Turismo de reuniones, un segmento en crecimiento en Jujuy

Jujuy al día® – La consolidación del crecimiento del Turismo de Reuniones en la Argentina se refleja en el ranking definido por la ICCA que la ubica entre los 20 países que a nivel global recibe la mayor cantidad de eventos internacionales, ostentando además, el segundo lugar en Latinoamérica detrás de Brasil.

En este contexto, de manera particular, la provincia de Jujuy también ha reflejado un incremento en la organización de eventos tales como congresos, ferias y exposiciones, que sin ocupar aún un hipotético podio, fue anfitriona en 165 reuniones a lo largo de 2017, 38 eventos más que el año anterior.

A nivel país, según el Observatorio Estadístico del Turismo de Reuniones, la Ciudad de Buenos Aires tuvo 1300 eventos, siguiéndola la provincia de Buenos Aires con 835, distribuidos entre Mar del Plata, La Plata, Olavarría, Bahía Blanca y Tigre; mientras que Córdoba ocupa el tercer lugar con 773 reuniones concretadas en Córdoba Capital, Villa Carlos Paz, Río Cuarto y Villa María.

Cabe resaltar, que el Turismo de Reuniones es un segmento que incluye la organización de congresos, convenciones, seminarios, ferias, exposiciones y se suman también, viajes corporativos y de incentivos, presentándose como una enorme oportunidad para el sector turístico de movilizar su infraestructura de bienes y servicios, principalmente en los períodos de temporada baja.

En Jujuy, durante 2017, de las 165 reuniones, 144 fueron identificadas como “Congresos y convenciones”, 11 fueron “Ferias y exposiciones”, y 10 fueron “Eventos deportivos internacionales”, movilizando 66.960 asistentes (nacionales y extranjeros).

Las principales temáticas de estos encuentros –mayoritariamente con sede en San Salvador de Jujuy, Libertador y Tilcara- estuvieron referidas a Medicina, Cultura e Ideas, Artes, Ciencias (Históricas y sociales), Educación, Derecho, Seguridad y Turismo, Gastronomía y Hotelería, entre otros.

El Turismo de Reuniones muestra características particulares dentro del sector, incentivando la explotación de esta veta comercial. Entre las virtudes se destaca que, el gasto promedio es de 3 a 4 veces superior al del turista convencional; moviliza sectores económicos no vinculados directamente al nicho; quiebra la estacionalidad turística de un destino –la mayoría de los eventos son en temporada baja-; se estima que entre el 30 y 40 por ciento de los visitantes de reuniones regresan al destino en vacaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.