumentó que este accionar está basado en un fuerte “contexto patriarcal, en el que sus parejas no son más que objetos de su propiedad, sobre quienes se siente plenamente autorizado para ejercer violencia, y respecto de cuyas consecuencias se considera ajeno, destacando así que esta actitud resultó recurrente en relación a las mujeres en general, incluyendo también a su hija”.

Los hechos

Mamaní Luzcubir llegó a juicio porque protagonizó hechos delictivos en distintas fechas y lugares, en los que habría atacado a tres mujeres (que fueron sus parejas) y a una menor de edad, hija de una de las víctimas.

En el año 2017, a una de las mujeres la atacó con un elemento punzo cortante provocándole lesiones en su cabeza, y posteriormente, en otro hecho, le disparó reiteradamente con un arma de fuego hiriéndola gravemente.

Ese mismo año, atacó a otra mujer, también su ex pareja, y a la hija de ambos, una menor de edad, tirando a la víctima al suelo y propinándole golpes de puntapié en diferentes partes del cuerpo, para posteriormente tomar un cuchillo con el cual lograría lastimar a la mujer y a la menor de edad.

En el año 2013, el acusado trasladó a su pareja de aquel entonces a una casa de hospedaje en donde la agredió verbalmente, para luego golpearla con sus puños en el rostro y la cabeza, finalmente tomando una almohada y tratar de impedir que la víctima gritara y respirara con normalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.