Mercado emergente: “en este nivel, Argentina se pone en el radar de los inversores”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño Juan Ljungberg se refirió a esta nueva calificación que obtuvo nuestro país, dejando de ser “país de frontera” para pasar a ser “país emergente”. Argumentó cuáles son los beneficios de esto y las mejoras que podrá tener nuestra economía.

Además, mencionó los errores que no deben cometer las autoridades nacionales para volver a caer de categoría.

En declaraciones al diario JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg explicó, “hay una compañía privada que depende de los grandes bancos internacionales que se ocupa de estudiar, analizar las situaciones económicas y financieras de todos los países del mundo y los agrupa en tres niveles: los países desarrollados o llamados países de inversión, los países emergentes y los países de frontera”.

“Los primeros son aquellos donde las condiciones para invertir son muy buenas. El último nivel, ‘países de frontera’, donde estaba Argentina desde hace unos 9 años, son países que están al borde, pero afuera de la zona de inversión. Argentina hace 9 años estaba ahí, desde que en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se habían puesto restricciones a la entrada y salida de capitales y el cepo cambiario, y fuimos puesto en ese nivel”.

Agregó “ahora pasamos al nivel intermedio, países emergentes, que son los que emergen de esta zona oscura de ser país de frontera, y ahora se incorpora a este grupo en donde sí existen posibilidades menos riesgosas para invertir, por lo tanto los grandes grupos inversores internacionales, que manejan fondos de miles de millones de dólares en todo el mundo de ahorristas privados, empiezan a mirar a estos países para elegir dentro de sus carteras de inversiones, invertir en algunos activos de estos países y, al estar ahora Argentina en este nivel, se pone en el radar de este grupo de inversores que pueden destinar parte de sus fondos a invertirlos en activos argentinos”.

Sostuvo que “hay que aclarar que la primera inversión es en activos financieros, en bonos, o sea títulos de la deuda, acciones en empresas argentinas o bonos del gobierno por lo tanto el primer efecto que puede haber es una subida en el precio de las acciones de las empresas argentinas que coticen en la bolsa de Buenos Aires o en la bolsa de Nueva York y también una subida en los precios de los bonos, y cuando sube el precio de los bonos baja la tasa de interés”.

“Este es el otro efecto que se busca ya, que al bajar la tasa de interés la toma de nueva deuda es más barata. Estos son los efectos, no tan inmediatos, ya que esta nueva calificación que ha sido anunciada, entra en vigencia en mayo del año que viene, pero en este tiempo, los grupos inversores empiezan a estudiar con más detalle las alternativas de inversión que puede haber en Argentina, puede haber algunas inversiones antes de mayo, pero el impacto más importante será el año que viene”.

Señaló que “no es una inversión directa en el ámbito productivo, es indirecto en el sentido de que, si estos fondos compran acciones de empresas argentinas, estas empresas podrían, en el caso de querer expandirse y aumentar su capacidad productiva, emitir nuevas acciones y tendrán compradores, este es el efecto, que es indirecto, que produce esta nueva calificación”.

Consultado sobre las acciones que Argentina debe evitar para no volver a retroceder y caer en esta calificación, el reconocido economista señaló, “no hacer lo que ya hizo para descender, es decir las limitaciones de entradas y salidas de capital, el libre acceso a los mercados financieros. No hay que volver a cometer estos errores de antes como el cepo cambiario, que las empresas no puedan girar sus utilidades a su casa matriz o cualquier otro tipo de restricción financiera, es un elemento fundamental y clave para que además las acciones argentinas y de las empresas sean más apetecibles para los inversores”.

“Debe haber un ambiente macroeconómico de estabilidad. Se me ocurre una analogía para aclarar esto: todos conocemos la práctica de caminar en una delgada cuerda de 5 cm de ancho en altura, a 100 metros o entre dos árboles a 50 cm del suelo, y lo que se pretende es subirse ahí y hacer equilibrio, avanzar y caminar. Ahora, para poder avanzar lo esencial es mantener el equilibrio. Si uno no mantiene el equilibrio no avanzará, encima se va a caer y se golpeará, y duele”.

Agregó “en economía es exactamente lo mismo, lo primero es mantener el equilibrio de las variables económicas, sociales y políticas, ya que si uno no tiene equilibrio en este conjunto no podrá avanzar y es lo que ha pasado y nos viene pasando repetidamente en Argentina, cuando nos desequilibramos económica, política o socialmente, el país no avanza, entonces mantener el equilibrio es esencial”.

“Mantener el equilibrio cuesta mucho y constituye un enorme esfuerzo, luego duele el cuerpo todo el día y si uno se cae aunque sea de 50 cm se da un buen golpe. En economía, si uno pierde le equilibrio de las variables económicas, como ser empleo, tasa de interés, valor de las divisas, precios de las tarifas, precios en general reflejados en la tasa de inflación, como vivimos hace 7 años por lo menos, y en esta última temporada, estamos en desequilibrio, por lo tanto no avanzamos, cuesta muchísimos y de tanto en tanto nos damos unos golpes que duelen mucho”.

“Por ello, lo primero que hay que hacer es recuperar el equilibrio, eso hay que entenderlo claramente porque si no, no vamos a avanzar”, concluyó.