La paz que no queremos

0
blank 0 blank 0
Read Time3 Minute, 12 Second

correoSr. Director: Cuando hablamos en esta época de convivir en paz en nuestra patria ¿de que hablamos? La ignorancia en este asunto puede ser un factor de tremendas consecuencias, sobre todo cuando esta se manifiesta en sectores de la dirigencia de la sociedad.

En Argentina en tiempos no muy lejanos donde se suponían de paz se cometieron grandes injusticias de todo tipo, y antes de eso conocimos la “Paz de los Cementerios” donde todo era ordenado, no había protestas y nos desangrábamos diariamente.

Hay una ignorancia que no se corrige con la ilustración o la información, sino con la educación de la inteligencia en sintonía con el corazón. Y hay gente que tiene la responsabilidad de dirigir que de esto no tiene idea, porque no comprenden la manera que entienden los pueblos la realidad de las cosas. Hay que ser humildes para eso.

¿Quiénes son ahora los que no tienen memoria? ¿A qué Paz convocamos? Esta ignorancia de la que hablamos es la peor porque hiere mortalmente a la Prudencia, o sea que no es de la Verdad, y no hace a la Justicia. ¿Quiénes trajeron la Guerra a nuestra Patria en los últimos cuarenta años? ¿Quiénes son los violentos?

Todavía se asiste a las secuelas, convulsiones y a los renovados ataques de la minoría depredadora, de los que se adueñaron del patrimonio de los argentinos en maniobras rapaces.

Cuidado a los que llaman a una paz con los enemigos, con esos que no nos dejan vivir (el hostis). Esa ignorancia también puede llamarse traición.

Nuestro pueblo es pacífico, pero atraviesa las lacras de una posguerra y resiste la nueva guerra solapada y sorda de los que nos siguen considerando presa y no quieren abrir sus garras. Devuelvan lo que robaron, basta de querer dividirnos. Sofistas del “no se puede”, “adúlteros verbales”, algún día rendirán cuentas  por lo que hacen con las palabras. Revolucionarios del “llame ya”, oportunistas de viejo cuño que acosan con ridículas exigencias. Sembradores del caos acepten la voluntad del pueblo. Usureros, especuladores, agiotistas, no suban los intereses y los precios para obtener ganancias leoninas. Juzgadores de un solo ojo miren a los pobres y a los indefensos.

Acaso algunos de los Pacifistas, Decidores y Dialogueros, piensan que los que pusieron a la Argentina de rodillas ya se fueron del país, ya no están. Miren por favor quienes son los que detentan de verdad el poder permanente, sin reelección, ricos y famosos. Miren a los tecnócratas de Europa que con sus recetas siguen llevando al matadero a sus pueblos como lo hicieron con nosotros.

Para lograr la Paz debemos erradicar todo tipo de violencia, desechar la venganza y pedir solo la Justicia. ¿Podrán algunos renunciar mansamente a los privilegios mal habidos? ¿Podrán otros dejar las revanchas aceptando la verdad, toda la verdad?

También estamos cansados de los que juegan a dioses, de los reformistas aburridos, ingenieros sociales que quieren decretar que salga el sol o por el contrario, que “las vacas vuelen y que el chancho rebuzne”. Creadores de antinomias  artificiosas que generan conflictos estériles. No  tememos a los conflictos que tienen sentido, porque nos hacen crecer como pueblo.

No aflojaremos esta vez que la Argentina está resurgiendo dificultosamente de los estragos, cuando “la manguera chorrea para adentro”. No bajaremos los brazos. No ahora que  vislumbramos un porvenir para nuestros hijos que antes no teníamos, por más que a algunos no les gusten los protagonistas de esta etapa histórica o que no les parezca químicamente pura.

Si la paz significa lo políticamente correcto, socialdemocracia al uso, mientras continúan los intentos dominantes y la verdad de los mercados, sencillamente, antes que una mala paz preferimos una buena guerra y lo decimos desde el más profundo amor a la paz pero con un mayor amor a la justicia.

 

Pedro M. Ascárate

Instit. Manuel Belgrano

Univ. Libre Federal e Iberoamericana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.