Para el juez Pullen Llermanos, Milagro Sala “pone en riesgo su vida con fines del entorpecimiento del proceso”

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el juez Pablo Pullen Llermanos explicó las razones por las cuáles decidió que Milagro Sala sea alojada en una cárcel para cumplir su prisión preventiva.

En una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA®, Pullen Llermanos indicó que “me encuentro a cargo de la seguridad de Milagro Sala y lo relativo a su privación de libertad cautelar, en virtud a dos cuestiones: aún tengo en trámite la causa conocida como Lucas Arias con procesamiento y prisión preventiva recurrido, y ahora en trámite en el STJ luego de haber sido ratificado la prisión preventiva por la Cámara de Apelaciones y denegado el recurso de casación interpuesto”.

“Además, el Tribunal en lo Criminal 3 que tiene el juicio de la causa Pibes Villeros me ha solicitado que el traslado y comparecencia se haga a través del juzgado y no en forma directa hacia el tribunal, y en ese marco nos hemos encontrado con una serie de obstáculos que ponen en riesgo tanto la salud de la encartada como la continuidad del proceso normal y de cualquiera de las causas que están en trámite”.

Explicó que “se ha advertido y probado en el expediente, a partir de documentación, los informes médicos y testimoniales en sede de juzgado, que la encartada voluntariamente ha ingerido, de algún modo, una droga, inyectable, intramuscular o intravenosa. Esa es la presunción más fuerte médica por una serie de detalles en la resolución de por qué no sería un simple comprimido y aunque así lo fuera cuando ella recibe el beneficio por segunda vez del cumplimiento de prisión preventiva en la casa del dique le había sido puesta la obligación a sus abogados defensores de acreditar mensualmente todo tratamiento que reciba por profesionales médicos, terapias o medicamentos que debería tomar para cualquier afección y se debía realizar el control del ingreso de esa medicación para saber cómo cuidaba su salud, pero nunca llegó ningún informe”.

Agregó “nos obstante por la sola omisión sin ningún efecto, por lo menos visible, no revoque el beneficio cuando quizás debía haberlo hecho antes por este incumplimiento, pero ahora, y observando que está poniendo en riesgo su propia salud, y creemos que lo hace efectivamente para entorpecer el procedimiento, no puedo permitir ninguna de las dos cosas, no puedo permitir que se cause ningún daño en la salud y a la par debo garantizar el normal desarrollo del proceso donde se ha requerido que la traslade”.

“No teniendo ninguna posibilidad, con este régimen de prisión preventiva en el domicilio del dique donde solamente controlamos el perímetro de seguridad externa y el ingreso de personas y bienes, dentro de lo posible porque el perímetro es enorme, por más que se encuentren cámaras y demás se puede arrojar un objeto adentro y recogido en el césped”.

Sostuvo a este diario que “hay un control y no sabemos cómo ingresó este medicamento y a esto le sumamos que en todo momento negó haber tomado cualquier tipo de medicación en lo inmediato como tiempo atrás y su hija se contradijo diciendo que se habría empastillado con un antidepresivo y se probó con profesionales médicos que eso no es posible porque habría salido, en los estudios realizados, restos de esa medicación consumida en capsulas. Además, es una droga potencialmente letal para la vida que produce una serie de trastornos en los pacientes como arritmia, con lo cual no es cierto, no se empastilló con eso ni con clonazepan como se decía que venía tomando y fue suspendida, pero no fue informado ni autorizado el ingreso y no surge de los estudios realizados con la sonda nasogástrica”.

Señaló “con lo cual, es evidente que de otra forma recibió esa droga en grandes cantidades porque estaba totalmente dormida con los fines, creemos, de no concurrir a la audiencia del juicio y además también se cita en la resolución otra prueba realizada por profesionales médicos que fue el suministro del antagonista de esta droga y a los segundos despertó y hablaba con normalidad y lucidez, con lo cual habla a las claras que estaba drogada, ex profeso, con fines de no acudir a la audiencia”.

Para el juez Pullen Llermanos “ella pone en riesgo su vida con fines del entorpecimiento del proceso y ninguna de las dos cuestiones pueden ser admitida por mi parte, porque está bajo mi responsabilidad y no porque haya recibido el beneficio a partir de lo dispuesto por la Corte Interamericana. Continuaré asumiendo como juez ese riesgo, entonces decidí que vuelva al Servicio Penitenciario donde va a recibir mayores controles, no va a poder consumir sustancias que no les fueran provista por los médicos del Servicio Penitenciario y entiendo que se resguarda más la vida y los fines del proceso”.

Respecto a por qué no volvió a la Unidad Penal 3 de Jujuy, el juez señaló “el Servicio Penitenciario de la provincia ha sido objeto de críticas por parte de la CIDH y la Corte Interamericana en sus visitas, cosas que no compartí que su vida corriera peligro, pero acaté la recomendación de la CIDH y le transferí la prisión preventiva a ese inmueble”.

“Por esas críticas y una serie de irregularidades que hemos advertido y conversado junto al Ministro de Seguridad, que le está poniendo mucho empeño en mejorar al máximo el establecimiento penitenciario 3, decidimos trasladarla a otro lugar distinto y luego de una larga gestión de mi parte y del Ministro de Seguridad con autoridades nacionales a mi pedido, logramos conseguir como único establecimiento este de Güemes, donde estará perfectamente contenida y en mejores condiciones”, concluyó el magistrado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.