Fertilización asistida en Jujuy: “al hombre le enseñas que no hay problemas con su señora, ahí recién vienen, si es que vienen”

Jujuy al día® – En una entrevista exclusiva con nuestro medio, Ricardo Cuevas, uno de los socios fundadores del Centro de Reproducción Humana (CEREH), se refirió a la demanda sobre reproducción asistida en la provincia, quiénes son los que más consultan y a la tendencia que se va abriendo camino en Jujuy. Además, habló sobre el retraso de la maternidad por el cual han optado algunas mujeres.

Ricardo Cuevas

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Ricardo Cuevas expresó “no podría decir la cantidad de pareja que han venido, pero sí que el hecho de habernos reunidos todos lo que hacemos fertilidad en forma individual en un solo sitio ha traído aparejado mucho trabajo que ahora, por suerte, todo el mundo sabe que por problema de fertilidad debe ir allí y eso nos ha permitido poder trabajar atendiendo muchos casos de fertilización in vitro, inseminación intrauterina, ovodonación, todas cosas que se pueden hacer con una pareja que no tiene hijos”.

Comentó que “hay muchas parejas jóvenes que nos han llegado, pero lamentablemente hay muchas mujeres cerca de los 40 años, inclusive habiendo pasado los 40, que deciden recién y se acercan a averiguar cómo es esto de ser madre, cuando se sabe que la edad es importantísima en las mujeres ya que se acercan a los 40 años y las posibilidades de ser madre son menores”.

Sostuvo que “la edad es muy importante. Las mujeres postergan la maternidad en la actualidad. Primero se reciben, a lo mejor se casan, comienzan a trabajar en su profesión y cuando están llegando a los 40 se dan cuenta que están perdiendo la oportunidad y ahí recién recurren a la consulta”.

Cuevas mencionó “personalmente tengo muchos casos de ovodonaciones. Mujeres jóvenes donan los óvulos para que esas mujeres que no pueden gestar con sus propios óvulos puedan gestar un bebé a través de la ovodonación y una fertilización in vitro de ese óvulo que le ha sido puesto en contacto con los espermatozoides de su marido”.

“Necesitamos donantes, las mujeres son estudiadas perfectamente para ver sus antecedentes genéticos, físicos, su estado de salud general, y cuando estamos seguros de que es una persona sana puede donar los óvulos”, comentó.

En relación a quiénes en Jujuy presentan mayores problemas para fecundar, explicó “hay mucho factor masculino. Así lo determinamos a los casos de hombres que no pueden gestar porque tiene problema, pero son más las mujeres, por lo menos las que van a consultas. Ahora vemos parejas y estudiamos a ambos. A la mujer le solicitamos una serie de análisis básicos para saber si puede gestar con sus propios óvulos y a los hombres un espermograma que nos da la pauta de si hay problema o no”.

“Las estadísticas indican que esto está repartido en un 50% y 50%. Tuve varios pacientes con azoospermia, es decir sin un solo espermatozoide. Mujeres con obstrucción de las trompas, trastornos de otras enfermedades, tratamos que todo esto se pueda solucionar y en último caso recurrimos a la ovodonación”.

En relación a la eficacia de estos métodos, explicó que “es muy variable, tiene mucho que ver la edad, pero se consiguen casos de posibilidad de embarazo. Para tener una idea: una relación sexual normal tiene un porcentaje de éxito de un 20% para poder lograr un embarazo, pero con estos procedimientos de alta complejidad, dependiendo de las condiciones, debe estar rondando entre un 45% al 50%”.

Sobre los mitos detrás de estos procedimientos y de las diferentes patologías, mencionó que “existen muchos, sobre todo en los hombres. Muchas veces estudio a una mujer y culminan los estudios y le pido un espermograma al varón, pero nunca viene a hacérselo con la excusa de ‘para que, si estoy sano, el problema es tuyo’, pero cuando le enseñas que no hay problema de parte de su señora, ahí recién vienen, si es que vienen”.

En relación al reconocimiento de las obras sociales de estos tratamientos y sus costos, Ricardo Cuevas expresó “por suerte lo reconocen, sobre todo las obras sociales nacionales; la obra social de Jujuy, el Instituto de Seguros, en el primer intento reconoce el 85% de todo el gasto, si le da los medicamentos, el procedimiento, y del monto total reconoce el 85%”.

“Por ejemplo, si una mujer recibe una ovodonación, generalmente son de mujeres jóvenes,  cuando se lo pone en contacto con los espermatozoides puede llegar a haber 4 embriones de buena calidad, de esos se coloca uno en el útero y se ve si se embaraza o no, sino otra posibilidad que tenemos hoy es la congelación, y el ISJ reconoce un porcentaje de descongelación y de la transferencia”.

Agregó “depende, pero para hacer una inseminación intrauterina, se mejora la muestra de semen, se le coloca a la mujer en el momento de la ovulación dentro del útero a partir de ahí los espermatozoides van por la trompa, buscan el ovulo, lo fertiliza y hay embarazo, ese es el más económico”.

“Luego viene la fertilización in vitro y la ovodonación, y dentro de la fertilización in vitro hay dos mecanismos: uno es lo que conoce como fertilización in vitro, cuando los espermatozoides del marido que son colocados con lo óvulos de su mujer y se logra que solos consigan la fertilización y se forme el embrión. En el caso de hombres con serios problemas de fertilidad, lo que se hace es una inyección intracitoplasmática de un espermatozoide. Se toma un espermatozoide dentro de una cánula especial, con ella se perfora la pared  del óvulo y se pone el espermatozoide dentro del ovulo, es una ayuda al espermatozoide a poder entrar”.

Sobre el futuro de estas técnicas en Jujuy, Cuevas afirmó que “tiene mucho futuro porque la gente se está dando cuenta que frente a la posibilidad de no lograr un embarazo, acá recibe ayuda”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.