Exitoso Festival Internacional de arte sustentable “Jujuy Corazón Andino”

Jujuy al día® – Con un mega espectáculo musical, coreográfico y audiovisual, finalizó en el marco imponente del Paseo de Los Colorados de Purmamarca, el Festival Internacional de Arte Sustentable “Jujuy Corazón Andino”.

Cerca de 8000 personas llegaron hasta Purmamarca, en la Quebrada de Humahuaca, desde distintos puntos de la provincia, el país y el mundo para disfrutar de la posibilidad única de ver en escena reunidos artistas de la talla de Paquito D´Rivera, Gustavo Santaolalla y su banda, Elena Roger, Carlos Nuñez, Escalandrum, Tukuta Gordillo, Julie Freundt y la ex primera bailarina del Teatro Colón Karina Olmedo, junto una orquesta y coro integrados por más de 500 jóvenes músicos de la provincia de Jujuy, Chile, Venezuela, Brasil, Colombia, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Perú y Zimbabwe. Todos congregados bajo el lema “Por un planeta en armonía”. Apenas el sol se escondió y dejó paso a la luna creciente, el público fue sorprendido por el mapping proyectado sobre los cerros, inspirado en parte en la obra del artista visual jujeño Ariel Cortez, que sirvió como escenografía a todo el concierto.

El clima fue de inmensa alegría, bajo el cielo estrellado de la Quebrada. Sólo unas gotas cayeron sobre el público sentado en sus propias reposeras y mantas, hasta el momento de la actuación del marimbista Blessing Chimanga, oriundo de Zimbabwe, que bailó e hizo bailar a los artistas en escena y al público hasta lograr detener la lluvia. Otro de los momentos inolvidables de la noche fue la bajada bandas de sikuris por las laderas del cerro iluminadas por una proyección de mapping, quienes llegaron tocando sus instrumentos hasta el escenario donde tomaron la posta Tukuta Gordillo, Juan Torres y Lucas Gordillo. Elena Roger, madrina del festival, subió a escena junto a Escalandrum, para interpretar, de Astor Piazzola, Vuelvo al sur y más tarde, retornó junto al guitarrista y arreglador Javier López del Carril, Paquito D´Rivera en clarinete y el pianista Nacho Abad con una interpretación memorable de la Zamba de Lozano que fue acompañada por la emoción y el canto del público.

A lo largo de la noche, se sucedieron diferentes directores al frente de la orquesta: Sergio Jurado, director del SOJ, Daniel Misiuk, director del GPA (Brasil), Gerardo Gardelín –ganador además del concurso internacional de composición Jujuy Corazón Andino- Lila Arroyo Torres (Perú), William Aguayo (Paraguay), Marcial Pino González (Chile), Norberto García, César Bustamante y Andrea Merenzon, también productora general y directora artística del Festival. Se interpretaron obras de Mascagni, Mussorgsky, Piazzolla, Dizzy Gillespie así como de Castilla y Leguizamón, Violeta Parra o Ricardo Vilca. También una versión especial de Guanuqueando para instrumentos reciclados, con arreglos de Gerardo Gardelín.

Participaron además como artistas invitados la cantora Carolina Peleritti, que interpretó Vámonos vida mía, recopilación de Leda Valladares, y el pianista Nacho Abad que interpretó sus obras Chaya para Matti y Gato de Gira, mientras bailaron Karina Olmedo y Nahuel Prozzi. La conducción estuvo a cargo del locutor Martin Wullich. La directora del Teatro Colón de Buenos Aires María Victoria Alcaraz estuvo presente para acompañar las actuaciones del Coro de Niños y el Ballet del Instituto Superior de Arte que interpretó el Vals de la Bella Durmiente en uno de los momentos más coloridos de la noche. La presencia andina se hizo notar con las actuaciones del ballet folklórico de Bolivia, y la sucesión de composiciones tradicionales de Chile, Bolivia, Perú y Ecuador.

El espectáculo se realizó en un escenario montado especialmente siguiendo los parámetros recomendados por un estudio de sustentabilidad e informe del Conicet. Se protegió la flora autóctona y se atendió a los cupos recomendados. El ritmo nunca decayó y cada una de las escenas de la noche fue original y remitió a una temática o país participante. Se pudo apreciar el trabajo del equipo de Fundecua, experimentado en este tipo de megaeventos.

Encabezado por Andrea Merenzon, la producción técnica estuvo a cargo de Juan Elortegui y Juan Ignacio Martinez Lamas, la producción artística fue de Jorge De la Vega, la dirección de arte de Diego Siliano, el diseño de mapping de Matías Arbizu, y el de iluminación de Julián “Alerta” Mujica. El cierre de una noche que seguramente dejará huella imborrable en miles de jujeños y público de todo el país y del mundo que se acercó especialmente a disfrutar del evento, estuvo a cargo de Gustavo Santaolalla y su banda. Comenzó Santaolalla solo, interpretando Babel –de la película Beautiful-, y luego se sumó la banda en No sé qué tienen mis penas, De Usuahia a La Quiaca y Pa Bailar, de Bajofondo. Un final de fiesta merecido para este festival.

Una semana memorable

El Festival Internacional de Arte Sustentable Jujuy Corazón Andino se extendió desde el 3 hasta el 10 de noviembre en un recorrido por los diferentes destinos de la Quebrada: Maimará, Tilcara, Tumbaya, Uquía, Humahuaca, Hornocal y Huacalera. El cierre fue con un espectáculo multimedia en Los Colorados, Purmamarca. El mal clima obligó a reprogramar los espectáculos previstos en Volcán y Lozano en el Teatro Mitre de San Salvador de Jujuy, sin amedrentar al público, que llenó la sala en ambas ocasiones.

La gran mayoría de las funciones pudieron ser vistas en todo el mundo en vivo por streaming y vía satélite en los canales de la provincia.

Jujuy Corazón Andino alojó en su programación además una feria gastronómica sustentable coordinada por el reconocido chef jujeño Walter Leal, un desfile de moda étnica contemporánea y muestras de artes visuales en los principales espacios culturales de San Salvador, entre las que se destacó la retrospectiva de Michi Aparicio y la inauguración de la escultura El Abrazo, de Alejandro Marmo en Ciudad Cultural. Asimismo se desarrollaron una serie de talleres gratuitos con temáticas ligadas a la sustentabilidad, recorridos guiados, ferias de diseño y talleres de luthería con materiales reciclables en cada una de las localidades. Además de los artistas ya mencionados, se realizaron conciertos de música barroca en las iglesias de cada lugar al que llegó el festival, a cargo del Ensamble Barroco del ISA (Instituto Superior de Arte del Teatro Colón), con vestuario inspirado en las pinturas de los ángeles arcabuceros de la iglesia de Uquía, que fueron realizados en la provincia por estudiantes y docentes de artes durante el año. El viernes 9 se realizó en dicha iglesia un concierto de la prestigiosa laudista argentina Dolores Costoyas.

Cada uno de los días del festival tuvo hitos artísticos, tanto en los pequeños como en los grandes escenarios. En el Teatro Mitre de San Salvador se sucedieron las actuaciones de la Orquesta Sinfónica del Festival conformada por solistas de las más importantes orquestas del mundo y el corredor andino dirigidos por Ligia Amadio, Horacio Lavandera, Elena Roger junto a la orquesta SOJ dirigida por Sergio Jurado, Escalandrum junto a Paquito D´Rivera y la Jujeña Jazz Band, el ballet del ISA y el Coro de niños del Teatro Colón; en Tumbaya la actuación de Julie Freundt junto a la Orquesta Filarmónica Infanto Juvenil del Perú, la memorable actuación de la orquesta GPA del Brasil en el Hornocal –a 4300 metros de altura-; la reprogramación en el auditorio de la Sociedad Española de la orquesta juvenil de Chile junto a Blessing Chimanga, la orquesta H2O de instrumentos reciclados del Paraguay en Purmamarca. Todos y cada uno de los conciertos fueron recibidos con inmensa calidez por el público local y extranjero.

Capítulo especial fue el concierto “El despertar” de Gustavo Santaolalla y su banda junto a Ricardo Mollo y Carlos Nuñez como invitados, en la localidad de Huacalera. Congregó a 1200 personas desde las 4 de la madrugada hasta las 10.30 de la mañana, que compartieron la experiencia de un concierto irrepetible de casi seis horas. Lo recaudado a partir de la venta de entradas que se adquirieron a beneficio se aplicó a la renovación de campanas de la iglesia de Purmamarca, el seminario de pintura teatral que realizó Diego Siliano con alumnos y docentes de arte de la provincia, la donación de un teléfono satelital a la comunidad del Hornocal.

El evento fue creado a partir de un decreto del Gobierno provincial, que constituyó un ente con el mismo nombre del festival dirigido por Gastón Morales, Sergio Jurado y Silvia Quiroga. Se concibió sobre los siguientes pilares: arte, cultura, educación, sustentabilidad, integración, construcción y transformación social y económica. Cultura viva, energía creativa y desarrollo sustentable. Una iniciativa innovadora en la escena del arte y el compromiso con el medio ambiente. Fue auspiciado por el Gobierno de Jujuy y el Consejo Federal de Inversiones con la producción integral de Fundecua –Fundación para el Desarrollo de la Cultura y el Artecon la dirección artística de Andrea Merenzon.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.