Jujuy al día®

Primer diario nativo digital de Jujuy. 21 años con la noticia de Jujuy

Jujuy al día® – En relación a la Campaña de Vacunación contra el VPH lanzada por el Gobierno Nacional destinada principalmente a mujeres a partir de los 11 años, el Dr. Jorge Gronda expuso que los costos de la misma serían astronómicos, debido al alto valor que posee la vacuna, la cantidad de dosis que deben aplicarse de la misma y la población a cubrir.

El médico declaró a nuestro medio que resultaría más factible y sustentable crear campañas para incentivar a las mujeres a realizarse el Papanicolau que a vacunarse, puesto que el costo del estudio ronda aproximadamente en u$s 250 y cada dosis de la vacuna contra el VPH cuesta cerca de $1000.

Gronda considera que más que prevención “le parece un gran negocio de la Industria Farmacéutica, porque la vacuna es muy cara. Primero habría que ver si el Estado comprará las dosis a laboratorios nacionales o extranjeros, puesto que el precio de la misma es elevado y hay que colocar tres dosis a cada niña”.

A su vez, manifestó que “si hay que inmunizar a todas las niñas de 11 años de edad, el costo sería enorme. Por lo tanto, el Gobierno debería considerar transparentar los costos que tendrá la campaña”.

Por otra parte, considera que “ni las mujeres ni el Estado estarían en condiciones de pagar la vacunación”, porque estos controles deberán hacerlos de por vida.

El especialista aclaró que “a pesar de las vacunas, las mujeres deben realizarse el Papanicolau (PAP) una vez al año para vencer al cáncer de cuello uterino”.

En relación al tema, Gronda indicó que el PAP venció al cáncer de cuello uterino en los países desarrollados, pero que dicho problema persiste todavía en los países subdesarrollados.

También citó que “el cáncer de cuello uterino está matando a 140.000 mujeres por año en el mundo y 3.500 mueren por año en el país”. Respecto a Jujuy, mencionó que “no hay estadísticas concretas, pero se cree que es la primera causa de mortalidad femenina dentro de la provincia”.

Con respecto a la prevención, Gronda enfatizó que “la responsabilidad primaria de la salud no está en el estado, sino en las ciudadanas”, por lo que debería educarse a las mujeres para que una vez iniciadas en la actividad sexual, se realicen anualmente los controles de Papanicolau y reciban asesoramiento por parte de los médicos y apoderarse de la idea “que la primer protagonista en el cuidado de su salud son ellas mismas”.

A %d blogueros les gusta esto: