Borocotear ya fue, Fernándezmente es lo nuevo

0

Las palabras suelen denotar y connotar simultáneamente. La denotación es el significado que una palabra tiene por sí misma; mientras que la connotación es el conjunto de significados subalternos que la palabra adquiere dentro de un enunciado, según el contexto en que se usa.

Así, gato hará referencia a un felino maullador, que es el nombre común que denota un animal doméstico. Pero según quién y dónde se emplee puede tener connotaciones diferentes. Por ejemplo, gato en Argentina puede connotar a un ladrón o a un sirviente (en el lenguaje tumbero). Es curioso como una palabra como gato que se utilizaba para definir a hombres que “gatillaban (pagaban)” salidas con vedettes en los años ´30 derivó en, para la profesión más antigua del mundo, salir a hacer gato, por buscar a alguien que le pague por sus servicios. De ahí es que también se utiliza la palabra gato connotando a mujer u hombre de vida ligera.

Aclarado el punto entre denotar y connotar se puede avanzar en el cometido de esta columna que no es otro que poner en evidencia el emergente de los adverbios para connotar verbos como panquequear, borocotear, etc.

Contextualizando el titulo

Borocotear es un verbo que se comenzó a utilizar en 2005 tras la decisión del reconocido médico pediatra, Eduardo Lorenzo Borocotó quien, a cuatro días de resultar electo diputado por los votos del macrismo se pasó a la bancada del kirchnerismo. Entonces el verbo Borocotear connotaba traición, particularmente al electorado. Borocotó fue el emergente que reclamaba la sociedad del «que se vayan todos», pero también ejemplo de que no solo los políticos profesionales eran (son) capaces de esta volubilidad. Borocotó significó que los advenedizos a la política, «los nuevos» que tanto se reclamaba por entonces, son capaces de vilezas peores que los veteranos hombres públicos.

Lic. Hugo Calvó, Director General del diario Jujuy al día®. Foto: Edgardo Valera

Luego que CFK presentó su libro “sinceramente”, y que el periodista Carlos Roberts, reescribiera otro titulado “Cristinamente”, se inauguró un campo semántico que promueve la conversión de un adjetivo en adverbio con la propia forma de ser y resolver las cosas de la persona de que se trate. De ahí es que «Cristinamente», entre otras cosas, resulta de su carácter voluble, al que muchas veces mal definieron como bipolar ya que una persona bipolar padece una enfermedad mental que provoca alteraciones en el estado de ánimo, suele deprimirse, irritarse, sentirse muy feliz y activa o triste y malhumorada en un mismo día. En cambio, voluble es quien cambia fácil, o con frecuencia, de opinión, conducta, actitud o actividad. Ejemplo de esto podría ser el hecho de que Cristina un día manifestó públicamente que el Fiscal Nisman se había suicidado y al otro día que lo habían asesinado. También la alianza con sus viejos enemigos, devenidos en amigos y/o socios y viceversa son ejemplo de esta volubilidad.

Lectura recomendada:  Jujuy: amenazó con matar al docente de su hijo

Podemos decir entonces que, así como “Cristinamente” connota la versatilidad de esta persona, “Fernándezmente” es ahora la expresión de la misma actitud ante los ex socios, amigos o enemigos recientes. “Fernándezmente” es por estas horas la forma de designar no solo la volubilidad de un dirigente político sino también su falta de coherencia e inescrupolosidad.

Sobre la necesidad de la Adverbialización de los dirigentes políticos

¿Ud. diría que muchos de aquellos que renegaron de su pertenencia al kirchnerismo, y hasta consideraron al espacio como una de las perversidades políticas de la época y trabajaron e invirtieron para que este desaparezca, deberían ser hoy considerados como serios candidatos a formar parte de la larga lista de sujetos a ser adverbializados?

¿Cree Ud. que Alberto Fernández, Felipe Sola, Victoria Donda, Pino Solanas y un larguísimo etcétera, por su voluble condición, incoherencia e inescrupolosidad deberían fundar su propio adverbio?

Especulando con que habría una amplia gama de respuestas, solo como para dar fuerza a la idea de que un adverbio puede personificar, no a todos pero si a una mayoría, se responderá afirmativamente a ambos interrogantes.

Lectura recomendada:  Jujuy: lo golpean salvajemente en un “robo piraña”

Entonces ya Borocotear o borocotazo queda como no representativo de una actitud que fue en su momento el escándalo de los escándalos en la historia de la política argentina y se inaugura ahora el “Fernándezmente” que sintetiza a una variante de Fernández que ocupan actualmente el centro de la política hecha de cualquier manera y a cualquier costo.

Si nos remitimos a algún punto de inicio de esta modalidad se podría decir que “Kirchnermente” sería como el adverbio madre, o padre, según se quiera, y que representa la transformación de la política en un chiquero, en el que para participar hay que convertirse en cerdo y, para triunfar, ser el más puerco de todos.

Luego vendría “Cristinamente” que es la continuación de “Kirchnermente” al que se le agrega la premiación del menos apto, pero el más audaz; más la condición de convertirse en «monos sabios», ya saben: no oyen, no ven y no hablan de nada que ocurra en el seno del poder. Este último requisito debería incluirse también en “Fernándezmente”. 

Probablemente por estas horas se esté materializando un nuevo adverbio, uno que depende de una serie de especulaciones y una única decisión. La referencia es a Sergio Massa quien, si da el paso que se preanuncia o preanuncian los analistas políticos, los argentinos podremos asociar la incoherencia y desparpajo político con un “massamente”. De este depende que los argentinos que confiaron en él y fueron elección tras elección –cada vez menos- entregando su voto, comiencen o no a señalarlo para decir que actuó “massamente” y por ello le retiran el apoyo para dárselo a alguien más, o a nadie; porque las decepciones producen estas cosas.

Por último, no queda más que señalar, que se denomine como se denomine el juego que juegan los políticos profesionales y los tahúres o advenedizos de la política. Que los llamen de una u otra manera siempre hará la diferencia pues las palabras no gozan de la presunción de inocencia que la Constitución le otorga a las personas pues, una vez dichas, no tienen regreso ni arrepentimiento.

Nunca hay que olvidar que “La palabra más soez y la carta más grosera son mejores, son más educadas, que el silencio”. Friedrich Nietzsche.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director General de Jujuy al día® –en paulatino retiro-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.