2019 será un año estratégico y fabuloso

0

Mensaje de fin de año poco típico para un año poco típico

Cuando me senté a escribir estas líneas tenía varias ideas en la cabeza dando vueltas y vueltas. De repente todo voló. No había ideas ni nada. Y bueno, como mí ya larga vida me enseño, había que comenzar de nuevo, eso hice. Deje que las cosas fueran sucediendo e infaliblemente se hizo la luz.

De todos los mensajes que envié y he recibido, los que fueron repetidamente deseando cosas buenas y augurándolas, menos uno. Ese mensaje me decía “Mis mejores deseos para un año estratégico y fabuloso”, vaya mensaje. Claro que la palabra de estilo fue deseo pero ¿estratégico y fabuloso? Comencé a reflexionar sobre estas dos que no son cualquier palabra.

Muchas veces nos encontramos diciendo tal o cual palabra pues sabemos a qué aluden, pero rara vez conocemos su real significado y menos su etimología. Cuantas veces dijimos de algo obsceno que era “pecaminoso”. Sabemos que “pecaminoso” se asocia con algo indecente, pero en realidad le estamos dando a este algo un sentido religioso pues, realmente, estamos diciendo que eso es un “pecado”. Por eso lo mejor es conocer el significado y uso de las palabras “estratégico” y “fabuloso” y luego le damos el contexto necesario para reflexionar.

La palabra estratégico alude al proceso seleccionado a través del cual se prevé alcanzar un cierto estado futuro. Fabuloso debe entenderse como que resalta por sus cualidades extraordinarias, es decir que para bien entender a que me referiré cuando diga estratégico y fabuloso solo hay que asociarlo con la definición dada. 

Lic. Hugo Rubén Calvó

Contextualizando el mensaje, lo primero a tener en cuenta fue quien lo envió (solo yo lo se pues eso entra en la esfera personal), luego al “será un año…” lo asocie con el 2019 y lo que se espera pase en el país y la provincia, esencialmente que los ciudadanos argentinos debemos elegir a quien conducirá el destino de la Argentina y de Jujuy por los próximos cuatro años.

Aquí es donde es estratégico tener en cuenta variables que vayan más allá de lo inmediato y personal. Sigamos la idea de que lo estratégico tiene que ver con cierto estado futuro. También que dependerá de nosotros que ese futuro sea escrito a fuego. Que si estratégico tiene que ver con el futuro es hora de abandonar el pasado para dar espacio a cambios necesarios, tal vez dolorosos, pero necesarios. Quizás la esencia de lo estratégico sea algo lúdico, es decir, hay que jugarse (en el sentido de arriesgarse) por el proceso ya seleccionado o a seleccionar.

Lo que puede ser fabuloso es que si ya decidimos una estrategia y esta nos lleva a aquello que resalta por sus cualidades extraordinarias, no habrá lugar a sorpresas ni desengaños. Nunca lo hay.

Aunque desde ciertos sectores que fracasaron y nos hicieron fracasar,  por estos días, insistentemente, tratan de generar un clima de desesperanza y desilusión, pero si no lo logran es porque aún no han dado con la palabra exacta que defina el clima social reinante. Los voy a ayudar a encontrarla a ver si la utilizan bien. Lo que los argentinos tenemos no es falta de esperanza ni de ilusión, lo que nos encontramos es en estado de “incertidumbre”. La incertidumbre es una palabra que necesita asociase con otra como, imprecisión. Es como que alguien puso puntos suspensivos al final de un discurso y otros tratan de borrarlos uno a uno para agregarle letra propia. Solo hace falta que quien ha escrito el discurso original le quite los puntos suspensivos y le agregue las palabras que se correspondan con la estrategia que nos lleva a eso fabuloso que es lo que seguramente nos dará certidumbre y con ello abandonar la interrogación constante a la que somos sometidos por quienes son los que nos introdujeron en ese estado de vacilación.  

Claro que este debía ser un mensaje de fin de año. Bueno, lo es, lo que sí se sale de los habituales temas como el deseo de salud, de paz,  y felicidad, los que por supuesto los deseo fervientemente a todos, y cuando digo a todos, es a todos, pues una de las cosas que aprendí –porque alguien me lo enseño- es que desde que dejamos de ser un arriba o abajo para pasar a ser de derecha o izquierda estamos buscando volver a ser un arriba o abajo y eso es lo que nos desencuentra y abre grietas y luego sobre la grieta se cava cada vez más profundo.

Entonces mis deseos de este comienzo de año es que seamos estratégicos y fabulosos para iniciar un programa que nos lleve a aquello que notaremos como cualidades extraordinarias. Lo merecemos.

Ejercicio para atraer felicidad: Coloque su mano derecha sobre su hombro izquierdo y su mano izquierda sobre su hombro derecho. Acaba de recibir un abrazo a distancia. ¡Feliz Año Nuevo!

Lic. Hugo Calvó

Director (en paulatino retiro)