¿Es legal el alquiler de vientre?

0
blank 0 blank 0
Read Time4 Minute, 11 Second

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el titular del Instituto de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Jujuy, José Moscoso, habló sobre esta interrogante luego que se planteara la posibilidad que hubiera ocurrido un caso en Jujuy.

blank

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, José Moscoso señaló tajantemente que el alquiler de vientre “está prohibido. Dentro de lo que fue el proyecto que se trabajó desde el 2012 hasta el 2015 con la sanción del nuevo Código Civil, figuraba como una de las alternativas, pero al momento de la sanción el alquiler de vientre se prohibió. Si bien no hay una norma dentro del Código Civil, del compendio, que lo prohíba de manera expresa, pero no está permitido, y lo que no está permitido está prohibido”.

“De hecho, fue una cuestión traída a debate porque sabemos que en otros países como Estados Unidos está permitido, es habitual y está legislado, pero acá no lo está, tenemos una prohibición porque la ley argentina entiende que es madre quien da a luz, independientemente que los gametos que han dado origen en la concepción sean o no de la madre que da a luz, entonces bajo esa conceptualización de que quien da a luz es la madre no podría haber otra filiación distinta”.

Agregó “a partir del artículo 558 del Código Civil plantea todo lo que es la filiación y en Argentina solo puede derivar, por la naturaleza, por las técnicas de reproducción humana asistida, que no es lo mismo que el alquiler de vientre, o por la adopción. Son las únicas vías legalmente aceptadas para otorgar la filiación de una persona, y una persona no puede tener bajo ningún concepto más de dos filiaciones, la materna y la paterna”.

“Yéndonos a lo que es estrictamente biológico, independientemente que el embrión haya sido implantado, no importa de quienes eran los gametos, de quién haya donado los gametos, eso está permitido como técnicas de reproducción humanas, están permitidas bajo un consentimiento médico expreso, con la normativa expresa”.

El letrado opinó que “desde mi punto de vista, en un vacío legal, es un error muy grave que comete el Estado argentino que sustituye un Código y no lo modifica, y si bien hay capítulos que son excepcionales, de un gran avance, pero otros que son un retroceso, una limitación de derechos, porque lo han trabajado en comisiones distintas y después lo han encuadernado y publicaron, no hay un trabajo de una comisión de seguimiento para que tengan todos los libros y capítulos un lineamiento único”.

“Por esto, la determinación de la maternidad, la ley dice que quien da a luz es la madre, independientemente que tenga un código genético distinto el niño y quién dé a luz”.

Respecto a si sería la misma respuesta y explicación en los casos de “prestamos de vientre”, Moscoso señaló “es la misma respuesta. No puedo prestar mi vientre, hay una presunción de onerosidad, es muy difícil que alguien preste el vientre, que se está viendo habitualmente por ejemplo en parejas homosexuales, tanto mujeres o varones, quienes tienen una imposibilidad natural de concepción dentro de la pareja, necesitan si o si dos gametos, uno masculino y otro femenino, entonces la imposibilidad es biológica. Esto no lo digo yo, lo dice el derecho natural, la biología”.

“Por ejemplo, si hay una pareja de mujeres y una mantiene relaciones heterosexuales con una persona externa al matrimonio, queda embarazada, ese hijo nace y entonces la presunción de la ley dice que el hijo nacido durante el matrimonio, y hasta 300 días posteriores a la separación, muerte o presentación de la demanda de divorcio, se considera hijo del conyugue, del matrimonio, y es un contrasentido porque sabemos que biológicamente es imposible, pero la ley otorga esa presunción”.

Explicó “dentro del derecho tenemos presunciones, unas que no admiten pruebas con contrario y las otras que admiten pruebas con contrario, esta sería de las ultimas, sí puedo probar mediante un ADN que ese hijo biológicamente no es de la esposa, conyugue. Son distintas cosas en las que uno tiene que tener y ver que aplica en el caso en particular”.

Respecto a si este tema debería debatirse, opinó “a mi entender no, no podemos cosificar a la mujer. Pongámonos en la piel de una mujer que atraviesa un embarazo, con todo el cambio que eso significa, después da a luz y le dicen que como prestó el vientre o lo alquiló, en un estado de necesidad, ella puede decir que es suyo porque ella lo dio a luz, entonces qué pasa”.

De haber sido eso un contrato, explicó “eso no tiene validez, es contrario a la ley, pero si dicen que se lo prestó su hermana o una amiga, se pueden prestar cosas, pero no puedo prestar el vientre”.

“Sabemos que lamentablemente en la práctica existe y es muy difícil que el Estado esté presente controlando este tipo de cuestiones porque a veces escapan al control estatal, pero se está atentando contra los derechos del niño también”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.