Finalizaron talleres de escuela de crianza

Jujuy al día® – Con temáticas como “los límites como un acto de amor”, “los berrinches”, “el tiempo exclusivo con mi hijo”, y “la importancia de la comunicación en la familia” finalizaron los talleres del mes de agosto de la Escuela de Crianza, el dispositivo de la Secretaría Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia que trabaja comunitariamente mediante encuentros periódicos a fin de desarraigar prácticas de crianza que vulneran los derechos de los niños y niñas.

Los talleres se dieron en las localidades de Palpalá, Perico, como así también en distintos barrios de la Capital, reuniendo a padres, madres, abuelos, tíos, padrinos, y responsables afectivos del cuidado de menores de 6 años de edad para compartir sus experiencias en la crianza y los desafíos que ésta presenta.

La propuesta se ejecuta desde el Ministerio de Desarrollo Humano, a cargo de las profesionales del Trabajo Social, Luisa Espinoza y Claudia Mamaní, quienes vienen trabajando hace 10 años en los barrios junto a las familias para adoptar recursos en la crianza que le permitan a padres y madres ejercer un paternaje y/o maternaje desde la perspectiva del buentrato hacia la niñez.

Al respecto, las profesionales a cargo de los talleres de la Escuela de Crianza indicaron que la importancia de los mismos radica en el intercambio de opiniones que se promueven desde estos espacios donde se valoran las experiencias vividas en la crianza de las niños desde cada hogar, ya que cada uno trae sus vivencias, opiniones, sugerencias, y través de los temas mencionados se reflexiona o propone herramientas para mejorar en la práctica a la hora de poner límites y educar.

Asimismo, señalaron que la comunicación en la familia es primordial a la hora de la crianza de los chicos, debido a que mientras más diálogo tengan los adultos con ellos conocerán mejor lo que les sucede, los comprenderán, y sabrán los intereses que tienen.

Además, resaltaron que la buena comunicación les permite a padres y madres pasar más tiempo con sus hijos y lograr un buen desarrollo en las actividades de convivencia diaria. Por ejemplo -puntualizaron-, se logra un mejor compartir la comida con la familia al lograr un mayor diálogo. También se tienen menores chances de caer en conductas más inapropiadas como fumar, beber o tener alguna adicción.

Ello impacta positivamente en el desarrollo infantil, ya que logran cumplir con sus tareas de mejor forma y pueden hacer todo lo que la escuela y el trabajo les requiere, porque tienen un mejor desarrollo intelectual y emocional. Estos talleres permiten valorizar la importancia de la buena comunicación en la vida familiar que logra una buena estabilidad en el desarrollo de las relaciones de sus integrantes, indicaron las encargadas de los encuentros.

Respecto al contenido visto en las charlas, el objetivo es que las personas adultas puedan comprender el comportamiento de los niños desde la perspectiva de los chicos, desde sus interpretaciones y necesidades; a fin de conocerlos más y tener en cuenta que en esas edades imitan a las personas mayores. Por ejemplo, cuando se aborda “los berrinches”, se los entiende como una descarga emocional que hacen los niños a partir de que no fueron escuchados en su primer pedido, solicitando afecto, escucha, presencia del papá, mamá, abuelo o la persona que se encuentre ejerciendo figura maternante.

En el tema de “dedicación exclusiva con niños y niñas” se reflexiona sobre que cada niño y niña es diferente, único e irrepetible; por lo que no se puede actuar de la misma manera con todos. En cuanto al tópico de “la comunicación” se promueve la importancia de las palabras ya que construyen el día a día la relación del padre o madre con el niño o niña y logra que exista un acercamiento entre ambas partes. Finalmente, en el taller de “tiempo exclusivo”, se destaca la relevancia de procurar momentos pura y exclusivamente para prestar atención a el niño o niña.

En un encuentro, un participante expresó: “me encantaron los tres talleres que asistí, porque me ayudó mucho a comprender, guiar los límites, la dedicación y cómo tengo que tratar a mi hija, y sobre todo el cambio que tengo que hacer de conducta con mi hija”.

En fin, todas estas temáticas que se trabajan buscan brindar herramientas para aceptar y comprender de dónde viene el comportamiento del niño o niña para poder modificarlo sin perjudicarle. Se pretende que la persona adulta regule su comportamiento para que se modifiquen ciertas actitudes en la niñez, nunca desde un lugar de autoritarismo, sino desde una flexibilidad respetuosa de la infancia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.