La Promesa del retorno

Sr. Director: Con cierta reserva de lo que presenciaría, finalmente me decidí a asistir al concierto que se anunciaba en el Centro Cultural Héctor Tizón. Al arribar, un grupo de jovencitos, todos vestidos de negro y formando una medialuna a mi alrededor, me preguntaban si “…ía entrada”; yo entendí que me ofrecían y ellos que ya tenía. Cuando volví a requerir dónde comprarla, todos sacaron de su bolsillo el manojo de “bonos contribución” que con toda seguridad no alcanzaron a vender entre sus parientes. El que más me insistió –casi me lo pegaba en la mejilla- me lo dio por $ 100. Su rostro precedido por gruesos lentes y pleno con la sonrisa del que logró la venta, viraba a los flancos repitiendo la reverencia triunfal frente a las cargadas de sus compañeros.

En fin, entrando al salón, se escuchaban algunas repeticiones de último momento mientras los espectadores intercambiaban curiosas miradas en la espera del espectáculo. Al subirse al escenario y tomar el micrófono para introducir las palabras de presentación, el Profesor Soria explicó qué significaba una orquesta como la que se presentaría, no ajustada a algún formato establecido, pero con un acercamiento a la denominada de cámara pero conscientes de que no lo eran del todo: Ensamble de Cámara Jujuy lo tituló.

Al comenzar a ubicarse en medio de los aplausos, los jóvenes músicos miraban de reojo a los asistentes sosteniendo con orgullo sus instrumentos, salvo el contrabajo y los cellos que ya se encontraban en el humilde escenario. Entre ellos, ubiqué al que me vendió la entrada, con el clarinete bajo el brazo.

Luego de un ir y venir con las luces, por fin comenzaron a ejecutar el concierto de Handel al que –a pesar de las explicaciones del Profesor Soria- aplaudieron en cada uno de sus cuatro movimientos.

Le siguió la interpretación de Contrabajísimo del genial Astor Piazzolla, donde se lució el Prof. Escalera, a quien (siendo yo un fanático de Piazzolla) no pude sino felicitar personalmente al finalizar el espectáculo por las vibraciones que impuso con la autoridad de su contrabajo en una cabal muestra de dominio del contrapunto y apoyado en la incipiente orquesta que supo arreglárselas para que no se notara la ausencia del bandoneón al lucir a sus violinistas.

Los temas de tango interpretados por el dúo de violines pusieron de relieve que, además de la calidad en la interpretación, saben introducir arreglos que les son propios y que obligan a reconocer en ellos a músicos serios y conscientes de la dimensión que representa la música en la cultura.

Como un colofón del orgullo provincial, el violinista Leonardo Rojas interpretó la Sinfonía Española de Lalo en la que quedó de manifiesto el virtuosismo de este hijo de Jujuy que se destaca en otros escenarios y que está a punto de licenciarse en la UNC en la especialidad violín. Tal como lo mencionó, la obra que interpretaron requiere de una orquesta sinfónica, un director con cierto andamiaje, numerosos ensayos hasta la puesta a punto… En fin, en ese momento del espectáculo pudo verse el espíritu con que este ensamble determinado a mostrarle a todos que sí es posible, reemplazaba con trompeta las frases que debían ejecutarse con un corno; las del fagot las ejecutaba el clarinete como podía; los timbales con golpes de contrabajo… Es decir: “No vamos a dejarnos vencer por la carencia de instrumentos, de músicos que aún no están y ni siquiera por la falta de medios económicos: nosotros podemos hacer que funcione”

Al concluir el bis del primer movimiento, y mientras llovían los aplausos, me quedó resonando –además de esos últimos acordes- el llamado del Profesor Soria: “Necesitamos que se difunda y que esto crezca”

Señores Jujeños, distinguidos de esta sociedad jujeña, a los que les toca en suerte gobernar en este momento, a los que aman la música como el idioma universal claro y evidente a todos: no dejemos que se pierda el espíritu de esta joven promesa de retorno a los más elevados niveles culturales que supo tener la Provincia.

Nos lo debemos: contar con una orquesta que pueda pensar en mejorar cada vez más y no en los huecos que mezquinamente le dejen la obligación de tener que ir “…en busca del mango que te haga morfar…” como anticipó Discépolo.

Por eso es urgente que esto se difunda y llegue a las autoridades que tienen en sus manos el poder conformar una orquesta estable en la Provincia.

Y a los músicos que osadamente aceptaron el desafío, les hago llegar mi felicitación, aliento y fuerza por haberse decidido a emprender la pendiente en vez de dejarse caer por ella. GRACIAS!!!

Guillermo Poma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.