Ex Ministro de Economía de Jujuy aseguró que un cambio de moneda en la Argentina “no tendría sentido” si no se soluciona la crisis inflacionaria

0
blank 0 blank 0
Read Time3 Minute, 26 Second

Juan LjumbergJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Ex Ministro de Economía de Jujuy, Juan Ljungberg se refirió a lo manifestado por el Ex Vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, quien señaló que, según un comentario, el Ejecutivo nacional «estarían estudiando el cambio de moneda, el peso federal» para combatir, de alguna manera, la inflación y generar confianza en los mercados.

Al respecto, Juan Ljungberg explicó que “no sé qué grado de credibilidad tendrá este comentario ya que el Ex Vicepresidente Cobos dijo, que le dijeron, que se estaría estudiando este tema, con lo cual hay que tomar esta posibilidad con pinzas. De todas maneras si así fuese, la aparición de una nueva moneda normalmente viene como fruto de un proceso hiperinflacionario o de largos periodos de alta inflación, los cuales conducen a un deterioro muy fuerte del signo monetario actual que por lo tanto pierde credibilidad”, y agregó que “además surge como consecuencia de la necesidad de producir un fuerte ajuste del tipo de cambio donde la nueva moneda, que puede tener un cero o más, o menos, donde incorpora esa nueva devaluación y entonces pareciera que a nivel general se siente menos. Pero en realidad, en toda la historia de cambios monetarios en la Argentina, han sido fruto de esto”.

Además señaló que “para que el nuevo signo monetario no se deteriore rápidamente  luego del cambio, es necesario combatir previa y simultáneamente las razones que  están motivando los cambios del signo monetario y que en definitiva es la pérdida del poder adquisitivo de la moneda fruto de la inflación”.

Y advirtió que “si no vamos a tener un caso como el que hemos vivido en 1985 con la creación del austral, en el gobierno de Alfonsín, donde inicialmente el austral, que fue un cambio significativo, porque hubo una devaluación importante, valía 1,25 dólares, es decir que el austral era más fuerte que el dólar en ese momento, y eso duro un año y medio o un poco más porque el proceso inflacionario siguió y se fue comiendo la gran devaluación previa o simultanea al cambio de moneda, por lo cual en ese tiempo el austral saltó por los aires y fue necesario el Plan Primavera, que también fracasó, y terminamos con la hiperinflación de 1989- 1990”.

“Por lo tanto si hoy se intentase el cambio de una moneda para crear otra como se dice, el ‘peso federal’, que valdría, supongamos, por ejemplo, 10 pesos, cambiaria 10 por 1, esto implicaría una devaluación del 100% en términos del dólar oficial, pero si no se corrige la causa que está motivando el deterioro del peso actual, ese nuevo peso tendrá una vida efímera y no tiene mayor sentido hacer el cambio”, aseguró el economista.

Al referirse a la factibilidad de dicho cambio de moneda, indicó que “de ser factible, lo es, depende de la decisión del Congreso quien tiene que sancionar una ley que cambie el signo monetario y si el gobierno pretendiese esto tiene la mayoría necesaria para hacerlo, es decir que desde el punto de vista, fáctico y legal es posible, pero desde el punto de vista económico no tendría sentido si no se solucionan los problemas de fondos que llevan o provocarían  la necesidad de cambio del signo monetario”.

Para finalizar, Juan Ljungberg opinó acerca de las políticas nacionales para el tratamiento de la inflación durante el año 2012, manifestando que “no ha habido políticas económicas tendientes a reducir la tasa de crecimiento de precios, al contrario, hubo políticas del gobierno un poco ‘pro inflación’ porque lo beneficia desde el punto de vista de ingresos fiscales, ya que al crecer los precios crecen los montos de ventas, y por ello las bases imponibles y por lo tanto el Estado recauda más impuestos, por supuesto que ha valores nominales y no a valores reales y eso permite una especie de ‘bicicleta financiera’ financiado por este impuesto inflacionario que para el Estado no  deja de ser beneficioso, pero por supuesto que no lo es para la gente que recibe un ingreso fijo, porque le significa perder el poder adquisitivo mes a mes”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.