Piden declarar de interés el “Desentierro del Carnaval”

0
blank 0 blank 0
Read Time3 Minute, 34 Second

Jujuy al día® – La senadora nacional Silvia Giacoppo (UCR/Cambiemos) presentó un proyecto para declarar de Interés el Desentierro del Carnaval, a realizarse el día 2 de marzo de 2019, en la Provincia de Jujuy. “Reconocer y preservar este tipo de celebraciones es fundamental para mantener viva la cultura de nuestros pueblos”, señaló.

Señala Giacoppo al fundamentar su proyecto que “en Jujuy, “El Carnaval” se vive de una manera muy especial y es una de las épocas más coloridas y festivas del año”,

“El Carnaval tiene su origen hace más de cinco siglos y en Jujuy es una mezcla de celebración introducida por los españoles durante la conquista de América y cultos de los pueblos originarios, que combinan a éste con sus rituales vinculados a la Pachamama”, destaca.

La senadora acota que “si bien el Carnaval se festeja en toda la provincia, se vive con mayor intensidad a lo largo de la Quebrada de Humahuaca y en la Puna. La gran celebración del pueblo jujeño se realiza cuando comienza la Cuaresma, es decir cuarenta días antes de Semana Santa, con el Desentierro del Diablo o en quechua “Pujillay”. El  Diablo es el gran protagonista del Carnaval y símbolo de los festejos”.

Los festejos van acompañados de comparsas y de murgas y las distintas localidades viven su propio desentierro, siendo un ritual que marca el inicio del Carnaval. El Diablo está representado por un muñeco de trapo y se saca de adentro de un mojón o apacheta, que es un montículo de piedras apiladas para invocar a una divinidad. A partir de ese momento la alegría se apodera de quienes participan del festejo, iniciando nueve días completos de bailes, bullicio, desfiles callejeros, disfraces e invitaciones a comer y beber en casas de familia dispuestas a abrir sus puertas a la celebración.

“El hecho de ser un festejo ancestral, tener características que lo diferencian de toda celebración en su tipo para esos días, lo convierte en un destacado atractivo turístico para visitar y compartir, pues se llevarán consigo la experiencia de un acontecimiento verdaderamente excepcional. Reconocer y preservar este tipo de celebraciones es fundamental para mantener viva la cultura de nuestros pueblos”, concluye Giacoppo

Sobre la celebración

Cada localidad de la Quebrada, Puna y Valles jujeños tiene su festejo de Desentierro del Carnaval, desfilan los diablos, se hace el convido a la Pachamama, música, coplas y bailes populares. En la Quebrada grupos de comparsas llegan a las laderas de los cerros que rodean los pueblos para el Desentierro del Diablo, que fuera enterrado el Carnaval anterior. Una vez producido el desentierro se tiran bombas de estruendo y las comparsas comienzan a descender a los pueblos bailando el carnavalito jujeño.

En las calles, integrantes de las comparsas van disfrazados, arrojándose harina o talco. Llevan además ramas de albahaca que dejan a su paso un aroma muy especial.

Después de desfilar por las calles de los distintos pueblos, las murgas se reúnen en puntos determinados, a los que se los llama fortín y allí arman peñas con música de raíz folklórica y bailes hasta el amanecer.

En Volcán se encuentran muchas de las comparsas que tiene reconocida trayectoria en la Quebrada de Humahuaca.

En la Puna, Abra Pampa es otro de los escenarios geográficos de la provincia, y allí se vive el Carnaval a su manera. El Desentierro también se realiza con diferentes comparsas que reciben a jujeños y visitantes en el tradicional Carnaval de Abra Pampa, con mucha alegría y baile, con su autenticidad que los caracteriza y diferencia del resto de la provincia.

En los Valles el Desentierro del Diablo del Carnaval se adelanta en Monterrico, donde se presentan shows en vivo de diferentes artistas, el tradicional topamiento de comadres y coplas con baile popular.

Después de más de una semana de festejos sin pausa, llega el Domingo de Carnaval, momento en que los diablitos disfrazados lloran durante todo el día ante el final del Carnaval y una multitud se encamina a presenciar el Entierro del Diablo.

Es allí cuando las comparsas vuelven a las laderas de los cerros de donde partieran el primer día, procediendo a enterrar el muñeco junto con ofrendas a la Pachamama, como cigarrillos, hojas de coca, alimentos y alcohol, en tanto ahuyentan a los malos espíritus con inciensos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.