Obras multipropósitos: nuevo concepto aplicado en las defensas para el control de la erosión

0
blank 0 blank 0
Read Time2 Minute, 54 Second

Jujuy al día® – Para contrarrestar, atenuar y corregir los efectos negativos en los ríos derivados del aumento de caudal se suelen construir diferentes clases de defensas, utilizando para tal fin diversas alternativas en cuanto a diseño y materiales utilizados para tal fin. Las más usuales o difundidas son las conocidas como flexibles, las cuales utilizan una opción utilizada desde hace muchos años atrás, conocida como sistema de piedra embolsada.

Dicha alternativa recurre a los gaviones y colchonetas industrializados, fabricados con malla hexagonal de alambre por lo tanto son flexibles, constituyendo esta característica una gran ventaja en el desempeño de las defensas porque ante cualquier inconveniente que pudiere causar la erosión del agua, la estructura protectora construida se deforma adaptándose a las nuevas condiciones del cauce sin fracturarse o colapsar tal como ocurre normalmente con cualquiera de las opciones posibles en el campo de las denominadas defensas rígidas.

Cualquiera de las diferentes defensas posibles de construir para evitar la erosión y o desbordes de los ríos se diseñan y construyen con un objetivo único, limitado y preciso, proteger un determinado lugar y de esa manera impedir cualquiera de los efectos negativos mencionados.

Iniciadas las obras destinadas a recuperar el Ramal Ferroviario San Salvador de Jujuy – La Quiaca, se concretaron relevamientos detallados a lo largo de la traza para evaluar el estado de la vía férrea con respecto al río Grande luego de varios años de total abandono, es así que se observó  que en muchos lugares los problemas de erosión eran más que importantes y a la vez se podían apreciar tramos vulnerables por donde el agua ingresaba con facilidad al aumentar el caudal, inundando a causa de ello campos aledaños, o bien afectando diferentes obras de infraestructura y no solo las del Ferrocarril.

En virtud de lo apreciado, se decidió llevar adelante un plan de defensas para protección, tendientes a evitar el accionar del río Grande en las nuevas obras de la vía férrea.

El diseño de las nuevas defensas para la protección de la vía se hizo protegiendo no solo y en forma específica la traza ferroviaria sino también, campos dedicados a la agricultura o ganadería, viviendas o bien otras obras de infraestructura.

Por esto, las obras multipropósitos, están destinadas al control de la erosión, pero no con un objetivo puntual o específico, sino más amplio o abarcativo, permitiendo de esa manera una cobertura más amplia para protección sin necesidad de mayores inversiones.

Teniendo en cuenta el concepto adoptado para las obras de protección es que se comenzaron a construir las nuevas defensas, tal cual lo que se puede observar en las inmediaciones de la localidad de Tumbaya, donde una de las protecciones marginales se desplazó de la nueva margen derecha generada por la acción erosiva del agua, alejándola del terraplén para la vía.

La defensa considerada en este caso, un muro marginal, a más de lo mencionado, impidió que al crecer el río Grande afectara las instalaciones ferroviarias e inundara el pueblo, proteger una vivienda aislada en situación de riesgo y facilitar el acceso a un complejo agrícola ganadero de importancia para la zona, emplazado en la margen opuesta.

La misma defensa, antes mencionada, permitirá aguas abajo construir un complejo recreativo con campos apropiados para practicar deportes y a la vez si se logra el objetivo fijado generar un reservorio de agua lo cual permitirá a muchas aves de la zona disponer de un espacio adecuado donde habitar, facilitando de esa manera la recuperación de la fauna.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.