La reconstrucción del Peronismo de Jujuy, solo lo harán, los leales, honestos y humildes

Jujuy al día® – Sr. Director: Ante el silencio  partidario y basados en los Derechos del afiliado que nos indica nuestra Carta Orgánica, precisamente en sus artículos 8 y 9 en cuanto se refiere a la participación, administración y control, es que a los fines de contribuir a la claridad del manejo de los recursos económicos del partido,  la militancia,   y varios sectores internos  no han  podido ver como democrática en estos últimos años, algunas maniobras  que generaron desconfianza, principalmente por la falta de “información pública”. Los Resultados Económicos, Memorias y Balances, desde hace tiempo no fueron publicados ni puestos  a conocimiento y consideración de los afiliados en ningún congreso ordinario ni extraordinario, ni menos alguna copia en algún espacio-oficina en el mismo partido. Nada de nada. Suena como exagerado, pero esta cuestión de lo económico, que es fundamental en la vida de toda institución política, es una de las bases para la participación democrática interna, para llevar a cabo las  INTERNAS  PARTIDARIAS como fija la Carta Orgánica. Autoridades pasadas, siempre argumentaron “que no había fondos partidarios para afrontar  tales elecciones”, lo que permitía que funcionaran “mesitas” o “grupos” que manipulaban las candidaturas  cuyos resultados nefastos ya conocemos por lo desastrosos que fueron en la historia del peronismo de Jujuy. La pregunta en la “militancia” siempre fue, ¿Cuánto dio la recaudación mensual, anual, fijado en el artículo 66 inciso c) como aporte partidario que dice “El cinco por ciento (5%) de las retribuciones que perciban los legisladores provinciales y nacionales, concejales y miembros de las Comisiones Municipales electos por el voto del Partido y los funcionarios que ocupen cargos políticos electivos o no en los ejecutivos y deliberativos provinciales y municipales de gestiones justicialista, etc,etc”. Pues, se entiende que, toda la administración justicialista pasada, desde el gobernador hasta el último comisionado municipal, asesores y vianderos habrán aportado mensualmente este 5 por ciento. Ahora, ¿quién conoce el listado de los aportantes y deudores?. Nadie. ¿Cómo es que a los propios empleados del partido no se les pagaban sus sueldos, cuando la consigna principal del justicialismo es, defender a los trabajadores como columna vertebral? Una vergüenza. Tampoco había fondos para ellos? ¿Y cómo era lo de GESTAR?. Ahora, ¿Cuánto es el aporte de los actuales que representan al PJ en toda la provincia?. Esperaremos que la futura intervención que designe el compañero Luis Barrionuevo clarifique todas estas cuestiones  el rol de los perdedores y/o los infiltrados.

En las elecciones pasadas, los militantes, en gran número, incurrieron en la fuga de votos. ¿Desobediencia electoral o voto castigo? ¿Pruebas?. Las derrotas vinieron unas tras de otras. Perón decía que “el problema no está en la  militancia, si no en sus dirigentes”. Verdad indiscutible. Entonces, si las nuevas autoridades interventoras a designar por Barrionuevo, deciden encuadrarse fielmente en las disposiciones de la Carta Orgánica y llevar adelante una administración que difiera de las anteriores, diremos que el partido puede encaminarse hacia un futuro que todo peronista deseamos. Pero también cabe una reflexión, ojo con dejar abierta la puerta del fondo porque por allí nos puede entrar de nuevo cualquier basura.  La lealtad, debe ser puesta como primera meta en esta etapa de recuperación. No por ser “amplios y generosos” vamos a abrazarnos con los que pretendieron romper al PJ desde hace tiempo  y tal vez hacer caer la personería jurídica. Tristemente, se puede recordar de aquel viejo congreso del año 2007 en la viña, cuando todos, todos juramentaron bregar por la unidad del peronismo e íbamos a ser ejemplo de democracia. Muchos pensamos, “por fin las elecciones internas partidarias cerradas”. Pero de inmediato justificaron el “no hacerlas por falta de  fondos o recursos económicos” del partido que dejaron pasar diez años sin  la participación mayoritaria democrática de los afiliados. En aquel 2007, varios personajes, terminado el acto, al otro día estaban armando frentes para actuar contra el mismo partido que les dio el honor de ser diputados, funcionarios etc. Estos hombres archiconocidos de nuestro quehacer que hoy se encuentran en posición contraria al PJ,  creo que no nos hacen falta en esta reconstrucción. Viene otra generación de militantes de los cuales habrá que formar nuevos dirigentes, honestos, leales, humildes. A los nefatos y mezquinos dirigentes hay que decirles, “háganse a un lado que viene otra generación que se ocupará de recuperar el PJ de los triunfos, porque la provincia lo necesita. Ustedes ya fueron”. Dura tarea nos espera dentro del marco que nos señala la Carta Orgánica. Violarla de nuevo, será como otra traición a los afiliados. Ojala que la futura intervención escuche más a la militancia y no tanto a los dirigentes desleales.

Jorge Abraham Casiva-Concejal (m/c) Part.Justic.28 -4-2018