YPF: el proyecto radical

1
blank 0 blank 0
Read Time3 Minute, 0 Second

Gerardo Morales 3Este es un gobierno que tiene una rara enfermedad que le impide aceptar sugerencias o aportes para enriquecer y lograr que cada tema central del país sea una construcción colectiva.

Sin embargo, la fuerza de la realidad ha impulsado al CEO de YPF, Miguel Galuccio, a tomar el sendero de las propuestas que la UCR hizo en diferentes foros, incluso este año, cuando se sancionó la Ley de Nacionalización.

Por un lado, se planteó en el Congreso la necesidad de acordar un precio con Repsol para dar una señal de seriedad y seguridad jurídica en foros internacionales. Y, tal como esgrimió el radicalismo, el Gobierno tuvo que iniciar el diálogo con la empresa española.

Concretamente, el dictamen radical decía: “el Poder Ejecutivo deberá, en un plazo de 60 días corridos (…) concretar el proceso de negociación para la compra del paquete accionario que se autoriza por el artículo anterior (‘51% de YPF representado por acciones Clase D que pertenecen a Repsol YPF SA y a Petersen Energía SA, en la proporción de sus respectivas participaciones accionarias’), garantizando el interés económico, financiero y público del país. El Poder Ejecutivo incluirá en dicho proceso los antecedentes referidos a las acreencias o derechos a favor del Estado nacional por incumplimientos contractuales o de obligaciones de empresas precitadas a los efectos de la determinación del justo precio”.

Es decir, el bloque UCR enfatizó establecer un valor de compra discriminando los pasivos y el endeudamiento generados por las ex administradoras. Incluso, se propuso determinar las operaciones dolosas o fraudulentas que tuvieran causa en la mala gestión de las mismas. Pero el oficialismo cerró su proyecto y no incluyó esta medida, que el tiempo ha evidenciado más que apropiada.

Por otro lado, la colocación de bonos y acciones para pequeños ahorristas fue impulsada por la UCR ante la negación oficial. El rotundo éxito del que hoy se jactan ministros y secretarios de Estado había sido advertido ya en 2007.

“Poner sus ahorros a producir”, dice la publicidad y ratifica así la idea aportada de que un ciudadano pueda invertir en la petrolera emblema. Pero lo más importante es que lo hace aportando al crecimiento de la empresa nacional, al trabajo y a la generación de energía para el desarrollo.

La presidenta de la Nación gozó del apoyo de la mayoría del pueblo argentino en la recuperación de YPF para que la compañía, integrando un plan estratégico global, que alcance la soberanía hidrocarburífera.

Abandonar la ruta de los capitalistas amigos, para tomar el camino de la transparencia, es saludable, cabe remarcarlo.

De todos modos, YPF y el país también requieren otras medidas fundamentales como una ley de hidrocarburos que consolide los nuevos roles de las provincias y el Estado nacional, defina la distribución de la renta petrolera y establezca reglas claras e incentivos para la actividad; una agencia federal de energía para la coordinación de políticas y la resolución de los conflictos interjurisdiccionales; entes reguladores jerarquizados; un cronograma gradual de ordenamiento de los precios y tarifas; una tarifa social que asegure el acceso a un umbral de consumo con precios subsidiados, eficientes, sin derroche o clientelismo; un plan energético orientado a recuperar el autoabastecimiento y diversificar la matriz del sector; profundizar los esfuerzos para reducir el consumo de energía y crear conciencia en el cuidado del medio ambiente; o establecer la participación de los trabajadores en ganancias.

Tras años de irresponsabilidad de parte del Gobierno y de falta de política energética, así como connivencia y corresponsabilidad en el vaciamiento de la compañía, esperamos que ahora por fin sea YPF un objetivo nacional y para todos los argentinos.

Por Gerardo Morales

1 COMENTARIO

  1. Mientras subsita en el Congreso la supremacia de los legisladores del FPV será imposible hacerles entender alguna diferencia que puede ser sustantiva en el negocio de la exploracion, esplotacion, refinamiento y comercialización del petróleo de YPF. Mantendran sus oídos tapados y los ojos cerrados. De ahí que me preocupa más el cambio del reparto legislativo en este año eleccionario, y hacia ahí apunta la opción de sumar otas fuerzas aunque de distinta raigambre, pra enfrentar lo que hoy es la Escribanía de los Proyectos del Ejecutivo, dejando las diferencias ideológicas y las uniones netre partidos según su tendencia para las primarias de la spresidenciales del 2015. No cabe duda que al restarle el poder que hoy tienen en el Congreso, y que favorece la sordera y ceguera a algunos consejos que pueden ser de utilidad, puede alterar la marcha que han emprendido con su lema «Vamos por todo». El único posible freno es que la oposición se una en cuestiones fundamentales a la marcha del país y ponerle tope a la prepotencia y soberbia que hoy esgrimen en el Congreso. Cuando tomen en cuenta esto es que podran hacerle frente y disputarle voto a voto las bancas que se ponen en juego, cambiando la conformación porcentual y quitándole el quorum propio que los pone en soberbios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.