Ingenio La Esperanza: cada vez más cerca de una solución a un problema de décadas

Jujuy al día® – La venta del ingenio La Esperanza está en sus últimos tramos, y cuando las negociaciones culminen se podrá brindar una solución definitiva al complejo industrial como a la población de La Esperanza.

Desde la llegada del nuevo gobierno, encabezado por Gerardo Morales, se tomó, prácticamente como política de Estado, buscar una solución eventual y final a la desidia de la cual fue víctima este complejo.

Las medidas fueron claras, y el norte definido, y eran vender el Ingenio.

Lanzado esto, mientras se debía resolver la quiebra del mismo, el gobierno de Jujuy se hizo cargo del mismo, y por supuesto de sus trabajadores y la producción.

Recordemos que durante los últimos años del gobierno de Eduardo Fellner, el ingenio estuvo regido por el Comité de Gestión y Seguimiento, un ex funcionario kircherista, Jorge Neme, que muy poco sumo en soluciones.

El gobierno de Jujuy, con fondos públicos, asumió el compromiso de sacar adelante al Ingenio La Esperanza, poniendo a punto a la maquinaria, realizando fuertes inversiones, y disponer mensualmente millones y millones de pesos para pagar los sueldos de los centenares de trabajadores.

Mientras que se solucionaba el tema judicial, se pudo realizar el proceso de venta, el cual tuvo condiciones.

Hubo varios oferentes, pero la venta se adjudicó, desde la justicia, a la empresa de capitales colombianos Omega Energy.

Hasta que se terminen de ajustar detalles para poder entregar el ingenio al grupo inversor, este deberá pagar 86 millones de dólares, los cuales serán abonados en tres tramos. Por su compra, el gobierno lanzó distintos planes para poder garantizar el ingreso a los trabajadores.

Comenzó con ofrecer el pase a la planta del Estado a los empleados que quisieron hacerlo, y otra parte optar por el retiro.

Durante este proceso, el Estado siguió invirtiendo en la producción y en los trabajadores, desembolsando millones de pesos por mes.

Hoy en día la venta está muy cerca de concretarse, en pocos años se dieron pasos gigantescos a comparación a lo que se hizo hace dos décadas, acciones que mostraron que el destino que tenía el complejo industrial era no tener destino.

Desde hace un par de semanas, los integrantes del grupo inversor se encuentran en Jujuy terminando de ajustar detalles junto con el Estado para concretar la venta y evitar que siga el camino de la quiebra y el cierre definitivo.

El inversor, el grupo colombiano, se quedará con la planta, las tierras, y los trabajadores, que son alrededor de 600, pero lo más importante, se quedará con el sueño de toda una localidad de mayor progreso con un ingenio que hoy, no tiene techo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.