Carta abierta a los argentinos

0

Soy empresario. Tengo empresa en USA y otra en España.

Tengo una buena vida, y veo lo que sucede desde una posición cómoda, mirando el mar, con mi cervecita y mi picada de mariscos.

Lo veo todo desde fuera, pero con un inevitable dolor por mi patria, mi gente, mis amigos y  mis recuerdos.

Déjame que te cuente un cuentito idéntico al de Charles Dickens. El famoso Cuento de Navidad que tanto nos ha enseñado de niños, cuando los valores eran algo importante.

Pero antes que nada un par de explicaciones técnicas para comprenderlo

¿Por qué las acciones argentinas se desplomaron en New York?

El lunes negro cientos de miles de ahorristas se desesperaban a gritos entre codazos para vender, sacarse de encima las acciones de empresas argentinas.

Esto significa que nadie en el mundo quiere invertir su dinero en empresas que estarán bajo un gobierno K.

Traducido, hoy todas las empresas nacionales valen la mitad.

Desfinanciadas de ese modo el camino, más temprano que tarde, será bajar la producción, despedir gente, desabastecimiento. Las más ágiles para moverse, como Mercado Libre por ejemplo, se cruzará a Chile o Brasil. Otras se achicarán o cerrarán.

¿Por qué se desplomaron también en Buenos Aires?

Del mismo modo que los extranjeros en New York, los ahorristas argentinos en Buenos Aires huyeron de las empresas nacionales, y le dieron su dinero a USA comprando dólares, que son papeles que certifican que ese ahorrista le ha dado su dinero a ellos para que lo resguarde. El resultado, dólar disparado por encima de 60, que hoy el gobierno sostiene gastando reservas que le prestó el FMI.

Dinero que no le prestarán a un gobierno K, con lo cual el dólar en el futuro gobierno estará tan alto que, al igual que en Venezuela, los salarios serán de un par de dólares mensuales.

¿Por qué el riesgo país casi se duplicó en horas?

Del mismo modo, porque nadie en el mundo quiere prestarle a una Argentina K.

Sin préstamos, con empresas desfinanciadas, el dólar va a ser un inalcanzable papel verde, como en Venezuela.

Y, como no habrá producción nacional suficiente por falta de insumos y empresas quebradas, los alimentos importados serán incomprables para una población que gana una miseria en verdes.

Eso que te prometen de que van a volver “les milaneses para todes” se va a diluir en el “complot de la derecha que hambrea al pueblo argentino”.

No vas a ver ni milaneses ni asades, solo excusas y explicaciones de conspiraciones internacionales.

¿Te suena? Pregúntale a algún venezolano vecino al respecto.

¿Y qué dijeron los voceros K este lunes?

El mismo lunes un artículo en Página 12 decía que los mercados intentaban disciplinar la alegría del pueblo liberado.

Un discurso clásico en Chávez y Maduro. Como ya te dije, todo es un complot de la derecha, el capitalismo, el imperialismo. Página 12 ha empezado a repetirlo desde el mismísimo lunes posterior a las elecciones.

Obviamente, si viste alguna vez en imágenes y películas cómo funciona el mercado de valores, sabrás que todos gritan intentando pasar por encima del otro con su “VENDO-VENDO-VENDO”  o “COMPRO-COMPRO-COMPRO”. Es que el alma de ese sistema es adelantarse al de al lado.

Es de imbéciles creer que pueden ponerse de acuerdo en ese lugar donde a los codazos y gritos intentan comprar o vender antes que el otro.

Pero anda acostumbrándote, porque ese será el relato para el resto de tu vida.

Todo será siempre un complot del capitalismo y el imperialismo.

Lo escucharás en cadena nacional cuando consigas alguna pila para una vieja radio portátil, mientras estés en la quinta hora de cola para el racionamiento de tu medio kilo de arroz mensual.

¿Y por qué digo para el resto de tu vida y no por los próximos 4 años?

Porque esta vez no se les va a escapar la tortuga. No son tan boludos. No les va a suceder lo del 2015 otra vez.

Siguiendo los consejos de sus gobernantes más admirados como Chávez, Dos Santos (Angola), Putin, Daniel Ortega, esos que llegaron y ya nunca se fueron por décadas y décadas, van a usar los primeros dos años para ajustar el sistema electoral y la justicia para no volver a perder nunca jamás.

En todos esos países ellos “ganan” siempre por amplio margen, aún en Angola, con una miseria espantosa en la calle y donde los Dos Santos son los más ricos de toda África, sacan misteriosamente un 97% de los votos.

En la Venezuela de Maduro, con hiperinflación y muerte por hambre y falta de medicinas, donde todas las familias tienen miembros exiliados, “gana” misteriosamente con 67% de los votos.

No van a permitir que les vuelva a pasar eso de perder unas elecciones y terminar en tribunales o en la cárcel. Sus amigos de todos esos países les enseñaron a hacerlo, y lo harán:                                   

A partir de ahora y hasta que mueras por tu vejez, vas a ver a ese mismo gobierno desde las colas de racionamiento.

Escucharás la palabra pueblo, revolución, imperialismo, etc. todos los días. Y vas a extrañar mucho a tus hijos exiliados que lavan copas en un país extranjero, pero por suerte podrán enviarte cada tanto algún dolarillo con el que completes la olla magra que te alimentará.

¿Parece exagerado?

Solo pasaron unas horas y el dólar se fue a las nubes, el riesgo país casi se duplicó, las acciones se fueron al piso y los bonos argentinos se usaron de papel higiénico.

Está claro que no es exagerado, es la clara consecuencia de elegir un gobierno chavista, el mismo que destrozó a Venezuela, que una vez fue el país más rico de Sudamérica.

Yo lo conocí antes y ahora, vi todo su proceso de destrucción.

Lo que pasó el lunes negro fue el Fantasma de las Navidades Futuras del cuento de Charles Dickens.

No fue un complot de la derecha, ni del capitalismo, ni del imperialismo. Deja esas pelotudeces para los boludos militantes. Yo te hablo a vos, argentino promedio que creyó que iba a castigar a Macri y terminó escupiéndose a sí mismo para arriba.

Los venezolanos no conocían a Chávez cuando cometieron el fatal error de votarlo en 1998 pensando en castigar a los otros políticos. Pero los argentinos sí conocían a CFK.

La responsabilidad es mayor. Decir mañana “yo no la voté” no te va a sacar de la cola del racionamiento de arroz.

Ayer el Fantasma de las Navidades Futuras te dio un claro mensaje.

La buena noticia es que hoy despertaste y, como el viejo Ebenezer Scrooge tenes una segunda oportunidad. Solo fueron las PASO. Como en el cuento de Dickens, fue solo un sueño, porque no tiene valor electoral. Hay tiempo de cambiarlo.

El mismo cuento que te enseñó esos valores en tu infancia, viene hoy a regalarte una segunda oportunidad para evitar un futuro largo y penoso de acá hasta el último día de tu vida.

Vos decidís si escuchas o no al Fantasma de las Navidades Futuras

Solo te hablé del futuro económico. El futuro de la libertad tiene un capítulo aparte.

En Venezuela el servicio de inteligencia bolivariano trabaja comandado x los servicios de inteligencia cubanos

El amigo Hugo ya se los había recomendado a Cristina, y casualmente ella viaja muy seguido por allí a visitar a su hija. Preparate para portarte bien si querés sobrevivir.

Te reitero. El lunes te visitó Fantasma de las Navidades Futuras, y hoy descubriste que fue solo un sueño… por ahora y hasta octubre, fue solo un sueño. Luego de octubre dependerá de vos que sea realidad o no.

Mi nombre es Orlando Eijo – Soy Titular de OrlandoEijo Internacional SL de España, y de OrlandoEijo International Limited Liability Company de USA (podes buscar ambas en los registros gubernamentales para comprobarlo).

Verás que no soy un troll del gobierno ni nada parecido.

A mí no me afecta de modo personal, y debería chuparme un huevo si te jodes la vida solito. Pero me duele en el alma y no puedo evitarlo, por eso esta carta.

Buenas Noches!!!

Fuente: @Comando__666