Para Boudou ¿Fellner también actuó con cobardía política?

0
blank 0 blank 0
Read Time9 Minute, 10 Second

Hugo Rubén CalvóPlatón, en uno de sus más conocidos textos “El Banquete” da a conocer una metodología desarrollada por Sócrates, por la cual se puede alcanzar el conocimiento. Allí presenta dos conceptos que constituyen en sí un método de alcanzar el conocimiento. La “ironía” y la “mayéutica”. La “ironía” se dirige a aquellas personas que pretenden saber, pero que en realidad son ignorantes, mientras que la “mayéutica” se dirige al que se cree un ignorante sin serlo.

Esta metodología sólo se puede aplicar a través del diálogo y por lo tanto, en esta instancia, a menos que se intente un diálogo interno, no nos es posible aprovecharla para, entre otras cosas, discernir si una persona actúa de una determinada manera y recibe una calificación, y si otra hace lo mismo, merecería una calificación igual.

Para intentar obtener una respuesta a una inquietud haremos uso del argumento deductivo. En lógica, una deducción es un argumento donde la conclusión se infiere necesariamente de las premisas. Como ejemplo de esto diremos que: “Si todos los bachilleres son futuros universitarios y Pedro es un bachiller; por tanto, Pedro es un futuro universitario”.

Otro ejemplo de argumento deductivo

Tenemos que, Daniel Scioli le envía una carta al presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, solicitándole una audiencia a fin de iniciar un diálogo a fin de revisar los parámetros de adjudicación de la Coparticipación Federal a cada distrito.

A poco de que ocurriera esto, el gobernador de la provincia de Jujuy, Eduardo Fellner, también envía una carta del mismo tenor y con, se cree, el mismo propósito.

No estaría demás mencionar que el mandatario jujeño reclamó una serie de virtudes irrenunciables tales como “equidad, solidaridad e igualdad” a ser aplicadas en una eventual apertura del diálogo con el fin mencionado y dejando de lado “individualismos, egoísmos y mezquindades”, en un velado tono crítico.

Claramente la carta enviada por Fellner gozaba de una ambigüedad incalificable pues, luego de pedir a Domínguez una reunión a fin de iniciar el diálogo para debatir una nueva reasignación de los recursos de coparticipación, termina diciendo que: “Seguiremos más firmes que nunca en el apoyo y respaldo de las políticas que Néstor Kirchner primero, y la actual Presidenta ahora, dispusieron en materia de distribución, asignación y afectación de los recursos”. La pregunta sería ¿para que pide discutir algo con lo que después confiesa está de acuerdo y apoya?

Como una consecuencia esperable de esta situación planteada, las réplicas no se hicieron esperar. Fue el propio vicepresidente, Amado Boudou, quien calificó a la actitud de Daniel Scioli como de “cobardía política”.

Aníbal Fernández no se quedó atrás y le reclamó que Scioli viera que pasaba en su provincia respecto de la distribución del ingreso con los municipios.

Aplicando la técnica del argumento deductivo podríamos decir que: Si Daniel Scioli envía una carta haciendo una solicitud por coparticipación a Domínguez y Boudou lo trata de cobarde, se puede deducir que todo el que le envía una carta a Domínguez reclamando por la coparticipación es un cobarde; por lo tanto si Fellner le manda una carta a Domínguez por coparticipación, también es un cobarde.

Hasta aquí tenemos que hay dos actores que actuaron en un mismo escenario como una especie de personaje central uno y secundario el otro. A uno le contestaron en forma directa, al otro no sólo que no le contestaron, directamente lo ningunearon no otorgándole existencia. O será que habiendo advertido, o conociendo, el juego, ni se molestaron.

¿En qué consistiría la cobardía de Scioli y Fellner?

Preguntarse ahora porqué Scioli y Fellner serían unos cobardes cobra un absoluto interés. Siempre en el campo de la deducción, haciendo uso de información por todos conocida ya que fue publicada en forma de noticia, columna de opinión, etc. en los distintos medios de comunicación.

Según Boudou la cobardía de Scioli y por consecuencia de Fellner, se expresaría por lo opuesto, la falta de valentía en exponer su reclamo a la viuda de Kirchner, casi como diciendo “no te le animas a la presi”.

Para Landau, diputado K y reserva intelectual del derecho, la cobardía estaría reflejada en que Scioli y Fellner, lo sabían, debieron haber iniciado el trámite por el Senado de la Nación que es donde se expresan los intereses de las provincias. Claro que, a pura deducción se puede entender que Scioli y Fellner, en el mejor de los casos, quisieron puentear o ningunear a Boudou dirigiéndose a Domínguez o, como lo plantea Boudou, quien algo sangra por la herida, “no se le animaron a la presi”.

A nuestro entender las cosas no ocurrieron a partir de las mismas motivaciones no por las mismas convicciones. Hay factores que pueden ser comunes a ambos actores, como la Resolución que replantea a los gobernadores una nueva relación con los municipios. Tal vez Scioli, por la estatura política, la que posiblemente lo lleve a ser el próximo inquilino de Casa Rosada, necesite de una presencia mediática que no le cueste un peso y de paso tapa un poco la angustiante realidad que le plantea la inseguridad que tiene la provincia de Buenos Aires como distrito observable por todos y cada uno de los argentinos, y de allí que jugó una carta. Puede ser también que el reclamo por la actualización del famoso fondo de reparación haya sido motivo de una jugada que le deja más ganancia que pérdida. O una respuesta a exigencias de tipo electoral como las candidaturas testimoniales. Conjeturas, miles.

En el caso de Fellner, que sólo podría tener la oportunidad de querer renovar mandato en Jujuy en 2015 -lo que no quiere decir que lo quiera o lo vaya a lograr- las motivaciones y convicciones no serían las mismas ¿que cuales son?, sólo podemos deducirlas pues nos es imposible conocerlas ya que la estrategia de comunicación planteada por sus asesores lo alejan, primero de todo periodista que se le ocurra preguntar cosas incómodas, y luego porque lo habrían convencido que la mejor manera de comunicar efectivamente es perder contacto con la gente y sólo hacerlo a través de los medios, eso sí, los medios afines y de entre ellos, en sólo dos o tres, mostrando la enorme capacidad de gestión, entregando cosas que le dan o “gestionan”, la dan en Buenos Aires.

Las motivaciones que llevaron a Fellner a tener que recibir tamaña afrenta de Boudou probablemente tengan que ver con cuestiones políticas con origen en Nación y mucho con la provincia. Nadie creería que Fellner le puede mojar la oreja a la viuda de Kirchner, ni en los sueños más húmedos de quien sea pasaría algo así, por lo que, deduciendo, el planteo, en el mejor de los casos, fue escrito en Baires y actuado desde Jujuy por Fellner para frenar el debate, esto debió ser algo así: a no, si todos piden, no habrá para ninguno. Y de ahí la salvedad de que damos cuenta subrayada más arriba.

Otra motivación, esta sí que puede ser muy arriesgada de nuestra parte y hasta muy, pero muy, forzada, tendría que ver con el avance de U&O en Jujuy, fuerza política que logró una gran presencia y respaldo a nivel nacional y que le estaría impidiendo poder manejar algunas cosas que hasta antes de su aparición las manejaba Fellner con holgura. Sumado a eso la nueva relación con los municipios que lo estarían desarmando electoralmente, decidió jugarse una carta haciendo como que se aliaba a Scioli a ver si lo llamaban de Baires preguntándole que le pasaba y arreglaba algo. Parece que lo llamaron, es más, el llamado llegó antes de que se dé a conocer la carta, es más, antes de que se redacte.

Ahora que dedujimos desde las motivaciones, nos toca analizar y deducir la actitud de Fellner desde las convicciones. La verdad es que no se nos ocurre nada pues nunca hemos conocido las convicciones de Fellner para querer ser gobernador y mucho menos para volver de Baires luego de cuatro años de un enorme poder como Presidente de la Cámara Baja y como no queremos entrar en el terreno de la especulación sólo se nos ocurriría alguna que tenga que ver con algún particular interés por la estrella económica de la época, el litio. Perdón, donde dice litio debe leerse: volvió a Jujuy por el reclamo del pueblo para que viniera a profundizar el modelo de desarrollo e inclusión social creado por el extinto Néstor Kirchner y sostenido actualmente por su viuda, la actual presidenta.

¿…Si entre ellos se pelean, los devoran los de ajuera?

Por último queremos hacer una breve observación respecto de un tema del que ya venimos opinando. Es sabido que en la UCR hay una interna que poco los ayudará a alcanza cualquier meta que los convoque pues fue notoria la diferencia en las opiniones dadas respecto del “planteo” de Fellner en relación del tratamiento de la coparticipación. Gerardo Morales aseguró que la postura del mandatario jujeño era una “farsa” y lo trato de mandadero de la viuda de Kirchner. Para el presidente del deliberante capitalino el planteo fue correcto y hasta lo felicitó y sugirió algunos lineamientos a seguir.

Aquí queda claro que quien detenta un claro liderazgo dentro de la fuerza política, Gerardo Morales, ve en el planteo de Fellner una suerte de jugada tendiente a cualquier cosa menos a resolver la inequidad de la distribución de la coparticipación federal, para lo que no ahorra calificativos.

En cambio quien sólo se representa a sí mismo, o a terceros, Carlos Sadir, se podría decir que intenta abrir una suerte de Sciolismo, de línea aire y sol, en Jujuy, tratando de mostrar “madurez política”, convocando al trabajo conjunto, tal vez, con el único propósito de diferenciarse él o la línea en la que milita internamente.

En lo único que opinaron igual fue en que Fellner “pide” a nación lo que él le niega a la provincia, una Ley de coparticipación municipal. Claro que ambos entonces opinaron igual que Aníbal Fernández respecto de su reclamo a Scioli cuando le pide que “revise para adentro”.

Ya pasaron las 48 horas

Para terminar queremos recordarles que ya se cumplieron las 48 horas anunciadas por el diputado Víctor Nicolás, emplazamiento este que él mismo se impuso e impuso al intendente Ale, antes de presentar el pedido de intervención al municipio de Libertador Gral. San Martín. Diputado, no nos decepcione y, si le asiste alguna razón, ingrese por mesa de entradas de la legislatura el proyecto de Ley para que alguna vez alguien cumpla con la palabra empeñada.

En el primer texto de Platón, “El banquete”, Sócrates, que repite las palabras de la sacerdotisa Diotima, dice que el alma de cada hombre está embarazada y que quiere dar a luz.

Así como la comadrona ayuda a dar a luz, pero ella misma no da a luz, del mismo modo el arte de Sócrates consiste, no en proporcionar él mismo el conocimiento, sino en ayudar al alma de los interrogados a dar a luz los conocimientos de que están grávidas.

Lic. Hugo Rubén Calvó