Un periqueño en la Antártida

0

Jujuy al día® – Omar Ezequiel Cruz tiene 38 años, y es de Perico. Es Suboficial Segundo Aeronáutico especializado en Mecánica General, desempeñándose como mecánico de vuelo y subencargado de Mantenimiento en la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros. Participó por cuarta vez en su carrera de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2018/2019 a bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar”.

La aviación fue la principal motivación de este marino jujeño para ingresar a las filas de la Armada Argentina en el 2001. Desde chico, Omar Ezequiel Cruz se interesó en la mecánica, conocimiento que adquirió en la secundaria y gusto que siguió en su paso por la Institución. Además de ser mecánico general es mecánico de vuelo, asistiendo a los pilotos de Sea King en sus vuelos.

Hace ya 18 años que ingresó a la Armada Argentina y contó que siempre le llamó la atención la aviación y la mecánica y al tener la posibilidad de hacer carrera, la hizo. “Al ingresar, cada vez me fue gustando más la Marina y estoy muy bien y contento con lo que hago; además de que esta actividad es muy linda, en esta Institución tenés la posibilidad de conocer a mucha gente, y muchos lugares, como lo es la Antártida”, aseguró.

Este marino de Perico fue varias veces a trabajar al continente blanco en su función de mecánico aeronáutico. Su primera vez fue en la campaña del 2005/6 también a bordo del “Irízar”. Al año siguiente volvió y con el regreso del rompehielos a la actividad antártica, viajó en la campaña del 2017/8 y llegó el mes pesado de su cuarta CAV, 2018/9.

“Fui a temprana edad la primera vez, fue lindo conocer la Antártida y muy satisfactorio el trabajo, en cada viaje uno pone en práctica todo el conocimiento profesional adquiriendo más experiencia; se aprende a trabajar en un ámbito no conocido por todos, bajo un clima complicado”, habló en referencia a sus campañas. “La distancia es difícil, pero es algo que uno tiene que hacer, mi familia ya se ha acostumbrado a estos momentos, aunque mi hijo Luca extraña mucho, sólo tiene 6 añitos”, agregó.

Omar vive con su esposa Andrea y su hijo Luca en la Base Aeronaval Comandante Espora, cerca de la ciudad de Bahía Blanca y próxima también a la Base Naval Puerto Belgrano, al sur de la provincia de Buenos Aires. Su destino naval es la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EAH2) desde que inició su carrera, donde se encuentran los helicópteros Sea King.

Lectura recomendada:  Ponderan el proyecto de Big Data de Jujuy

Aunque su pase no cambió, ha viajado a realizar cursos de especialización a otros lugares del país, como Buenos Aires, Quilmes y Punta Indio, con la finalidad de incrementar el trabajo en su área, mejorar el conocimiento adquirido y potenciar la capacidad de mantenimiento de las aeronaves. Cada integrante de la EAH2 realiza cursos en el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), en el IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación) y la Fuerza Aérea Argentina.

Estando destinado en la Escuadrilla también ha viajado en comisión, como lo fue su última Campaña Antártica. “También hemos viajado a Buenos Aires, Río Grande, Comodoro Rivadavia, Ushuaia y Bariloche por ejemplo, donde uno aplica todo lo aprendido y gana experiencia. Aunque hace 18 años que estoy en la Armada y es una etapa para enseñar, uno siempre aprende algo y siempre estoy predispuesto a seguir aprendiendo”, destacó.

Omar Cruz contó que en el área de mantenimiento de la Escuadrilla, “un día habitual comienza con formación, parte de novedades diarias y ronda de trabajo para la distribución de tareas; como mecánico de vuelo mi función es asistir a los pilotos de los Sea King”. Es así que Omar se sienta en la aeronave junto a ellos.

“Una tripulación mínima de Sea King son 4 personas, 2 pilotos y 2 mecánicos de vuelo; primero sos ayudante de mecánico y después, con el tiempo, las capacitaciones y la experiencia, sos mecánico, es quien mira el instrumental para detectar normalidades y anomalías importantes para los pilotos”, explicó.

Lejos de su hogar actual y su trabajo está Perico, ciudad que lo vio nacer y crecer y donde se encuentran sus padres y dos de sus cuatro hermanos. Vivió en el barrio Juan Manuel de Rosas y para seguir la secundaria se trasladó a El Carmen, donde finalizó sus estudios en la Escuela de Educación Técnica (E.E.T.) N° 1 «Ingeniero Luis Michaud» con orientación en Técnica General.

Lectura recomendada:  Jujuy: intentó cruzar la calle y terminó siendo arrollado por un colectivo

“Siempre me comunico con mis familiares por teléfono y, cuando se puede, viajamos. De Jujuy, además de mi familia, extraño salir a caminar y cazar y recuerdo con mucho cariño cuando jugaba en el potrero del barrio al fútbol con mis amigos”, expresó.

“Servir a la Patria me da un gran orgullo; para mí la Armada es sinónimo de Nación y lealtad y la elijo cada día; todos los trabajos son importantes pero uno adquiere un cariño especial por la Fuerza y entiende que uno es la imagen de la Armada y la representa donde vaya”, concluyó el jujeño periqueño.

El trabajo de Omar y el papel de los Sea King de EAH2 en la Antártida

Los helicópteros de la Escuadrilla están diseñados para operaciones antisubmarinas; tareas de exploración; guiado y ataque; helitransporte de asalto; búsqueda y rescate; evacuación sanitaria; apoyo a la población civil en siniestros y emergencias; reabastecimientos logísticos de bases terrestres y unidades de la Flota de Mar.

Asimismo, los helicópteros son destacados a la Antártida a bordo del rompehielos ARA “Almirante Irízar” como dotación complementaria para realizar las tareas de reaprovisionamiento de bases antárticas y recambio de personal.

El hangar del rompehielos alberga dos helicópteros Sea King que dependen de la Escuadrilla. El Grupo Aeronaval Embarcado está compuesto por 8 pilotos oficiales, un oficial técnico y 17 suboficiales mecánicos, quienes son los encargados de poner a punto las aeronaves.

Los Sea King tienen la capacidad de transportar una carga externa (carga frigorizada, equipos científicos, combustible, vehículos, motos de nieve, materiales de construcción y traslado de personal) de hasta 2.700 kilogramos. Estas unidades son muy necesarias para operar en la Antártida, y se requiere de un trabajo previo y posterior al vuelo, donde intervienen los mecánicos. La función del mecánico se divide en dos: en vuelo y en tierra.

En vuelo, asisten al piloto en cuestiones mecánicas, instrumentales y en la visualización externa al helicóptero. En tierra, le corresponden las tareas de mantenimiento preventivo (inspecciones programadas por el plan de mantenimiento) y correctivo (en caso de alguna novedad en los sistemas se realizan los procedimientos necesarios para su solución). Previo a la zarpada los mecánicos son los responsables de embarcar repuestos e insumos para su mantenimiento: motores, palas de rotor, repuestos hidráulicos, filtros, luces, ejes y equipos de comunicación.

Dentro de la formación básica del mecánico, una vez finalizada la Escuela de Suboficiales de la Armada, al personal que es destinado a la Escuadrilla se lo capacita con los conocimientos técnicos y específicos correspondientes a la aeronave. Una vez adquirida la experiencia, se lo sigue instruyendo para que pueda desarrollarse como ayudante de mecánico.

Fuente: Gaceta Marinera

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.