Gerardo Morales: “Ojo, Macri no es una persona de tener miedo, no es De la Rúa, eh”

Jujuy al día® – El gobernador jujeño habló de su relación con el Presidente, de la sociedad entre la UCR y el PRO y de la crisis.

Cuando se aprobaba el acuerdo con el FMI, el mejor aliado radical del presidente Mauricio Macri llegó a París a buscar inversiones y a promover sus vinos de altura. El gobernador Gerardo Morales aterrizó y se fue con la confirmación de que el Banco Europeo de Inversiones y la Agencia Francesa de Desarrollo van a financiar un proyecto de energía fotovoltaica de 85MW en su provincia, con nueve plantas solares. Una de ellas en La Quiaca, con baterías solares de litio. Tres inversores vitivinícolas han demostrado interés en sus vinos de 3.300 metros, entre ellos Laurence Dassault, que ya tiene inversiones en Mendoza.

Gerardo Morales. Foto gentileza Clarin.com

Pero el contador Morales, que llegó con Tulia, la nueva primera dama, no pudo escapar a las preguntas sobre Argentina y el FMI , el Presupuesto, un gran acuerdo de gobernabilidad, el vínculo del radicalismo con Cambiemos, las diferencias en el partido por esta alianza y la primaria que quiere la UCR, el dedo de Elisa Carrió y Milagro Sala, su karma en el exterior. Así fue la conversación con el diario Clarín en la capital francesa.

– Usted es una persona que tiene un vínculo especial con el presidente Macri. ¿Lo alertó de esta crisis económica que venía y que para el exterior era evidente?

– Esto ya se comentaba a fin de año. El rol de (Federico) Sturzenegger en el Banco Central, ese momento, tendría que haber sido anticipar y graduar la devaluación. Ir saliendo del corset de las Lebac programadamente. En general, es en ese aspecto donde ha habido un poco de confianza e ingenuidad en cuanto a esa situación. Esto se había hablado ya en diciembre del año pasado.

– ¿Está de acuerdo con el déficit cero del acuerdo del FMI? ¿Es un objetivo en sí mismo?

– Tiene que ser parte de otras medidas. Un plan económico no se agota en el déficit cero. Más allá que es el punto al que tenemos que ir, haciendo un gran esfuerzo las provincias y la Nación, al que tenemos que contribuir todos los gobernadores. Creo que hay una actitud responsable en un sector importante del peronismo, de gobernadores del peronismo, que tienen buen diálogo con el Gobierno.

Sabemos que piensan distinto en muchos temas, pero que están acompañando este proceso. El país necesita esto. Necesita de un gran acuerdo, que se exprese en el presupuesto que se está debatiendo en la Cámara de Diputados. Es un punto importante de lo que tiene que ser todo un plan. Tema de pago de las pymes, que no se nos caigan las pymes, que no se enfríe la economía, que la obra pública no se caiga. Que no caiga el nivel de actividad, que creo que es el desafío. Porque el peor escenario es inflación con recesión. Es una trampa mortal. Ahí tenemos que poner todo el esfuerzo. A Dante Sica le toca ahora. Es como que “hoy te toca”, Dante.

– Usted habla de un acuerdo político, de una comprensión del peronismo para el presupuesto. ¿Este Gobierno necesita un acuerdo más amplio, una base más sustentable, especialmente para aplicar un programa del Fondo que va a ser difícil?

– Usted sabe que siempre he planteado eso. De hecho, la construcción política en Jujuy es sobre la base de un acuerdo mucho más amplio, que incluye no sólo al PRO, inclusive al socialismo, al peronismo real. Yo creo que lo que viene es un acuerdo mucho más amplio. Pero no tanto político electoral si no un acuerdo con distintas fases. Ese acuerdo amplio de gobernabilidad en el Congreso.

– ¿El peronismo está listo para un acuerdo de esta naturaleza?

– Yo creo que hay sectores que sí son racionales. El peronismo siempre está listo para un acuerdo o un desacuerdo.

– Usted fue uno de los gobernadores que negoció el presupuesto con el Presidente. ¿Cuáles son los puntos de ese acuerdo para el presupuesto?

– Lo primero que dije es poner a disposición todo el esfuerzo de Jujuy, cuidando la provincia. Nosotros tenemos un problema de deuda muy importante. Estamos trabajando la posibilidad de reestructuraciones. Así que nosotros estamos en condiciones de cumplirlo. Pero el problema que tenemos que resolver es el tema de la deuda. Ese es el punto de agenda que hablamos. La Rioja reclama permanentemente su 1 por ciento de “copa”. Se sienta Santa Cruz y habla de sus temas. Santa Fe tiene su agenda. Las provincias que tienen cajas previsionales no transferidas, como Córdoba. La agenda de Schiaretti es “apoyen en este tema”. Es decir: hay una predisposición del Gobierno y un rol de Marcos Peña y de Rogelio Frigerio, especialmente de Rogelio, en relación con las provincias, que es de mucho diálogo.

– ¿El Gobierno perdió una gran posibilidad de oxigenarse al manejar, en la crisis de ese famoso sábado y domingo, con los cargos en el Gabinete como los manejaron? No modificar el Gabinete, no liberar de la presión a Peña, no renovarlo finalmente, dejar los que estaban.

– Tengo mi opinión sobre lo que allí ha pasado. Pero me parece que tenemos que apostar al fortalecimiento de la coalición de gobierno. Porque es fácil opinar así, de afuera. Hay que apoyar al Presidente. El Presidente es una gran persona. He cultivado una relación de confianza con él, le tengo un gran respeto y le tengo aprecio personal, afecto. Y en los momentos estos es cuando hay que decir las cosas que se piensan, bien o mal. En el caso de las tarifas, por ejemplo.

Cuando Alfredo Cornejo, que fue tan criticado, planteó la tarifa plana y algunas cuestiones, desde algunos sectores -no solo del Gobierno sino unos medios de comunicación- nos denostaron. Pero hoy el Gobierno está haciendo la agenda que planteó el radicalismo. Se está ejecutando por parte del ministro Javier Iguacel. El aporte que tiene que hacer el radicalismo es, además de consolidar y fortalecer a Cambiemos y apoyar definitivamente al presidente Mauricio Macri, también aportar. Aportar ,y cuando vea que algún tema está mal, también decirlo en el ámbito que le tiene que decir. Pero en la concepción de que formamos parte del gobierno.

– ¿Había que oxigenar el Gabinete o no?

– Hubo un plan que fracasó, que no se dio.

– ¿Cuál?

– Lo que se habló cuando hablamos con Martín Lousteau, con Alfonso, con Ernesto Sanz, que veían allí algunos movimientos que creo que le hubieran servido. Pero no se pudo.

– ¿Por qué no los escuchan?

– Pero no fue un tema de Mauricio eh. Mauricio estaba predispuesto a escuchar.

– ¿Y quién fue?

– Y porque también somos todos difíciles acá. Los radicales somos difíciles. Donde hay dos radicales, hay una interna (risas). Así que nosotros somos complicados. Y el PRO también es re complicado.

– ¿Por qué falló?

– No sé, cuestiones personales, planteos también racionales, que se entienden. Pero yo creo que, en un momento como el que vive el país, algunos que tienen actitudes más individuales que colectivas, no permitieron eso o impidieron eso. En un momento difícil, donde teníamos que dar una señal como coalición de Gobierno.Pero es un poco responsabilidad de todos. Yo lo vi a Mauricio ese domingo, predispuesto, con mucha amplitud. Más bien el problema ha sido otro.

– Pero él no presidió las negociaciones. Fueron Peña, Grosso y Durán Barba.

No, yo a Durán Barba no lo ví. Más allá que esto no quiere decir que no tiene influencias. A veces positivas y a veces negativas.

– ¿Usted cree que Macri puede ser reelecto en esta crisis?

– Yo sí creo que puede ser reelecto. Tenemos que cuidarlo, no seguir licuando su capital político. Tenemos que pararnos bien como coalición de gobierno. Me parece que se han hecho cosas muy positivas en muchos aspectos. En otras se han cometido errores. El Gobierno nacional no es un gobierno infalible, porque si nos creemos infalibles, somos iguales que el kirchnerismo.

– ¿Peña es un problema para la dinámica del Gobierno?

– No, no es un problema. Por el contrario, Marcos es un articulador del diálogo en el gobierno. Por lo menos, en el lugar donde estoy.Siempre está viendo:” qué pasa?. “che, pero acá opinaron, qué quieren, quieren que hablemos?”.

– Usted dice que Macri puede ser reelecto. ¿Pero puede ser reelecto si Cristina es candidata? ¿O si hay una organización del peronismo racional enfrente a él?

– ¿Con el peronismo unificado?

– Sí, o un peronismo que no sea cristinista.

– Yo creo que Cristina va a ser candidata, más allá de sus procesos judiciales y de responsabilidades que tiene real como jefa de una organización delictiva, de corrupción. No veo el peronismo. El peronismo está muy dividido. Sigue habiendo un sector muy duro del kirchnerismo intolerante y un sector racional del peronismo, que es tolerante. Pero más qué es lo que pasa con los adversarios, el problema somos nosotros: que hagamos las cosas bien, que no se cometan errores, que se acomode la economía. Diría que estamos en manos de los que manejan la economía. Porque si la economía se tranquiliza y la gente está bien en su vida personal, puede mirar opciones y puede mirar más racionalmente allí la política. Si no, se complica. Yo diría que vamos a tener chances o no el año que viene, dependiendo de que hagamos las cosas bien.

– Usted es uno de los radicales más escuchados por el Presidente. ¿Pero por qué Macri no escucha al partido radical? ¿Por qué prefiere a Cornejo, a Sanz, a usted, pero no a los otros? No le gustan los otros.

– La política también es relaciones humanas, pero nos escucha. Lo escucha mucho a Alfredo Cornejo. Son jodidos los dos. Mauricio y Alfredo son re jodidos los dos (risas). Pero hablan. Lo escucha mucho. A mi también y yo lo escucho bastante, hablamos mucho. Con Mauricio tenemos una relación excelente. Por eso la política es tan compleja: es también relaciones humanas.

– ¿Qué sentido tiene para la UCR- le estoy hablando de la UCR institucionalmente- seguir perteneciendo a una alianza donde no los quieren, no los consultan ni los designan?

– (Risas) No, de designar nosotros estamos bien. Esa cosa de que el radicalismo, que va y que pide cargos, no es así.

– Exactamente.

– Formamos parte, o no formamos parte. Formamos parte desde la convención de Gualeguaychú. Estamos porque nos sentimos parte de Cambiemos. Porque apostamos al cambio en el país y  porque seguimos creyendo en eso. Y porque creemos en el Presidente . Vamos a seguir haciendo todos los esfuerzos, nos quieran o no nos quieran. Esta es una decisión que ha tomado colectivamente el radicalismo y que vamos a sostener.

– Más allá de los intereses nacionales, de la alianza de la convención, ¿cómo concibe usted una alianza con un partido que desprecia la política, en la forma que los radicales la conciben, que acusa a la UCR de ser la vieja política, que veta qué es lo nuevo y qué es lo viejo de sus aliados? Nunca funcionó así el partido radical. (Risas)

– Usted quiere que nos vayamos. (Risas).

– Yo le pregunto porque es lo que muchos de los radicales quieren hacer: irse.

– No creo que sea la actitud más responsable. No sólo en este momento sino frente a cómo está el país y cómo está la política en el país. No creo que la actitud, en este momento histórico del radicalismo, sea allanar el camino para la vuelta del kirchnerismo al Gobierno, que sería un franco retroceso.  Así que no comparto esa visión.

– ¿Al Presidente lo aíslan, le hacen leer el diario de Yrigoyen?

– No. Eso no es así.

– ¿La diputada Carrió tiene poder de veto sobre el radicalismo en el Gobierno?

– No. Lilita después de la reunión de ese domingo habló conmigo personalmente. Me dijo que ella no vetaba a Ernesto y yo le creo. Hace mucho que no hablaba con ella. Pero próximamente voy a tratar de conversar con ella, de hablar. Lilita tiene una personalidad muy fuerte. Creo que lo que tenemos que hacer es tratar de no hacer el show de la pelea, como si fuera una telenovela, porque creo que el país necesita otra cosa. Necesita previsibilidad, que seamos serios, que seamos responsables. Que cada cosa que no nos guste, tratemos de ver como se cambia bien, cuidando al Gobierno, que es cuidar al país.

– El problema es que Lilita no se calla. Amenaza, insulta, despotrica contra el radicalismo.

– Bueno, siendo ella radical.

– ¿Cómo se entiende?

– Ella ya está dentro de lo que son las cuestiones psicológicas propias de la familia radical.

– Entonces, ¿Carrió es Macri o Macri es Carrió?

 Yo creo que Carrió tiene esto que yo planteo para el radicalismo, que tiene una gran responsabilidad, un gran sentido de la responsabilidad, de cuidar al Presidente y de cuidar al Gobierno. Con su estilo- que por ahí no nos gusta- nos agrede o nos dice cosas sobre algunas personas.

– ¿El radicalismo le teme a Carrió? ¿Y el Presidente le teme a Carrió?

– No, no. El presidente no. El Presidente no tiene miedo. Ojo, Mauricio no es una persona de tener miedo, no es De la Rúa, eh.

– ¿Es desconfiado?

– Puede ser. Pero es una persona bien parada. Un tipo muy duro, fuerte.

– ¿Cree que va a haber primarias en Cambiemos? ¿Ustedes van a pedir un vicepresidente radical?

– No. No sé. No creo que sea el momento de hablar de ese tema ahora. Estamos frente a una crisis, tratando de salir de la mejor manera. No creo que sea el momento. Pero sí seguramente vamos a poner el foco en lo territorial . Donde veamos que hay un gobernador, un candidato a gobernador radical, que esté en condiciones y haya algún disenso con el PRO, la Coalición Cívica y tengamos que ir a unas paso o a internas, lo vamos a plantear.

– ¿Y Lousteau va a ser el precandidato presidencial en una interna?

– No lo sé. Es importante la participación de Lousteau en el radicalismo. Porque le da aire fresco, pero todavía es poco orgánico para mi gusto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.