Como con el aborto, la ley de Extinción de Dominio corre el riesgo de morir antes de nacer

Hoy la vidriera legislativa nacional se encuentra iluminada y en ella se exhibe como único producto a la venta el proyecto de “despenalización del aborto”, el que tiene media sanción de Diputados. Claro, demás está comentar que esta media sanción –podríamos decir- fue el resultado de colosales manifestaciones. Un compromiso militante casi nunca visto (es probable que cuando vaya tomando cuerpo la despenalización de la marihuana para “uso medicinal” se reedite) que se expresó en todos los ámbitos, pero, principalmente, en la calle. La acción y reacción de colectivos ligados a la cultura, la ciencia, la religión y la política dieron como resultado esta media sanción que ahora ya se debate en el Senado de la Nación.

Dejando de lado la posición que esta columna tiene frente al tema aludido, el que no es central, y adentrándonos en lo que el título anuncia, y haciendo una asociación libre entre el resultado de un aborto y lo que está a punto de ocurrir en el Senado con la media sanción de la llamada “Ley de Extinción de Dominio”, se puede aseverar que estamos ante la posible “muerte antes del nacimiento” de una legislación que podría ir poniendo en orden algunas cosas que hoy los argentinos, todos, advertimos como estancadas.

Lic. Hugo Calvó. Director General de Jujuy al día. Foto: Edgardo Valera

Los argentinos, en general, no dudamos de que existieron hechos de corrupción de una magnitud que no advertimos muy bien pues hay poca información y mucha propaganda. Con la firma de los legisladores Massa; Camaño; Carrio; Martínez Villada; Sánchez; Terada; Gutiérrez; Torroba; Martínez; Olivares; Burgos; Bazze; D`Agostino y Negri se presentó el “PROYECTO DE LEY REGULANDO LA EXTINCIÓN DE DOMINIO Y REPATRIACIÓN DE BIENES A FAVOR DEL ESTADO PROVENIENTES DE ACTIVIDADES ILÍCITAS. El mismo fue sancionado el 23 de junio de 2016 –mañana estaría cumpliendo los dos años- y es por eso que entró en zona de peligro pues, a fines de noviembre de este año -cuando cierre el período de sesiones ordinarias- esta media sanción perdería el Estado Parlamentario y con ello la posibilidad de ser revisado por la Cámara Alta. Es decir, moriría antes de nacer definitivamente pues, si bien fue concebido en 2016, su gestación ya de dos años, hará caer todo derecho a la vida y con ello caería toda posibilidad de que el Estado (Todos nosotros) podamos recuperar aquello que la Justicia considera fue obtenido de forma ilícita en forma individual o colectiva.

Con esto no solo vamos a perder una posibilidad de obtener justicia, sino que permitiremos que quienes se enriquecieron a costas de la mala administración del dinero público (corrupción), queden impunes desde lo patrimonial.

Preocupa, además de la posible pérdida de estado parlamentario de esta media sanción, el hecho de que recientemente fue presentado un nuevo proyecto con la firma de los Senadores Federico Pinedo y Humberto Schiavoni, lo que predice que la media sanción tiene un final anunciado pues si no se revisa lo actuado por Diputados y se presenta un nuevo proyecto (o ambas cosas), la voluntad es una sola, dilatar el tema todo lo que se pueda y, si es posible, declararle la “Extinción” al proyecto de “Extinción”. Paradoja si las hay.

En el país donde el “no pasa nada” es una oración que tiene más regularidad que el “por favor” o el “gracias”, donde la sensación de impunidad –aunque lo de sensación es solo en el sentido en el que se refiriera alguna vez un ministro cuando se le hablaba de inseguridad- permite conductas antisociales, ilícitas y hasta delictivas pues “No pasa nada”. Alguna vez –no hace mucho tiempo- alguien nos invitó a los argentinos a que nos arrojemos a una aventura -que solo de oírla nos generaba dudas- porque no pasaba nada. Esa aventura fue como tirarse desde un décimo piso, total, hasta el primero “No pasaba nada”. La consecuencia de eso fue que después del primer piso no quedaba otra que estrellarse. Y nos estrellamos.

Estas líneas tienen la clara intención de advertir a todos aquellos que estén interesados en que, primero, la media sanción de la Ley de Extinción no pierda estado parlamentario. Segundo, si conseguimos que esto no ocurra, por extensión, habremos conseguido su efectiva sanción y con ello el “No pasa nada” se comenzará a desdibujar.

Invitamos desde aquí a aquellos que tienen el poder de impedir la caída de la media sanción, los Senadores, pero también a los que creen que este tema es tan importante para nuestro futuro como la sanción de una Ley que despenalice el aborto. El compromiso militante obra milagros. No es menos importante tener herramientas que produzcan justicia en este tema como en el otro aludido (se piense como se piense).

El escritor y guionista estadounidense Elmore John Leonard dio a conocer una curiosa anécdota que les comparto: “Le pregunté al agente literario qué tipo de escrito deja más dinero. Las notas pidiendo rescate, respondió”. Y aquí está una, estamos pidiendo el rescate de valores secuestrados por una moral social que a gritos anuncia sus errores y necesidad de enmendarse. La nota de rescate suele ser anónima, en este caso tendrá el efecto buscado si todos nos comprometemos con la firma.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director –en paulatino retiro- de Jujuy al día®

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.